Cuando se trata de estudio autoguiado, ya sea cuando se estudia en línea o se prepara el material para la siguiente clase, puede ser fácil pasar horas haciendo lo que percibimos como un estudio activo, solo para darnos cuenta de que en realidad, no estamos haciendo mucho para involucrar realmente a nuestros cerebros y nuestra memoria a largo plazo.

Sin embargo, cuando comiences a involucrarte activamente con el mismo material que está aprendiendo, te convertirás en un alumno más eficaz; encontrarás un enfoque y motivación para moverte a través del material, así como aumentarás la cantidad de información que puedes recordar.

El aprendizaje activo es un proceso que te pone en el centro de todo lo que aprendes. En lugar de centrarte en lo que aprendes, funciona con la premisa de cómo aprendes, lo que te alienta a pensar en el material que estás aprendiendo, en lugar de recibirlo pasivamente de un maestro o un libro de texto.

¿Qué dicen las investigaciones?

A lo largo de la historia, muchas investigaciones han demostrado que no es fácil aprender simplemente diciéndoles a los estudiantes lo que necesitan aprender. En cambio, debemos desafiarnos a nosotros mismos en la forma en que pensamos, ayudando a desarrollar el conocimiento y la comprensión del contenido.

Afortunadamente, hay muchas técnicas de estudio activas que se sabe que ayudan a los estudiantes a aprender de manera más efectiva. Implementarlos en su rutina de estudio regular lo ayudará a aprender el contenido de manera más eficiente y efectiva. Experimenta con algunos y pronto encontrará las técnicas que funcionan mejor para ti.

Estudio Activo y Estudio Pasivo

¿Con qué frecuencia te encuentras releyendo libros de texto y cuadernos solo para darte cuenta de que no has memorizado casi nada? Cuando estudiamos de esta manera, sin involucrar realmente a nuestros cerebros y pedirles que retengan la información, se llama aprendizaje pasivo.

Si bien las estrategias de aprendizaje pasivo pueden ocupar menos espacio mental y parecer que toman menos tiempo, las técnicas de estudio activo son mucho más efectivas porque lo ayudan a procesar la información y moverla a su memoria a largo plazo más rápidamente.

Una técnica de estudio activo te pide que adoptes un enfoque más práctico con su aprendizaje, ya sea animándote a recordar activamente la información que ha aprendido recientemente, o adelantarte al contenido que está a punto de aprender, dándole a tu cerebro la oportunidad de construir significado a partir de nueva información, estableciendo conexiones entre lo que ya sabes y la nueva información. También te permite enfocarte mejor en tu aprendizaje y mantenerte comprometido durante los periodos regulares de estudio.

La investigación de la ciencia cognitiva nos ha demostrado que el estudio activo es un método o estrategia en el que el estudiante se involucra e interactúa cognitivamente con el material que está aprendiendo. Con esa referencia, identificamos el estudio pasivo como el consumo de información simplemente leyendo o escuchando, mientras que el estudio activo es el procesamiento de la información mediante la participación en el contenido a través de la discusión, el análisis, la síntesis, la resolución de problemas, la reflexión, el cuestionamiento y la práctica.

Ejemplos de estrategias pasivas

Tarjetas didácticas

Reescribir notas

Volver a leer el resumen y el esquema del capítulo

Memorizar teorías

Releer el libro de texto

Revisar el material destacado

Ejemplos de estrategias activas

Explica el material con sus propias palabras, dilo en voz alta

Formula y escribe preguntas mientras lees.

Responder preguntas de práctica y buscar hacer preguntas/problemas de práctica adicionales

Relacionar teorías con ejemplos, intereses o historias de la vida real

Desarrollar un mapa conceptual o diagrama de flujo para organizar el material

Divide los diagramas en partes más pequeñas para explicar cómo funciona cada parte del proceso en conjunto

Participar en discusiones grupales y sesiones de estudio grupales.

Introducción de estrategias activas de estudio en tu rutina

Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a aumentar su capacidad de aprender nuevos conceptos o ideas. El primero es hacer que la información sea significativa mediante el uso de estrategias de estudio activas que incluyen observar las relaciones entre las ideas, comprender cómo las ideas se conectan con los conceptos generales o relacionar la información nueva con lo que ya sabe. Para navegar el viaje del estudio activo, puede seguir los siguientes tres pasos:

Prepárate

Para poder concentrarse en la clase y procesar la información de manera efectiva, es importante prepararse mentalmente para la clase y familiarizarse con la información de la clase. Al prepararte antes de la clase, evitas que tu mente divague y tu cerebro ya está configurado para recibir y procesar información. Estar preparado para la clase también reduce el estrés y la ansiedad, y podrá concentrarse en lo que respalda su probabilidad de éxito. Aquí te damos algunas ideas de cómo puedes prepararte para la clase:

Encuesta de temas/conceptos para conferencias en clase

Leer resúmenes y lecturas obligatorias

Vista previa de diapositivas de clase

Escriba preguntas y pensamientos de indagación

Reflexionar sobre preguntas/comentarios para hacer

Preparar esquema/marco para tomar notas

Método SQ3R para lectura efectiva

Estar Presente – Priorizar el Bienestar

Escuchar

Escucha activamente para comprender el material y responde las preguntas que formulaste durante la preparación. Para este debes:

Involucrarte: hacer y compartir preguntas y comentarios significativos.

Toma notas: utiliza abreviaturas abreviadas, que te permitirán escribir más rápido.

Revisar

Otra técnica especialmente importante para recordar información a largo plazo es la repetición y revisión espaciadas. Para garantizar que podamos recordar el nuevo aprendizaje a largo plazo, debemos revisar constantemente los conceptos y construir relaciones entre el material. Aquí hay algunos recursos y enlaces a herramientas/técnicas que puede aplicar durante la revisión espaciada. Puedes utilizar organizadores gráficos como mapas conceptuales, diagramas de flujo y diagramas de Venn

Herramientas para el estudio activo

A continuación, hemos recopilado lo que creemos son las estrategias más efectivas. Léelas detalladamente y toma nota de los que te parezcan más atractivos.

La técnica Feynman

¿Alguna vez te has sentado en clase con un profesor que te ha explicado algo con tanta complejidad que te has quedado sin haber aprendido casi nada? No estás solo.

A finales del siglo XX, el físico ganador del Premio Nobel Richard Feynman desarrolló una técnica de estudio activo para la enseñanza y la comunicación, que se basa en el aprendizaje a través de pensamientos concisos y un lenguaje sencillo.

Llamada la ‘Técnica Feynman’, el proceso sirve como una de las técnicas de autoaprendizaje más populares y te ayuda a superar algunos de los problemas más comunes durante el aprendizaje:

No entender el concepto en detalle.

Olvidar rápidamente lo que has aprendido

No poder aprender detalles

Esencialmente, la técnica es un método de aprendizaje rápido y específico para ayudarlo a aprender nuevos conceptos, cubrir lagunas de conocimiento y revisar ideas que no desea olvidar.

Una de las características más definitorias de la Técnica Feynman es que se basa en la premisa de que “si puedes enseñársela a un niño, estás muy por delante del juego”.

¿Por qué? Por dos razones centrales: a) hablar en términos sencillos lo obliga a explicar todo en detalle y, b) la capacidad de atención de un niño es corta: aprenderá a recitar toda la información necesaria de manera rápida y sucinta, capturando los detalles más importantes. en su memoria a largo plazo.

¿Cómo funciona?

Puedes aplicar la Técnica Feynman a tu estudio en solo 4 sencillos pasos:

Identifica el tema: antes de tomar un libro de texto, actualice su comprensión del tema escribiendo todo lo que ya sabe de memoria.

Escríbelo como si lo enseñaras a un niño: comienza con una hoja de papel nueva y escribe todo lo que sabe en un lenguaje sencillo, como si un niño pudiera entender todo lo que estás hablando.

Revisa las brechas de conocimiento: lee el libro de texto o los materiales de aprendizaje y agrega cualquier información que se haya perdido en tus notas.

Organiza y simplifica: revisa la ortografía, codifica con colores y organiza las notas de una manera clara pero concisa. Agrega imágenes y diagramas donde sea posible para estimular tu memoria visual.

La próxima vez que vayas a revisar ese tema, ya tendrás un conjunto de notas condensadas con las que puedes comenzar. A partir de estos, puedes continuar construyendo sobre su conocimiento existente, agregando más notas e ideas a medida que «te vuelves a enseñar» el tema.

Por lo tanto, la próxima vez que te encuentres sentado frente a una página de cuaderno vacía, piensa en cómo puedes convertir esa página en una oportunidad para probar lo que ya sabes y desarrollar nuevas ideas, ayudándote a continuar con una parte del aprendizaje continuo fundamental para los fundamentos de un trabajo profundo y significativo.

El sistema Leitner

¿Eres alguien que siempre recurre a las tarjetas didácticas durante la temporada de repaso? ¿Cómo sabes que los estás usando de la manera más efectiva posible?

El Sistema Leitner es una técnica de aprendizaje activo, diseñada para ayudarlo a retener más información a largo plazo. Diseñado para estudiantes que ya están familiarizados con el contenido y están revisando para una evaluación, utiliza tarjetas didácticas para ayudarlo a aprender más rápido, memorizar más y entrar en la rutina de revisar el material a intervalos regulares.

¿Cómo funciona?

En primer lugar, el Sistema Leitner se basa en el uso de tarjetas didácticas. Entonces, si aún no has comenzado a condensar tus notas en este formato, debes hacerlo antes de intentar esta técnica de estudio activo. Luego, diches notas deben configurarse con cinco cajas separadas para almacenar tus tarjetas; te recomendamos etiquetar de 1 a 5 para realizar un seguimiento de su progreso.

Como proceso, el Sistema Leitner es bastante simple. Cada carta comienza en la Casilla 1. Si te pones a prueba con esa carta y descubres que lo hiciste bien, la mueves a la Casilla 2 o a la siguiente (si ya estás en la Casilla 2). Si te equivocas con la tarjeta, la mueves hacia abajo en una casilla o la dejas en la casilla 1 (si ya está allí).

Cada cuadro determina cuánto estudiarás cada juego de tarjetas, según qué tan bien conoces el contenido:

Primera casilla: Todos los días

Segunda Casilla: Cada 2 días

Tercera Casilla: Cada 4 días

Cuarta Casilla: Cada 9 días

Quinta Casilla: Cada 14 días

Luego, incorpora las «casillas» en tu horario de estudio, recordando probar cada caja dentro del intervalo de tiempo diario recomendado.

Otras Recomendaciones

Es importante tener en cuenta que estos marcos de tiempo son sólo una guía aproximada y puedes cambiar tu horario de estudio a un ritmo que sea más adecuado para ti; sólo practica algunas duraciones diferentes y determina cuál funciona mejor para ayudarte a retener el la mayor cantidad de información.

El acto de evaluar regularmente tu conocimiento y usar el recuerdo activo es efectivo para ayudarte a memorizar más contenido durante un período de tiempo más largo y, en última instancia, mejorar su memoria a largo plazo. Al final de su período de revisión, es de esperar que tenga la mayoría de sus tarjetas en la casilla 5, lo que significa que puede retener información por períodos de tiempo más largos.

SQ3R

¿Con qué frecuencia te encuentras leyendo páginas de información en tus libros de texto, solo para recordar, bueno, casi nada de eso?

Con demasiada frecuencia, los estudiantes se encuentran escaneando distraídamente páginas de texto, con la capacidad de recordar muy poco o casi nada de la información que han leído. Pero el método SQ3R puede ayudar a aquellos que luchan con esto.

Diseñada por un destacado psicólogo estadounidense, Francis P. Robinson, en la década de 1940, la técnica SQ3R está diseñada para mejorar el proceso de aprendizaje relacionado con el material de lectura, que a menudo es un proceso pasivo.

SQ3R es un acrónimo que significa: Encuesta, Pregunta, Lectura, Recitación y Revisión, que se refiere a los pasos necesarios cuando se trata de leer, comprender y memorizar activamente un fragmento de texto. A través de esta secuencia, Te involucraráS con Tu lectura antes, durante y después del proceso, lo que aumentará tu comprensión del texto.

Echemos un vistazo más profundo a lo que implica el proceso

Encuesta: Inicialmente, debe comenzar revisando su texto para obtener una comprensión inicial de lo que se trata. Para hacer esto, hojee rápidamente y busque encabezados, texto en negrita, gráficos y diagramas.

Pregunta: Después de leer este avance inicial, comienza a generar preguntas sobre lo que quieres aprender del contenido del texto. Por ejemplo, ¿puede convertir cualquier encabezado en preguntas? Si no hay ninguna, ¿puede convertirlas en preguntas más generales como «¿de qué trata la página 14?»

Leer: a medida que comience a leer el texto nuevamente, hágalo activamente, teniendo en cuenta el trabajo de fondo que ha realizado en los pasos anteriores. Las preguntas que ha escrito deberían ayudarlo a enfocar su lectura.

Recitar (también llamado Recordar): A medida que avanza en el texto, recite o ensaye la información de cada pregunta, usando sus propias palabras. Esto se puede hacer de forma oral o escrita; siempre que sea usted quien formule el contenido del texto, no importa.

Revisión: una vez que haya terminado de leer su sección de texto, revise el contenido repitiéndose a sí mismo cuáles fueron las ideas principales, así como los términos y definiciones importantes.

Al seguir el proceso de esta manera, podrá adelantarse a lo que puede esperar aprender, tener una dirección clara en la que centrar su atención mientras lee, así como tomarse el tiempo para revisar lo que ha aprendido. ayudándole a retener información a largo plazo.

El procedimiento de pausa

Otra técnica de estudio activo simple pero relativamente efectiva se conoce como el «Procedimiento de pausa».

Como sugiere el nombre, el concepto funciona agregando «pausas» o «descansos» regulares en tu aprendizaje, para que puedas volver a concentrarte y recitar todo lo que has aprendido.

Al colocar pausas estratégicas intercaladas en tu aprendizaje, tendrás la oportunidad de revisar la información que has aprendido hasta ahora, completar cualquier vacío de conocimiento y recitar el contenido en tu memoria a largo plazo.

Investigaciones recientes han encontrado que esta técnica de estudio es efectiva para ayudar a aumentar la atención de los estudiantes y los resultados de aprendizaje, ayudando a los estudiantes a «revisar sus notas, reflexionar sobre ellas, discutir y explicar las ideas clave».

Para usar el procedimiento de pausa usted mismo, organiza pausas de dos a cinco minutos entre cada período de 15 minutos de tiempo de estudio. Durante estos descansos, aprovecha la oportunidad para revisar lo que has aprendido, utilizando uno de los siguientes métodos:

Reelabora y organiza tus notas.

Escriba una lista de preguntas sobre las que aún necesita información

Discute el tema con un compañero de estudio (si trabajas con otro estudiante)

Responde las preguntas del final del capítulo.

Escribe un párrafo sobre las ideas clave de tu sesión de estudio.

Este método es efectivo ya que adopta algunos elementos de la técnica Pomodoro ampliamente utilizada, que lo alienta a trabajar en breves períodos de estudio para mantener el enfoque, al mismo tiempo que lo alienta a usar su tiempo de descanso para revisar lo que ha aprendido y guiar el enfoque para tu próxima sesión de estudio.

Cuestionario de recuperación activa

Cuando escuchas la palabra «examen» o «cuestionario», puede ser fácil estremecerse ante la sola idea de tener que poner a prueba tu conocimiento de la materia y evaluar cuánto sabe (o no). No es sorprendente; En los entornos educativos, las pruebas y los exámenes suelen considerarse dispositivos de evaluación y pueden llenar de pavor incluso a los estudiantes más confiados y capaces.

Sin embargo, el mismo acto de autoevaluarse o responder preguntas después de estudiar un tema en particular puede ser un acto positivo para los estudiantes, ayudándolo a identificar cualquier brecha de conocimiento y enfocarse en dónde dirigir el estudio posterior. Esto se debe a que los cuestionarios son una forma de proceso de recuperación activa, que lo ayudan a recordar la información que ha aprendido y manipularla de manera que responda la pregunta que tiene frente a usted.

Como método de estudio, se ha descubierto que la recuperación activa ayuda a mejorar la retención de información a largo plazo para los estudiantes y, a menudo, es un método de estudio popular utilizado por quienes revisan para los exámenes. Realizar una prueba de memoria no solo evalúa su comprensión de la información, sino que también mejora la retención de la memoria, un fenómeno conocido como el «efecto de prueba».

¿Cómo funciona?

Mientras lees tus libros de texto o termina una lección, intenta autoevaluarte para ver si has entendido el contenido que acabas de aprender. Puedes hacerlo buscando preguntas al final de cada capítulo en un libro de texto, mirando trabajos anteriores en línea o simplemente inventando preguntas que cree que se pueden hacer o usar en un examen formal.

A medida que comiences a incorporar las pruebas en su rutina de estudio, se familiarizará más con la comprensión que tiene de un tema; si te encuentras deslizándote con facilidad, ¡genial! Pero si te encuentras rascándote la cabeza o sientes la tentación de volver atrás y hojear el libro de texto, entonces es obvio que necesitas volver a revisar el tema.

Compararse a sí mismo de esta manera puede ser muy beneficioso cuando se trata de revisar y administrar el tiempo de manera efectiva. Sabrás cómo monitorear el progreso de su revisión y podrás identificar cualquier área que requiera más estudio con facilidad.

Fragmentación de la información

Cuando se trata de repasar, muchos estudiantes encuentran que el proceso de condensar su contenido en tarjetas didácticas es efectivo para ayudarlos a memorizar y recordar mucha información, con solo un pequeño mensaje o pregunta para activar su pensamiento.

Entonces, cuando se trata de abordar contenido nuevo en el aula o cuando estudia en línea, ¿por qué no comenzar a implementar este proceso desde el principio y reducir la cantidad de notas e información que necesita producir y examinar en una fecha posterior?

Tomar sus notas y ‘fragmentarlas’ en un formato con menos palabras dominantes puede ser una manera efectiva de tomar mucha información y condensarla en una o dos páginas de palabras, símbolos, números y/o diagramas que, en cambio, lo incitan a piensar y recuperar más detalles sobre el tema, en lugar de recurrir a flujos de páginas de notas.

¿Cómo funciona?

Para hacer esto de manera más efectiva, te recomendamos que tomes un capítulo de texto a la vez, o una lección a la vez y lo resumas en una página de símbolos, palabras o diagramas breves que refresquen su memoria para recordar lo que esa sección del contenido trataba.

Puedes dividir la información de las siguientes maneras:

Resumir notas en un guión gráfico

Dibujar diagramas para representar procesos

Condensar procesos largos en listas cortas y numeradas

Crear gráficos para mostrar datos

Dibuja líneas entre el contenido relacionado (como un mapa mental)

Otras Recomendaciones

Los estimulantes visuales en particular son muy efectivos cuando se usan junto con el texto. Se han realizado muchas investigaciones sobre la relación entre los símbolos, las palabras y las imágenes y la retención de la memoria, y se ha encontrado una sorprendente correlación entre la retención de la memoria y aquellos que usan imágenes mientras estudian.

Por lo tanto, siempre que sea posible, intente usar una combinación de palabras, imágenes y otros diagramas para resumir sus notas, en lugar de simplemente condensar páginas de escritura en menos páginas de texto.

Conclusiones

Como método para aprender más de una manera más rápida y eficiente, el aprendizaje activo es un proceso que te coloca a en el centro de tu aprendizaje, centrándote más en cómo aprendes y no simplemente en lo que aprendes.

Con el respaldo de una amplia gama de estudios de investigación, se ha descubierto que este tipo de método de aprendizaje es especialmente efectivo para el aprendizaje de los estudiantes, en comparación con estrategias de estudio más pasivas, como simplemente leer un libro de texto o escuchar a tu tutor.

Por el contrario, las técnicas de aprendizaje activo te alientan a participar plenamente en su aprendizaje al pensar, cuestionar, discutir y crear contenido sobre lo que está aprendiendo. Ya sea anticipando el contenido que estás a punto de aprender o probando lo que has aprendido inmediatamente después de estudiarlo, existen muchos métodos que puedes utilizar para convertirse en un estudiante más eficaz ¡Todo lo que puedes hacer es ponerlos en práctica!

Cómo llevar a cabo un estudio activo

Cómo llevar a cabo un estudio activo

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!