La parte más difícil de comenzar una investigación es encontrar un tema que no sólo te guste sino que sea interesante para la audiencia y relevante para el área en estudio. La pregunta correcta motiva y disciplina el proceso de investigación. Hacer una pregunta es el trampolín para el descubrimiento. La pregunta te ayuda a avanzar en la investigación. De la pregunta general, las preguntas subsidiarias probablemente fluirán.  No tiene que ser la pregunta perfecta, después de todo, estás investigando lo desconocido. Tampoco tiene que ser precisa, pero no debería ser demasiado general. Incluso podemos plantear la hipótesis y varias hipótesis alternativas. A veces los hechos nos llevarán por caminos inesperados. Debemos recordar que el mundo es un lugar complejo.

Este es uno de los desafíos más difíciles en la realización de una investigación. Debemos continuar siendo escépticos a medida que avanzamos, y también debemos estar abiertos a la evidencia a medida que emerge. Esto es particularmente importante si tenemos puntos de vista políticos o una participación personal con respecto al tema de investigación.

Diferencia entre un tema y el título de la investigación

Un tema es amplio y general, como Educación, Deportes o Cine por ejemplo, los cuales son demasiado grande para ser el foco del trabajo de investigación. Debemos buscar dentro del área temática amplia para encontrar el título de la investigación.

El título de la investigación debe ser más enfocado, más preciso. Es un subconjunto más estrecho. Por ejemplo, si el tema es educación general, podríamos investigar si las alumnas de las escuelas para niñas tienen un mejor rendimiento académico que sus homólogas en las escuelas mixtas.

Cómo podemos comenzar la investigación

En esta etapa inicial, debemos hacer un balance de lo que no sabemos y escribir lo que nos gustaría descubrir. Dicho de otra manera ¿qué hechos arrojarían más luz sobre nuestra hipótesis?

De la misma manera, según Bolker (1998), debemos explorar lo que ya se ha escrito sobre el tema. Mientras leemos, debemos tratar de aprender sobre: los hechos básicos del tema, su historia y cifras relevantes, los términos y definiciones clave) y los actores clave. Al respecto hay que recordar las preguntas clásicas: ¿Quién? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cuando? ¿Y por qué?

A medida que avanzamos, debemos seguir preguntando ¿Existen documentos o datos públicos y dónde? ¿Qué documentos o datos no públicos podrían existir? ¿Dónde se guardan los documentos y datos? ¿Quién está involucrado? ¿Cómo están conectados? ¿Qué intereses creados existen? ¿Qué le puede decir la gente al respecto? ¿Dónde ocurrieron las cosas físicamente? ¿Cuáles son las consecuencias? ¿Quién se beneficia y quién no? A medida que profundicemos, sin duda se refinarán sus objetivos. Al respecto debemos considera el horario ¿Qué actividades pueden llevar más tiempo, como un viaje a un sitio o una solicitud oficial de documentos? Por último, debemos hacer un cronograma de los próximos pasos para fines de planificación y establecer prioridades.

En Online-tesis.com, te podemos ayudar desde la escogencia del tema y del título de la investigación, hasta la presentación y defensa de la misma. Sabemos que puede ser difícil comenzar y nuestros expertos están para asesorarte durante todo el proceso,

Pasos para elegir el título de la investigación

  1. Elije un área temática que te interese y que interesará a los lectores. Es importante elegir un tema de naturaleza académica. En otras palabras, un tema que sobre el que se pueda investigar y sobre el que otras personas se sientan lo suficientemente apasionadas como para discutir.
  2. Haz una investigación de antecedentes en enciclopedias, libros y sitios web. Esto te proporcionará una visión general para que comprendas mejor el área temática y puedas ver qué problemas están relacionados. Por ejemplo, puedes estar interesado en el tema de las redes sociales. Si buscas la definición de redes sociales en una enciclopedia, podría hablar sobre temas relacionados, como la privacidad o el acoso escolar. Entonces puedes decidir centrarte en el tema de las redes sociales y la privacidad.
  3. Es una buena idea presentar el tema en forma de pregunta para mantenernos enfocados en lo que estamos tratando de explicar o probar. Por ejemplo, si deseas investigar sobre publicidad e imagen corporal entre las adolescentes, podemos preguntar: ¿Qué impacto tiene la publicidad en la imagen corporal de las adolescentes?
  4. Cuando se te ocurra un tema, elige los conceptos principales en tu pregunta de investigación y realiza una búsqueda inicial con ellos en el Catálogo de la biblioteca. Si recibes muchos resultados, es posible que debas limitar más tu tema. Si no obtienes suficientes resultados, es posible que debas ampliar el tema. Podemos intentar por período o época particular, población o grupo específico, región geográfica o disciplina o enfoque específico, como legal, económico, histórico, etc.
  5. Una vez que estemos seguros de que tenemos un tema manejable que es interesante y que tenemos suficiente investigación que puede usar en su trabajo, cree una declaración de tesis. Esta será una respuesta a su pregunta de investigación o una declaración que explique el propósito de su investigación.

Fuentes de la Investigación

Según Philips y Pugh (2003), el mapeo de fuentes es la siguiente etapa del proceso. Debemos identificar quiénes son los actores clave en la historia y cualquier documento relacionado. Para cada detalle, podemos utilizar el principio de dos fuentes, lo que significa que debemos confiar en dos fuentes para confirmar la misma información. Estas fuentes servirán como expertos de fondo y  pueden ser primarias o secundarias.

Fuentes primarias

Son fuentes que proporcionan evidencia de primera mano o que relacionan la experiencia directa. Por ejemplo, un capataz en la planta de agua, a quien se le dijo que hiciera controles de pureza una vez al mes en lugar de una vez a la semana, para tratar el problema de los controles en el área. Las fuentes primarias, siempre que se hayan verificado y te hayas asegurado de que sean auténticas, son las fuentes más valiosas porque proporcionan pruebas directas.

Fuentes secundarias

Las fuentes secundarias incluyen todo tipo de materiales publicados, incluidos informes organizativos e información de segunda mano (del tipo "Tenía un amigo que ..."). Las fuentes secundarias son valiosas, particularmente para establecer el contexto y los antecedentes, ya que ayudan a explicar los problemas y proporcionan pistas. Sin embargo, cualquier evidencia que extraiga de ellos, así como la persona de la que se originaron, debe verificarse.

Fuentes humanas

Serían los actores directos, testigos oculares, expertos y partes interesadas. Debemos asegurarnos de comprender las credenciales y las motivaciones de las personas con las que tratamos. Por lo tanto, debemos buscar una amplia variedad de puntos de vista. Si está hablando con personas de una comunidad, debemos asegurarnos de que la selección sea demográficamente representativa: mujeres, hombres, jóvenes, ancianos, de diversos grupos de ingresos e intereses.

Fuentes en papel

Incluye libros, periódicos y revistas, registros oficiales y documentos comerciales, como contratos y extractos bancarios. Esto puede incluir material "gris" o material que se distribuye ampliamente pero que posiblemente nunca se haya publicado o que sea oficialmente confidencial.  No debemos pasar por alto fuentes de papel obvias: directorios y guías telefónicas.

Fuentes digitales

Incluye información en la web y registros almacenados digitalmente. La cantidad de información disponible en línea es muy amplia, pero, como con cualquier otra fuente, debemos verificar de dónde proviene la información, así como sus credenciales y posibles motivos. Además, la información web a menudo permanece en línea durante mucho tiempo; y es posible que se trate de material obsoleto. Por lo tanto debemos siempre verificar las fuentes más recientes.

Una vez que nos sumergimos en las fuentes, puede ser fácil dejarse llevar en la búsqueda de información y perder de vista por qué está haciendo toda la investigación. Como un investigador responsable debemos planificar no solo cómo comenzaremos a recopilar información, sino también cómo nos llevará a una conclusión.

Administrando tu tiempo

Dado el tiempo limitado para la investigación ¿cómo podemos aprovechar al máximo los esfuerzos de recopilación de información? Aparte de aprender a escribir de manera efectiva, también debemos aprender a leer de manera rápida y eficiente mientras se realiza una investigación. No es necesario que analicemos cada palabra y si lo hiciéramos, disminuiríamos mucho la velocidad. Al mismo tiempo, si nos saltamos rutinariamente grandes secciones impresas y sólo nos enfocamos en el índice o las imágenes podemos perdernos ejemplos valiosos que podrían inspirarte

¿Cómo podemos saber cuándo leer y cuándo prestar atención a los detalles?

Una estrategia es buscar resúmenes antes de dedicar tiempo a leer un artículo completo. Buscar los índices para identificar los términos clave que deseamos cubrir antes de eliminarlos a medida que nos involucramos en el el tema.

A veces, una fuente que no parece muy prometedora puede ofrecer información clave que nos llevará a un punto importante. Si has hecho un buen trabajo al registrar las fuentes, será fácil regresar a un sitio que al principio pasamos por alto.

Compilando la información

La compilación implica componer el documento con materiales de las fuentes consultadas. Este proceso tiene siete pasos principales, adaptados de Andrews, P. H., Andrews, J. y Williams, G. (1999): sensibilidad, exposición, asimilación y acomodación, incubación, incorporación, producción y revisión.

La sensibilidad

Se refiere a la capacidad para responder a la estimulación, estar emocionado, responder o ser susceptible a nueva información. Si te intriga un tema o área de interés, tu entusiasmo se transmitirá a su documento y lo hará más estimulante para el público lector.

La exposición

Implica la condición de que se le presenten puntos de vista, ideas o experiencias que se le darán a conocer mediante la experiencia directa.

La asimilación y la adaptación

Se refieren a los procesos mediante los cuales se asimilan (o integran) nuevas ideas en los patrones de pensamiento y acomoda (o adopta, adapta o filtra) nuevas fuentes de información según se relacionan con el objetivo.

La incubación

Es el proceso por el cual una idea se desarrolle en la mente. Es posible que esto no suceda de una vez y puede pasar un tiempo mientras analizamos la nueva información. Esto puede implicar más investigación y exploración, o puede implicar retirarse de la investigación activa para "digerir" o "incubar" lo que ya ha aprendido.

La incorporación

Se refiere al proceso mediante el cual se lleva la información a un tema completo o completo. En esta fase ya comenzaremos a ver cómo se juntarán las piezas y se formará la base para su desarrollo de la organización del documento. Esto te ayudará a producir un mensaje coherente y organizado que la audiencia pueda seguir con claridad.

La producción

Implica el acto de crear el documento a partir de los elementos que hemos reunido. Podemos comenzar a considerar qué es lo primero, qué es lo último y cómo vincularemos las ideas y ejemplos. Podemos descubrir que necesitamos información adicional y que necesitamos volver a las notas que hemos tomado.

La revisión

Es el proceso mediante el cual se revisa nuevamente para corregir o mejorar el mensaje. Notaremos elementos que necesitan más investigación, desarrollo o ejemplos adicionales y ayudas visuales. El conocimiento del contenido, la audiencia y el propósito de la situación retórica te guiará a través del proceso de revisión y contribuirá a la producción de un documento más efectivo.

Conclusión

Deja suficiente tiempo antes de la fecha límite para que puedas esbozar un esquema detallado y un borrador del documento y dejar de revisarlo durante al menos un día. Cuando lo mires de nuevo, probablemente estará claro qué detalles adicionales necesitan más soporte, y podemos realizar una investigación específica para llenar esos vacíos.

Entre los errores más comunes que cometen los investigadores es no comenzar con una búsqueda exhaustiva de lo que ya se ha publicado. Debemos buscar informes de noticias, informes académicos, registros gubernamentales, archivos locales y otras fuentes de información publicada, hasta estar seguros de tener una comprensión completa de lo que ya existe. El impulso moderno es investigar primero en Internet, lo cual está bien. Pero debemos recordar que no todo está en línea. Por ejemplo, algunos documentos gubernamentales solo pueden estar disponibles físicamente, en oficinas gubernamentales. Además, lo que está en línea puede no ser confiable, así que debemos evaluar si la fuente es creíble y cómo se puede verificar la información.

Referencias Bibliográficas

Andrews Hayes, Patricia, James R. Andrews y Glen Williams (1999). Conectando con tu audiencia. Boston, MA: Houghton Mifflin Company.

Bolker, Joan (1998). Escribiendo tu tesis: 15 minutos al día. New York: Henry Holt.

Phillips, Estelle M. y Pugh, Derek S. (2003). Cómo obtener un doctorado. Manual para estudiantes y tutores (2a. ed.). Barcelona: Gedisa.

Cómo escoger el tema de la investigación

Cómo escoger el título de la investigación

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.