El análisis de contenido es una herramienta de investigación que se utiliza para determinar la presencia de determinadas palabras, temas o conceptos dentro de unos datos cualitativos determinados (es decir, un texto). Mediante el análisis de contenido, los investigadores pueden cuantificar y analizar la presencia, los significados y las relaciones de esas palabras, temas o conceptos. Por ejemplo, los investigadores pueden evaluar el lenguaje utilizado en un artículo periodístico para buscar sesgos o parcialidad. Así, los investigadores pueden hacer inferencias sobre los mensajes de los textos, el escritor o escritores, la audiencia e incluso la cultura y la época que rodean al texto.

Descripción

Las fuentes de datos pueden provenir de entrevistas, preguntas abiertas, notas de investigación de campo, conversaciones o, literalmente, cualquier aparición del lenguaje comunicativo (como libros, ensayos, debates, titulares de periódicos, discursos, medios de comunicación, documentos históricos). De acuerdo con Krippendorff (1980), un mismo estudio puede analizar varias formas de texto en su análisis. Para analizar el texto mediante el análisis de contenido, el texto debe codificarse, o desglosarse, en categorías de códigos manejables para el análisis (es decir, "códigos"). Una vez que el texto está codificado en categorías de códigos, los códigos pueden clasificarse a su vez en "categorías de códigos" para resumir aún más los datos.

A continuación se ofrecen dos definiciones diferentes de análisis de contenido.

Definición 1: "Cualquier técnica para hacer inferencias mediante la identificación sistemática y objetiva de características especiales de los mensajes".

Definición 2: "Un enfoque interpretativo y naturalista. Es de naturaleza observacional y narrativa y se basa menos en los elementos experimentales normalmente asociados a la investigación científica (fiabilidad, validez y generalizabilidad).

Usos del análisis de contenido

Determinar el estado psicológico o emocional de personas o grupos

Revelar patrones en el contenido de la comunicación

Probar y mejorar una intervención o encuesta antes de su lanzamiento

Analizar las entrevistas a grupos de discusión y las preguntas abiertas para complementar los datos cuantitativos.

Tipos de análisis de contenido

Existen dos tipos generales de análisis de contenido: el análisis conceptual y el análisis relacional. El análisis conceptual determina la existencia y la frecuencia de los conceptos en un texto. El análisis relacional desarrolla el análisis conceptual examinando las relaciones entre los conceptos de un texto. Cada tipo de análisis puede conducir a resultados, conclusiones, interpretaciones y significados diferentes.

Análisis conceptual

Normalmente, la gente piensa en el análisis conceptual cuando piensa en el análisis de contenido. En el análisis conceptual, se elige un concepto para examinarlo y el análisis consiste en cuantificar y contabilizar su presencia. El objetivo principal es examinar la presencia de los términos seleccionados en los datos. Los términos pueden ser explícitos o implícitos. Los términos explícitos son fáciles de identificar. La codificación de los términos implícitos es más complicada: hay que decidir el nivel de implicación y basar los juicios en la subjetividad (cuestión de fiabilidad y validez). Por lo tanto, la codificación de los términos implícitos implica el uso de un diccionario o de reglas de traducción contextual, o ambos.

Según Berelson (1952), para comenzar un análisis de contenido conceptual, primero hay que identificar la pregunta de investigación y elegir una o varias muestras para el análisis. A continuación, hay que codificar el texto en categorías de contenido manejables. Se trata básicamente de un proceso de reducción selectiva. Al reducir el texto a categorías, el investigador puede centrarse en palabras o patrones específicos que informan la pregunta de investigación y codificarlos.

Pasos generales para realizar un análisis de contenido conceptual

Decidir el nivel de análisis

Palabra, sentido de la palabra, frase, oración, temas

Decidir cuántos conceptos codificar

Desarrollar un conjunto predefinido o interactivo de categorías o conceptos. 3. Decidir si: A. permitir flexibilidad para añadir categorías a lo largo del proceso de codificación, o B. ceñirse al conjunto predefinido de categorías.

La opción A permite la introducción y el análisis de material nuevo e importante que podría tener implicaciones significativas para su pregunta de investigación.

La opción B permite al investigador mantenerse centrado y examinar los datos en busca de conceptos específico

Decida si va a codificar la existencia o la frecuencia de un concepto. La decisión cambia el proceso de codificación

Cuando se codifica por la existencia de un concepto, el investigador contaría un concepto sólo una vez si apareciera al menos una vez en los datos y sin importar cuántas veces apareciera.

Al codificar la frecuencia de un concepto, el investigador contaría el número de veces que un concepto aparece en un texto.

Decida cómo va a distinguir los conceptos

¿Debe codificarse el texto exactamente como aparecen o codificarse como lo mismo cuando aparecen en formas diferentes? Por ejemplo, "peligroso" frente a "peligrosidad". Se trata de crear reglas de codificación para que estos segmentos de palabras se clasifiquen de forma transparente y lógica. Las reglas pueden hacer que todos estos segmentos de palabras entren en la misma categoría, o tal vez las reglas pueden formularse de manera que el investigador pueda distinguir estos segmentos de palabras en códigos separados.

¿Qué nivel de implicación se permite? ¿Palabras que implican el concepto o palabras que enuncian explícitamente el concepto? Por ejemplo, "peligroso" frente a "la persona da miedo" frente a "esa persona podría causarme daño". Estos segmentos de palabras pueden no merecer categorías separadas, debido al significado implícito de "peligroso".

Desarrolle reglas para codificar sus textos

Una vez tomadas las decisiones de los pasos 1 a 4, el investigador puede empezar a desarrollar reglas para traducir el texto en códigos. Esto mantendrá el proceso de codificación organizado y coherente. El investigador puede codificar exactamente lo que quiere codificar. La validez del proceso de codificación se garantiza cuando el investigador es consistente y coherente en sus códigos, lo que significa que sigue sus reglas de traducción. En el análisis de contenido, obedecer las reglas de traducción equivale a la validez.

Decidir qué hacer con la información irrelevante

¿Debe ignorarse (por ejemplo, palabras comunes en inglés como "the" y "and"), o utilizarse para reexaminar el esquema de codificación en el caso de que aporte algo al resultado de la codificación?

Codifique el texto

Esto puede hacerse a mano o mediante un software. Al utilizar el software, los investigadores pueden introducir las categorías y hacer que el programa de software realice la codificación de forma automática, rápida y eficaz. Cuando la codificación se realiza a mano, el investigador puede reconocer los errores con mayor facilidad (por ejemplo, errores tipográficos o de ortografía). Si se utiliza la codificación por ordenador, se puede limpiar el texto de errores para incluir todos los datos disponibles. Esta decisión de codificación manual frente a la informática es más relevante para la información implícita, donde la preparación de las categorías es esencial para una codificación precisa.

Analice sus resultados

Saque conclusiones y generalizaciones cuando sea posible. Determine qué hacer con el texto irrelevante, no deseado o no utilizado: reexamine, ignore o reevalúe el esquema de codificación. Interprete los resultados con cuidado, ya que el análisis de contenido conceptual sólo puede cuantificar la información. Normalmente, se pueden identificar tendencias y patrones generales.

Análisis relacional

El análisis relacional comienza como el análisis conceptual, en el que se elige un concepto para examinarlo. Sin embargo, el análisis implica la exploración de las relaciones entre los conceptos. Se considera que los conceptos individuales no tienen un significado inherente, sino que el significado es producto de las relaciones entre los conceptos.

Según Fielding y Lee (1991), para comenzar un análisis de contenido relacional, primero hay que identificar una pregunta de investigación y elegir una o varias muestras para el análisis. La pregunta de investigación debe estar enfocada para que los tipos de conceptos no estén abiertos a la interpretación y puedan ser resumidos. A continuación, seleccione el texto para el análisis. Seleccione el texto para el análisis con cuidado, equilibrando el hecho de tener suficiente información para un análisis exhaustivo, de modo que los resultados no se vean limitados, con el hecho de tener información demasiado extensa, de modo que el proceso de codificación se vuelva demasiado arduo y pesado para proporcionar resultados significativos y valiosos.

Hay tres subcategorías de análisis relacional entre las que se puede elegir antes de pasar a los pasos generales.

Extracción de afectos

Una evaluación emocional de los conceptos explícitos en un texto. Un reto de este método es que las emociones pueden variar en el tiempo, las poblaciones y el espacio. Sin embargo, podría ser eficaz para captar el estado emocional y psicológico del hablante o escritor del texto.

Análisis de proximidad

Evaluación de la co-ocurrencia de conceptos explícitos en el texto. El texto se define como una cadena de palabras llamada "ventana" que se explora en busca de la co-ocurrencia de conceptos. El resultado es la creación de una "matriz de conceptos", es decir, un grupo de conceptos interrelacionados que sugieren un significado global.

Mapeo cognitivo

Una técnica de visualización para la extracción de afectos o el análisis de proximidad. El mapeo cognitivo intenta crear un modelo del significado global del texto, como un mapa gráfico que representa las relaciones entre los conceptos.

Pasos generales para realizar un análisis de contenido relacional

Determinar el tipo de análisis: Una vez seleccionada la muestra, el investigador debe determinar qué tipos de relaciones va a examinar y el nivel de análisis: palabra, sentido de la palabra, frase, oración, temas.

Reducir el texto a categorías y codificar las palabras o patrones. El investigador puede codificar la existencia de significados o palabras.

Explorar la relación entre conceptos: una vez codificadas las palabras, se puede analizar el texto en función de lo siguiente

Fuerza de la relación: grado de relación entre dos o más conceptos.

Signo de la relación: los conceptos están relacionados positiva o negativamente entre sí.

Dirección de la relación: tipos de relación que presentan las categorías. Por ejemplo, "X implica a Y" o "X ocurre antes que Y" o "si X entonces Y" o si X es el principal motivador de Y.

Codificar las relaciones

Una diferencia entre el análisis conceptual y el relacional es que se codifican los enunciados o las relaciones entre los conceptos.

Realizar análisis estadísticos: explorar las diferencias o buscar relaciones entre las variables identificadas durante la codificación.

Elaborar representaciones: como los mapas de decisión y los modelos mentales.

Fiabilidad y validez

Fiabilidad

Debido a la naturaleza humana de los investigadores, los errores de codificación nunca pueden eliminarse, sino sólo minimizarse. Por lo general, el 80% es un margen aceptable de fiabilidad. La fiabilidad de un análisis de contenido se basa en tres criterios:

Estabilidad

Tendencia de los codificadores a recodificar sistemáticamente los mismos datos de la misma manera durante un período de tiempo.

Reproducibilidad

Tendencia de un grupo de codificadores a clasificar la pertenencia a categorías de la misma manera.

Exactitud

Grado en el que la clasificación del texto se corresponde con un estándar o una norma estadística.

Validez

La validez de un análisis de contenido se basa en tres criterios:

Aproximación de las categorías

Puede lograrse utilizando múltiples clasificadores para llegar a una definición consensuada de cada categoría específica. Utilizando múltiples clasificadores, una categoría conceptual que puede ser una variable explícita puede ampliarse para incluir sinónimos o variables implícitas.

Conclusiones

¿Qué nivel de implicación es admisible? ¿Las conclusiones siguen correctamente los datos? ¿Son los resultados explicables por otros fenómenos? Esto resulta especialmente problemático cuando se utilizan programas informáticos para el análisis y se distingue entre sinónimos. Por ejemplo, la palabra "mina" denota de forma diversa un pronombre personal, un artefacto explosivo y un agujero profundo en el suelo del que se extrae el mineral. Los programas informáticos pueden obtener un recuento exacto de la aparición y la frecuencia de esa palabra, pero no pueden dar cuenta del significado inherente a cada uso concreto. Este problema puede desvirtuar los resultados y hacer que cualquier conclusión no sea válida.

Generalización de los resultados a una teoría: depende de las definiciones claras de las categorías de conceptos, de cómo se determinan y de su fiabilidad para medir la idea que se pretende medir. La generalizabilidad es paralela a la fiabilidad, ya que depende en gran medida de los tres criterios de fiabilidad.

Ventajas del análisis de contenido

Examina directamente la comunicación mediante el texto

Permite el análisis cualitativo y cuantitativo

Proporciona una valiosa visión histórica y cultural a lo largo del tiempo

Permite un acercamiento a los datos

La forma codificada del texto puede analizarse estadísticamente

Medio discreto para analizar las interacciones.

Cuando se hace bien, se considera un método de investigación relativamente "exacto".

El análisis de contenido es un método de investigación fácilmente comprensible y poco costoso.

Es una herramienta más potente cuando se combina con otros métodos de investigación, como las entrevistas, la observación y el uso de registros de archivo. Es muy útil para analizar material histórico, especialmente para documentar tendencias a lo largo del tiempo.

Desventajas del análisis de contenido

Puede requerir mucho tiempo

Está sujeto a un mayor número de errores, sobre todo cuando se utiliza el análisis relacional para alcanzar un mayor nivel de interpretación

A menudo carece de base teórica, o intenta con demasiada libertad hacer inferencias significativas sobre las relaciones e impactos implícitos en un estudio.

Es intrínsecamente reductor, sobre todo cuando se trata de textos complejos.

Suele limitarse al recuento de palabras.

A menudo no tiene en cuenta el contexto en el que se produjo el texto, ni el estado de las cosas después de producirse el texto.

Puede ser difícil de automatizar o informatizar

Referencias Bibliográficas

Berelson, Bernard. Content Analysis in Communication Research.New York: Free Press, 1952.

Krippendorff, Klaus. Content Analysis: An Introduction to its Methodology. Beverly Hills: Sage Publications, 1980.

Fielding, NG & Lee, RM. Using Computers in Qualitative Research. SAGE Publications, 1991. (Refer to Chapter by Seidel, J. ‘Method and Madness in the Application of Computer Technology to Qualitative Data Analysis’.)

Análisis de Contenido

Análisis de Contenido

Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!