Los estudios longitudinales son un tipo de investigación correlacional en la que los investigadores observan y recogen datos sobre una serie de variables sin tratar de influir en ellas. En un estudio longitudinal, los investigadores examinan repetidamente a los mismos individuos para detectar cualquier cambio que pueda producirse a lo largo de un periodo de tiempo. Aunque son los más utilizados en medicina, economía y epidemiología, los estudios longitudinales también pueden encontrarse en otras ciencias sociales o médicas.

Según Van Weel (2005), la ventaja de un diseño de estudio transversal es que permite a los investigadores comparar muchas variables diferentes al mismo tiempo. Podríamos, por ejemplo, analizar la edad, el sexo, los ingresos y el nivel educativo en relación con los niveles de caminata y colesterol, con poco o ningún coste adicional.

Sin embargo, los estudios transversales pueden no proporcionar información definitiva sobre las relaciones causa-efecto. Esto se debe a que dichos estudios ofrecen una instantánea de un único momento en el tiempo; no tienen en cuenta lo que ocurre antes o después de tomar la instantánea. Por lo tanto, no podemos saber con certeza si nuestros caminantes diarios tenían niveles bajos de colesterol antes de iniciar sus regímenes de ejercicio, o si el comportamiento de caminar diariamente ayudó a reducir los niveles de colesterol que previamente eran altos.

¿Cuánto dura un estudio longitudinal?

No se requiere una cantidad de tiempo determinada para un estudio longitudinal, siempre que los participantes sean observados repetidamente. Pueden ser desde unas pocas semanas hasta varias décadas. Sin embargo, suelen durar al menos un año, a menudo varios.

Uno de los estudios longitudinales más largos, el Estudio de Harvard sobre el Desarrollo del Adulto, lleva más de 80 años recogiendo datos sobre la salud física y mental de un grupo de hombres de Boston.

Estudios longitudinales frente a estudios transversales

Lo contrario de un estudio longitudinal es un estudio transversal. Mientras que los estudios longitudinales observan repetidamente a los mismos participantes durante un periodo de tiempo, los estudios transversales examinan diferentes muestras (o una "sección transversal") de la población en un momento dado. Pueden utilizarse para obtener una instantánea de un grupo o sociedad en un momento determinado.

Ambos tipos de estudios pueden resultar útiles en la investigación. Dado que los estudios transversales son más cortos y, por tanto, más baratos de realizar, pueden utilizarse para descubrir correlaciones que luego pueden investigarse en un estudio longitudinal.

Seleccionar el tipo de estudio más conveniente

El diseño del estudio depende en gran medida de la naturaleza de la pregunta de investigación. En otras palabras, saber qué tipo de información debe recoger el estudio es un primer paso para determinar cómo se llevará a cabo el estudio (también conocido como metodología).

Supongamos que queremos investigar la relación entre los paseos diarios y los niveles de colesterol en el organismo. Una de las primeras cosas que tendríamos que determinar es el tipo de estudio que nos dirá más sobre esa relación. ¿Queremos comparar los niveles de colesterol entre diferentes poblaciones de caminantes y no caminantes en el mismo momento? ¿O queremos medir los niveles de colesterol en una única población de caminantes diarios durante un periodo de tiempo prolongado?

El primer enfoque es típico de un estudio transversal. El segundo requiere un estudio longitudinal. Para hacer nuestra elección, necesitamos saber más sobre los beneficios y el propósito de cada tipo de estudio.

Características comunes de ambos tipos de estudio

Tanto los estudios transversales como los longitudinales son estudios observacionales. Esto significa que los investigadores registran información sobre sus sujetos sin manipular el entorno del estudio. En nuestro estudio, nos limitaríamos a medir los niveles de colesterol de las personas que caminan y de las que no caminan a diario, junto con cualquier otra característica que pudiera interesarnos. No influiríamos en los no caminantes para que realizaran esa actividad, ni aconsejaríamos a los caminantes diarios que modificaran su comportamiento. En resumen, intentaríamos no interferir.

La característica que define a un estudio transversal es que puede comparar diferentes grupos de población en un único momento. Piense en ello como si se tratara de una instantánea. Los resultados se extraen de todo lo que encaja en el marco.

Volviendo a nuestro ejemplo, podríamos optar por medir los niveles de colesterol de las personas que caminan a diario en dos grupos de edad, mayores y menores de 40 años, y compararlos con los niveles de colesterol de las personas que no caminan en los mismos grupos de edad. Incluso podríamos crear subgrupos por género. Sin embargo, no tendríamos en cuenta los niveles de colesterol pasados o futuros, ya que éstos quedarían fuera del marco. Sólo se analizarían los niveles de colesterol en un momento dado.

Ejemplo estudio transversal frente a estudio longitudinal

Se quiere estudiar la relación entre el tabaquismo y el cáncer de estómago. Primero realiza un estudio transversal para ver si existe una relación entre el tabaquismo y el cáncer de estómago, y descubre que existe una relación en los hombres pero no en las mujeres.

A continuación, decide diseñar un estudio longitudinal para seguir examinando esta relación en los hombres. Sin el estudio transversal primero, no habría sabido que debía centrarse en los hombres en particular.

En un estudio retrospectivo, se pueden examinar los historiales médicos anteriores de los pacientes para ver si los que desarrollaron ese cáncer habían fumado previamente. En un estudio prospectivo, se podría hacer un seguimiento de un grupo de fumadores y no fumadores a lo largo del tiempo para ver si desarrollan un cáncer más adelante.

Cómo realizar un estudio longitudinal

Si quiere realizar un estudio longitudinal, de acuerdo con Van Belle et al (2004), tiene dos opciones: recopilar sus propios datos o utilizar los datos ya recopilados por otra persona.

Utilizar datos de otras fuentes

Muchos gobiernos o centros de investigación realizan estudios longitudinales y ponen los datos a disposición del público de forma gratuita. Por ejemplo, cualquiera puede acceder a los datos del Estudio de Cohortes Británico de 1970, que ha seguido la vida de 17.000 británicos desde su nacimiento en una única semana de 1970, a través del sitio web del Servicio de Datos del Reino Unido.

Estas estadísticas son, por lo general, muy fiables y permiten investigar los cambios a lo largo de un periodo de tiempo prolongado. Sin embargo, son más restrictivas que los datos que uno mismo recoge. Para preservar el anonimato de los participantes, los datos recogidos suelen estar agregados, de modo que sólo pueden analizarse a nivel regional. También estará limitado a las variables que los investigadores originales decidieron investigar.

Si opta por esta vía, debe examinar cuidadosamente la fuente del conjunto de datos, así como los datos de que dispone.

Recoger sus propios datos

Si decide recopilar sus propios datos, la forma de hacerlo vendrá determinada por el tipo de estudio longitudinal que decida realizar. Puede optar por realizar un estudio retrospectivo o prospectivo.

En un estudio retrospectivo, se recogen datos sobre acontecimientos que ya han ocurrido.

En un estudio prospectivo, se elige un grupo de sujetos y se les sigue a lo largo del tiempo, recogiendo datos en tiempo real.

Los estudios retrospectivos suelen ser menos costosos y requieren menos tiempo que los prospectivos, pero son más propensos a los errores de medición.

Ventajas e inconvenientes de los estudios longitudinales

Como cualquier otro diseño de investigación, los estudios longitudinales tienen sus ventajas y desventajas: proporcionan un conjunto único de beneficios, pero también tienen algunos inconvenientes.

Ventajas

De acuerdo con Newman (2010), los estudios longitudinales permiten a los investigadores seguir a sus sujetos en tiempo real. Esto significa que se puede establecer mejor la secuencia real de los acontecimientos, lo que permite comprender las relaciones causa-efecto.

Ejemplo 1

Un estudio transversal sobre el impacto de la policía en la delincuencia podría descubrir que un mayor número de policías está asociado a una mayor delincuencia y concluir erróneamente que la policía causa la delincuencia cuando es al revés. Sin embargo, un estudio longitudinal podría observar el aumento o la disminución de la delincuencia algún tiempo después de aumentar el número de policías en una zona.

Los estudios longitudinales también permiten repetir las observaciones del mismo individuo a lo largo del tiempo. Esto significa que cualquier cambio en la variable de resultado no puede atribuirse a diferencias entre individuos.

Ejemplo 2

Usted decide estudiar cómo afecta un determinado programa de entrenamiento con pesas al rendimiento deportivo. Si elige un estudio longitudinal, se eliminará el impacto del talento natural en el rendimiento, ya que éste no cambiará a lo largo del periodo de estudio.

Los estudios longitudinales prospectivos eliminan el riesgo de sesgo de recuerdo, o la incapacidad de recordar correctamente los acontecimientos pasados.

Ejemplo 3

Usted está estudiando el efecto de las dietas bajas en carbohidratos sobre la pérdida de peso. Si se pide a los sujetos que recuerden cuántos carbohidratos o cuánto pesaban en algún momento del pasado, podrían tener dificultades para hacerlo. En un estudio longitudinal, puede hacer un seguimiento de estas variables en tiempo real.

Desventajas

Los estudios longitudinales llevan mucho tiempo y suelen ser más caros que otros tipos de estudios, por lo que requieren un compromiso y unos recursos importantes para ser eficaces.

Dado que los estudios longitudinales observan repetidamente a los sujetos durante un periodo de tiempo, cualquier idea potencial del estudio puede tardar en descubrirse.

Ejemplo 1

En el estudio que examina los vínculos entre el tabaquismo y el cáncer de estómago, hay que esperar varios años para ver cualquier resultado, ya que los efectos negativos del tabaquismo se acumulan durante décadas.

La deserción, que se produce cuando los participantes abandonan un estudio, es habitual en los estudios longitudinales y puede dar lugar a conclusiones no válidas.

Ejemplo 2

En su estudio sobre el impacto de las dietas bajas en carbohidratos en la pérdida de peso, los participantes que no tienen mucho éxito pueden sentirse más desanimados y, por tanto, es más probable que abandonen. Por lo tanto, podría parecer que la dieta tiene más éxito del que realmente tiene.

Nuestros especialistas esperan por ti para que los contactes a través del formulario de cotización o del chat directo. También contamos con canales de comunicación confidenciales como WhatsApp y Messenger. Y si quieres estar al tanto de nuestros novedosos servicios y las diferentes ventajas de contratarnos, síguenos en Facebook, Instagram o Twitter.

Si este artículo fue de tu agrado, no olvides compartirlo por tus redes sociales.

Referencias Bibliográficas

Van Belle G, Fisher L, Heagerty PJ, et al. Biostatistics: A Methodology for the Health Sciences. Longitudinal Data Analysis. New York, NY: John Wiley and Sons, 2004. 

Van Weel C. Longitudinal research and data collection in primary care. Ann Fam Med 2005;3 Suppl 1:S46-51. 

Newman AB. An overview of the design, implementation, and analyses of longitudinal studies on aging. J Am Geriatr Soc 2010;58 Suppl 2:S287-91. 

Estudio Longitudinal

Estudio Longitudinal

 

Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!