Desde la Segunda Guerra Mundial, las escuelas y las instituciones educativas no se habían estado bloqueadas al mismo tiempo y por la misma razón  en tantos países del mundo. Si bien sabemos que el impacto de este virus será de gran alcance ¿qué podría significar a largo plazo para la educación? De esta manera, la pandemia de COVID-19 ha cambiado la educación para siempre.

Desde hace un tiempo, de acuerdo con Racionero (2012), los educadores de todo el mundo han estado hablando sobre la necesidad de repensar cómo se educa a las generaciones futuras. Esto podría ser el cambio que el sector necesitaba para hacernos repensar cómo se educa y cuestionar qué se necesita enseñar y para qué se están preparando los estudiantes. Entonces, a medida que los educadores lidian con las nuevas formas de comunicarnos con los estudiantes fuera de las aulas, es un buen momento para reflexionar sobre cómo esta crisis disruptiva puede ayudar a los profesores a definir cómo debería ser el aprendizaje para las Generaciones Z y más allá.

¿Cómo es la educación y los estudiantes de hoy?

La mayoría de los estudiantes en nuestras instituciones educativas de hoy son de la Generación Z, una generación que ha crecido en un mundo verdaderamente globalizado. Es probable que los integrantes de esta generación, la mayoría de las cuales tiene ahora 25 años, esté reflexionando sobre su educación. Esto, como resultado de una pandemia mundial, con exámenes cancelados, eventos deportivos pospuestos e incluso  graduaciones virtuales.

Esta generación está definida por la tecnología, donde los términos FOBA (Miedo a estar solo) y FOMO (Miedo a perderse) expresan su expectativa de comunicación y retroalimentación instantánea, efectuada a través de aplicaciones como Instant Messenger de Facebook, Facetime y WhatsApp. Eso incluye igualmente a los padres y educadores, algo que se amplifica con el aprendizaje remoto actual y las clases online que ya son una tendencia a nivel mundial desde hace algunos años. Esta es también una generación que ve el poder de trabajar en colaboración para resolver los mayores desafíos del mundo. Además, el cambio climático y la salud mental son las principales preocupaciones en su agenda.

¿Quiénes son la generación de estudiantes más jóvenes?

La generación Alpha, hijos de la generación del milenio, es la generación con mayor diversidad racial en todo el mundo. La tecnología es una extensión de su conciencia e identidad, y las redes sociales son su forma de vida. Estos jóvenes también son la generación con las estructuras familiares menos tradicionales, a menudo con "padres excavadores" que eliminan los obstáculos para crear un camino claro para sus hijos.

Si bien la Generación Alfa en este momento posiblemente no sea consciente del impacto de la pandemia mundial en su educación, el impacto seguramente se sentirá incluso para todos ellos en los próximos años. En medio de la pandemia del COVID-19, los educadores se preguntan para qué se deben preparar a los estudiantes en el futuro. Según un informe de Dell Technologies, el 85% de los trabajos en 2030 en los que entrarán la Generación Z y Alpha aún no se han inventado.

¿Cómo está respondiendo el sector de la educación al COVID-19?

En respuesta a una demanda significativa, muchas plataformas de aprendizaje en línea están ofreciendo acceso gratuito a sus servicios. Otras organizaciones están reforzando las capacidades para proporcionar una ventana única para profesores y estudiantes. Por ejemplo, Lark, una suite de colaboración con sede en Singapur, comenzó a ofrecer a profesores y estudiantes tiempo ilimitado de videoconferencia, capacidades de traducción automática, coedición en tiempo real del trabajo del proyecto y programación inteligente de calendario. Para hacerlo rápidamente, Lark aumentó su infraestructura global de servidores y sus capacidades de ingeniería para garantizar una conectividad confiable.

La solución de aprendizaje a distancia de Alibaba, DingTalk, tuvo que prepararse para una afluencia similar:  Distritos escolares en USA están formando asociaciones, para ofrecer transmisiones educativas locales, con canales separados centrados en diferentes edades y una gama de opciones digitales. Las organizaciones de medios como la BBC también están impulsando el aprendizaje virtual.

¿Qué significa esto para el futuro del aprendizaje?

Mientras que algunos creen que el movimiento no planificado y rápido hacia el aprendizaje en línea, sin capacitación, en algunos casos con ancho de banda insuficiente y poca preparación, dará como resultado una experiencia de usuario deficiente, no es propicia para un crecimiento sostenido. Otros creen que surgirá un nuevo modelo híbrido de educación, con importantes beneficios.

Ya ha habido transiciones exitosas en muchas universidades. Por ejemplo, la Universidad de Zhejiang logró lanzar más de 5,000 cursos en línea solo dos semanas después de la transición utilizando DingTalk. El Imperial College London comenzó a ofrecer un curso sobre el coronavirus, que ahora es la clase con más inscritos lanzada en 2020 en Coursera.

Los desafíos de la educación en línea

Sin embargo, hay desafíos que superar. Algunos estudiantes sin acceso confiable a Internet o a la tecnología en general, luchan por participar en el aprendizaje digital. Esta brecha se observa en todos los países y entre los diferentes niveles de ingresos. Por ejemplo, mientras el 95% de los estudiantes en Suiza, Noruega y Austria tienen una computadora para usar en sus tareas escolares, sólo el 34% en Indonesia la tiene.

Para aquellos que tienen acceso a la tecnología adecuada, existe evidencia de que aprender en línea puede ser más efectivo de varias maneras. Algunas investigaciones muestran que, en promedio, los estudiantes retienen un 25-60% más de material cuando aprenden en línea, en comparación con solo el 8-10% en un aula. Esto se debe principalmente a que los estudiantes pueden aprender más rápido en línea; Esto es porque los estudiantes pueden aprender a su propio ritmo, retrocediendo y releyendo, saltando o acelerando a través de los conceptos que elijan.

Lecciones del COVID19 para la Educación

La crisis de COVID19 ha cambiado nuestro mundo y nuestra perspectiva global. También nos ha enseñado cómo debe cambiar la educación para poder preparar mejor a los jóvenes estudiantes para lo que deparará el futuro. Estas lecciones tomando como base lo señalado por Aubert (2008) incluyen:

Educar a los ciudadanos en un mundo interconectado.

COVID19 es una pandemia que nos muestra cuán interconectados estamos globalmente. Ya no existen los problemas y las acciones aisladas. Las personas exitosas en las próximas décadas deben ser capaces de comprender esta interrelación y navegar a través de los límites para aprovechar sus diferencias y trabajar de una manera colaborativa.

Redefinir el papel del educador.

La noción del educador como el poseedor del conocimiento que imparte sabiduría a sus alumnos ya no es adecuado para el propósito de una educación globalizado. Dado que los estudiantes pueden obtener acceso al conocimiento e incluso aprender una habilidad técnica, a través de unos pocos clics en sus teléfonos, tabletas y computadoras, se tiene que redefinir el papel del educador. Esto puede significar que el papel de los educadores deberá avanzar hacia la facilitación del desarrollo de los jóvenes como miembros contribuyentes de la sociedad.

Enseñar habilidades para la vida necesarias para el futuro.

En este entorno global en constante cambio, los estudiantes requieren resistencia y adaptabilidad, habilidades que están demostrando ser esenciales para navegar de manera efectiva a través de esta pandemia. Mirando hacia el futuro, algunas de las habilidades más importantes que buscarán los empleadores serán la creatividad, la comunicación y la colaboración. Esto junto con la empatía y la inteligencia emocional; y poder trabajar a través de líneas demográficas para aprovechar el poder del colectivo a través del trabajo en equipo.

Desbloqueo de tecnología para impartir educación

La pandemia de COVID-19 ha provocado que las instituciones educativas de todo el mundo se vean obligadas a aprovechar y utilizar repentinamente el conjunto de herramientas tecnológicas disponibles. Así se puede crear contenido para el aprendizaje remoto para estudiantes de todos los sectores. Los educadores de todo el mundo están experimentando nuevas posibilidades para hacer las cosas de manera diferente y con mayor flexibilidad. Esto resulta en beneficios potenciales en la accesibilidad a la educación para los jóvenes de todo el mundo. Estos son nuevos modos de instrucción que anteriormente no se habían utilizado en gran medida.

Un imperativo educacional

Está claro que esta pandemia ha interrumpido por completo un sistema educativo que muchos afirman que ya estaba perdiendo su relevancia. Sin embargo muchas universidades continúan centrándose en las habilidades académicas tradicionales y el aprendizaje de memoria. Esto en lugar de en habilidades como el pensamiento crítico y la adaptabilidad, que serán más importantes para el éxito en el futuro. Al respecto nos preguntamos: ¿Podría el cambio al aprendizaje en línea ser el catalizador para crear un método nuevo y más efectivo? Mientras que algunos temen que la naturaleza apresurada de la transición en línea pueda haber obstaculizado este objetivo, otros planean hacer que el aprendizaje electrónico sea parte de su "nueva normalidad" después de experimentar los beneficios de primera mano.

Conclusiones

Los grandes acontecimientos mundiales suelen ser un punto de inflexión para la innovación rápida. Si bien aún tenemos que ver si esto se aplicará al aprendizaje posterior a COVID-19, es uno de los pocos sectores donde se han visto cambios positivos. Lo que ha quedado claro a través de esta pandemia es la importancia de difundir el conocimiento a través de las fronteras, las empresas y todas las partes de la sociedad. Si la tecnología de aprendizaje en línea ha cambiado desde ya la educación, nos corresponde a todos nosotros explorar todo su potencial.

Síguenos a través de nuestro blog en Online-y de todas nuestras redes para que puedas estar al tanto de interesantes noticias y novedades acerca del aprendizaje.

Referencias Bibliográficas

Aubert, A., Flecha, A., García, C., Flecha, R. & Racionero, S. (2008). Aprendizaje dialógico en la Sociedad de la Información.Barcelona: Hipatia Editorial.

Elboj, C., Puigdellívol, I., Soler, M., & Valls, R. (2002). Comunidades de aprendizaje. Transformar la educación. Barcelona: Graó.

Racionero, S., Ortega, S., García, R. & Flecha, R. (2012). Aprendiendo contigo. Barcelona: Hipatia Editorial. ISBN: 978-84-938226-3-7.

El COVID19 y la educación online

La pandemia de COVID19 ha cambiado la educación para siempre

 

 

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.