Los objetivos pueden ser algo abstracto y de gran alcance, pero establecen un contexto amplio y general para que la puedas enfocarte en qué quieres lograr en tu futuro. Definen las intenciones y ambiciones generales pero pueden ser difíciles de medir. Así, establecer objetivos es un paso importante de la planificación ya que un resultado primario amplio y bien definido repercutirá en todas las áreas de tu vida.

Por ejemplo, una persona puede tener el objetivo de convertirse en un autor de éxito. Aunque se trata de un buen objetivo, no hay acciones ni plazos específicos asociados. ¿Qué define a un «autor de éxito»? ¿Cómo sabrá que ha alcanzado su objetivo? Un objetivo genérico de acción o de proyecto es motivador, pero añadir metas precisas ayudará al posible autor a alcanzar su meta con eficacia.

El establecimiento de objetivos ayuda a las personas a motivarse hacia un destino o un logro. En un entorno positivo, puede impulsar el compromiso y crear un entusiasmo que estimule la acción. Sigue leyendo para saber cómo funcionan las metas y los objetivos y cómo puede generar resultados.

¿En qué se diferencian de las metas?

Un objetivo es un resultado alcanzable que suele ser amplio y a largo plazo. Una meta, en cambio, define las acciones específicas y medibles que debe realizar para alcanzar la meta general. En resumen, la principal diferencia es que los objetivos proporcionan una dirección, mientras que las metas miden cómo se debe seguir esa dirección.

De esta manera, una vez que se ha establecido un objetivo principal, el siguiente paso es establecer metas para fomentar una comprensión clara de cómo alcanzar el resultado deseado. Por ejemplo, una empresa puede tener el objetivo de convertirse en la agencia de publicidad más rentable del país. Las metas relacionadas podrían incluir el aumento de sus ventas de nuevos negocios en un cinco por ciento cada trimestre, el crecimiento de su cuota de mercado en un plazo determinado, la mejora de las tasas de retención de clientes en un 10 por ciento cada mes o la adición de dos nuevos productos a su línea de productos para el final del año fiscal.

Aunque ambos funcionan en armonía para maximizar su estrategia y producir resultados, tienen claras diferencias que deben reconocerse para utilizarlos eficazmente. Hay muchas cosas que puedes querer medir, por lo que es importante tener varios tipos de objetivos entre los que elegir a la hora de fijar el rumbo de tu vida.

Tipos de Objetivos

Basados en el tiempo

Este tipo de objetivo proporciona una explicación de alto nivel sobre lo que los individuos deben esforzarse por conseguir en un plazo determinado. Pueden ser a corto o a largo plazo, dependiendo de las necesidades.

Ayudan a los individuos a planificar y ejecutar tareas urgentes. Algunos objetivos son sensibles al tiempo y el resultado principal de la consecución de este tipo de objetivos es que se completen a tiempo.

Un ejemplo de objetivo basado en el tiempo podría ser «Aumentar los ingresos en un 10% para poder participar en la ceremonia de entrega de premios a los mejores de su clase en agosto». Dado que la ceremonia de entrega de premios tiene una fecha fija y la acción indicada en el objetivo es un requisito de la ceremonia, este objetivo debe estar limitado en el tiempo para aumentar la probabilidad de alcanzarlo.

Orientados a los resultados

Los objetivos orientados a los resultados son independientes de un marco temporal específico y suelen describir lo que pretende conseguir en algún momento del futuro. Los objetivos orientados a los resultados proporcionan un mayor contexto en torno a cuándo debe completarse la meta y cómo medir el éxito de la misma.

En el caso de los cambios generales, las transiciones de liderazgo y otros tipos de hitos importantes, los objetivos orientados a los resultados se utilizan para comunicar una nueva visión y una nueva era. Los objetivos de este tipo combinan bien con las objetivos orientados a los procesos, de las que hablaremos a continuación.

Orientados a los procesos

Si pretende establecer la dirección de nuevos flujos de trabajo y procesos, un objetivo orientado a procesos es la mejor opción. Un objetivo orientado a procesos no explica qué resultado se está logrando. En cambio, este tipo de objetivo es prescriptivo y explica lo que el equipo es responsable de hacer para lograr un resultado.

Los objetivos orientados al proceso pueden proporcionar la orientación táctica que los empleados necesitan para realizar su trabajo diario. Este tipo de meta y objetivo funciona bien durante los periodos de transición. Los objetivos orientados a procesos pueden ser a corto plazo o incluso temporales, ya que una vez alcanzados, los procesos nuevos y mejorados pueden ponerse en marcha de forma regular.

Cómo medir los objetivos

La medición es un componente clave de cualquier objetivo S.M.A.R.T., pero ¿cómo se mide exactamente uno? Hay algunas formas de determinar si sus acciones han dado el resultado deseado de sus objetivos. Veámoslas a continuación.

Haga una pregunta cerrada

En primer lugar, la forma más sencilla de medir un objetivo es preguntando si lo ha cumplido o no. Si su objetivo se ha redactado con claridad, esto debería ser bastante sencillo. Los objetivos orientados al proceso son los más fáciles de medir de esta manera porque suelen ser respuestas de sí o no.

Por ejemplo, si su objetivo es celebrar una reunión trimestral de alineación entre su departamento y otro, puede responder «sí, los dos equipos celebraron una reunión trimestral de alineación» o «no, la reunión trimestral de alineación no se celebró». En el caso de los objetivos que no se cumplieron, asegúrese de anotar el motivo para poder volver a examinarlo y determinar si merece la pena volver a intentarlo en el futuro.

Utiliza un sistema de puntos

Los objetivos multifacéticos pueden ser difíciles de medir, pero si tienes una pauta a seguir al escribir el objetivo, puedes usar esa misma pauta para medirlo. Por ejemplo, si su objetivo es lanzar un nuevo sitio web, puede dividir este objetivo en dos partes medibles: la acción y el plazo. Si lanza el sitio web a tiempo, el objetivo puede medirse otorgando dos puntos: uno por la acción y otro por completar la acción a tiempo. Si el sitio web se lanza con retraso, puede medirse otorgando sólo un punto por completar la acción y ninguno por el plazo.

El sistema de puntos debe ser específico y estar en consonancia con un sistema de medición más amplio que esté relacionado con el rendimiento o los ingresos.

Seguir una rúbrica

Los objetivos cualitativos y sin plazos estrictos son difíciles de medir porque hay menos números en juego. En este caso, un sistema de rúbricas puede resultarle útil para medir este tipo de objetivos. Con una rúbrica, tendrá la oportunidad de evaluar el contexto que rodea al objetivo y ajustar la forma de medirlo.

Por ejemplo, está trabajando en un objetivo orientado al proceso que, lamentablemente, no se cumplió. En su lugar, se ha percatado  que los flujos de trabajo son más largos y hay más cuellos de botella que antes. En este caso, una rúbrica puede ayudar a determinar cuál era el resultado esperado y documentar lo que realmente sucedió para informar de que este objetivo no tuvo éxito.

Ventajas de Establecer Objetivos

Establecer objetivos claros y convincentes ofrece las siguientes ventajas:

Dan dirección a tus esfuerzos. Los objetivos son como un destino. Si no se conoce el destino, no se sabe en qué dirección avanzar.

Ayudan a establecer sus prioridades. Al establecer los objetivos, consideras varios logros para tu futuro y reflexionas sobre qué logros son más importantes para ti. Una vez que tengas una idea clara de lo que es más importante y lo que es menos importante, será fácil establecer tus prioridades. Entonces, podrás centrar todos tus esfuerzos en conseguir tus objetivos y evitarás perder el tiempo en algo que no es tan importante.

Aumentan tu convicción en el logro. Definir tus objetivos te da la convicción y la confianza de que los objetivos fijados son alcanzables. Las personas con éxito suelen saber a dónde se dirigen y cuánto tardarán en llegar a su destino.

Apoyan la toma de decisiones. Cuando se han fijado objetivos, no hay confusión en cuanto a la dirección hacia la que hay que avanzar. Siempre que tenga que elegir entre dos cursos de acción, puede elegir uno que le lleve hacia sus objetivos. Por lo tanto, tener los objetivos definidos ayuda a tomar decisiones eficaces.

Te motivan a actuar. Tener en mente tus objetivos significativos te motiva a perseverar. En lugar de esperar hacer algo algún día, te centras en tu progreso inmediato. La alegría de lograr tus objetivos te motiva a seguir trabajando, independientemente de las dificultades que conlleva.

Te ayudan a alcanzar todo tu potencial. Establecer y trabajar para conseguir tus objetivos puede ayudarte a desarrollar todo tu potencial y tus capacidades. Puede que empieces a creer en ti mismo más que nunca, lo que hace que sea más fácil y rápido alcanzar los objetivos definidos que en un escenario sin objetivos definidos.

Cómo medir las metas

Como los objetivos son específicos, las metas son más fáciles de medir. Para medir las metas, puede utilizar uno de los siguientes conceptos.

Medir el logro

La mayoría de las metas incluyen datos cuantitativos como unidades, números y cifras. Esto significa que puede medir el progreso que ha hecho hacia el resultado que esperaba conseguir.

Supongamos que quiere generar 500 clientes potenciales y ha conseguido 475. La consecución de esa meta original de 500 clientes potenciales es del 95%.

(475/500*100) = 95% de consecución del objetivo

Al igual que con cualquier medición, puede determinar lo que está por debajo de la media, la media y el logro excepcional.

Medir el rendimiento pasado frente al rendimiento actual

Para metas como ésta, que contienen información valiosa, tendrá que ser creativo y definir sus propias métricas para medir. Descubrirá que la medición de este tipo de objetivos no es tan difícil después de todo.

Cómo funcionan conjuntamente las metas y los objetivos

Establecer objetivos sin asignar metas mensurables probablemente conducirá a metas que nunca se cumplirán. Crear metas sin un objetivo amplio carece de sentido. Las metas pueden parecer imposibles o abrumadoras si no se dividen en tareas medibles con objetivos.

Por ejemplo, el mismo escenario de la persona con un objetivo de convertirse en un autor publicado con éxito podría utilizar la planificación de objetivos S.M.A.R.T. para esbozar la meta de esta manera:

Específico: Crearé y daré a conocer una serie de libros de no ficción sobre dietas saludables y publicaré al menos un libro al año.

Medible: Escribiré entre 10 y 15 páginas de texto al día y trabajaré con mi agente editorial cinco horas a la semana.

Alcanzable: Contrataré a un editor para que revise mis escritos antes de publicarlos.

Relevante: La publicación de una serie de libros me ayudará a establecerme como una persona influyente en mi sector y a crear conciencia sobre la nutrición y el bienestar.

Oportuno: Publicaré un libro al año durante cinco años, teniendo cada borrador listo en nueve meses.

Seguimiento del progreso hacia los objetivos

Una vez que has establecido tus objetivos, tienes que medir tu progreso hacia ellos para mantenerte en el camino hacia ellos. Puedes utilizar diversos métodos, herramientas y programas informáticos de seguimiento de objetivos para ayudar a medir el progreso hacia resultados específicos y aumentar la responsabilidad de las tareas.

Cuando las personas se comprometen a completar las tareas, experimentan el efecto de la disciplina social y se sienten obligadas a cumplirlas para proteger su integridad. Nadie quiere ser la persona que no cumple un plazo importante.

Con todas las herramientas a su disposición, podrá hacer un seguimiento de su progreso, mantenerse motivado y demostrar su capacidad para trabajar. Un recordatorio visual puede ser una forma poderosa de ayudar a alcanzarlos más rápidamente.

Nuestros especialistas esperan por ti para que los contactes a través del formulario de cotización o del chat directo. También contamos con canales de comunicación confidenciales como WhatsApp y Messenger. Y si quieres estar al tanto de nuestros novedosos servicios y las diferentes ventajas de contratarnos, síguenos en FacebookInstagram o Twitter.

Si este artículo fue de tu agrado, no olvides compartirlo por tus redes sociales.

Fuentes consultadas

Haughey, D., 2016. SMART GOALS. THE ROAD REVIEW, [online] (Fall Issue). En: https://www.projectsmart.co.uk/smart-goals.php

Shpak, S., 2011. How to Set & Measure Work Goals. [online] Work.chron.com. En: http://work.chron.com/set-measure-work-goals-5602.html.

Esposito, E., 2015. The Essential Guide to Writing S.M.A.R.T. Goals. [Blog] Smartsheet. En: https://www.smartsheet.com/blog/essential-guide-writing-smart-goals

También te puede interesar: Árbol de Decisiones

Objetivos y Metas

Objetivos y Metas. Foto: Unsplash. Créditos: Toa Heftiba

 

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!