Compartir este Post

¿La mala comunicación con tu tutor está obstaculizando el progreso de tu tesis? Tal vez hayas llegado a un callejón sin salida en tu investigación y te sientas frustrado. O tal vez parezca que, desde el punto de vista de tu tutor, nada de lo que haces es lo suficientemente bueno. Si tú y tu tutor tienen diferentes expectativas de tu rendimiento y los dos no han hablado en meses, entonces la falta de comunicación seguramente te está frenando.

Una vez establecidos en sus proyectos, muchos estudiantes deben resolver las cosas por su cuenta. Así es como debería ser, hasta cierto punto, ya que gran parte de la formación de se centra en que desarrolles la capacidad de enfrentarte a los problemas y resolverlos por tí mismo. Pero tu tutor debe aprobar tu tesis en última instancia, por lo que mantener abiertas las líneas de comunicación es crucial.

¿Qué hace un tutor de tesis?

El papel principal del tutor es ayudar a los estudiantes a completar su tesis. El tutor debe proporcionar a los estudiantes la orientación adecuada durante todo el procedimiento de redacción de la disertación. El papel principal del tutor de disertación es ayudar a los estudiantes en la identificación de temas para escribir una disertación. El tutor también ayuda a hacer una metodología adecuada para realizar la investigación. Conocer el trabajo del tutor es muy importante para comunicarse efectivamente.

Selección del tutor adecuado para una comunicación eficaz

La selección del tutor adecuado es esencial para mantener buenas relaciones y completar con éxito tus estudios. Por ejemplo, si actúas como investigador independiente, puedes seleccionar un tutor de no intervención. Si necesitas orientación adicional, puedes seleccionar tutores a los que les guste involucrar a los estudiantes. Si en caso de que ya hayas seleccionado un tutor que no es adecuado para ti, en tal situación deberás aplicar técnicas efectivas para eliminar las diferencias. La eliminación de diferencias con el tutor es esencial para la finalización de la tesis a tiempo. Además de esto, debes practicar habilidades de relación profesional, ya que estas tácticas te ayudarán a explorar y capturar más oportunidades de aprendizaje.

No esperes a meterte en problemas serios para llamar a la puerta de tu tutor. Incluso si tu tutor mantiene la distancia, como investigador experimentado, debería poder brindarte la orientación adecuada y una perspectiva neutral. Incluso si sientes que tu tutor tiende a poner sus intereses por encima de los tuyos, iniciar una comunicación regular le dará la oportunidad de expresar tus preocupaciones.

Si tienes problemas para conectarte con tu tutor de manera satisfactoria, la clave para una mejor comunicación es comprender su personalidad y el estilo de comunicación, así como el tuyo propio. De cualquier manera, es probable que una mejor comunicación implique planificación y un esfuerzo consciente de tu parte. Si la comunicación con tu tutor es deficiente o inexistente y lo ha sido desde el principio, no te culpes. Tampoco es una buena idea tratar de cambiar la forma de ser de tu tutor; no funcionará. En su lugar, concéntrate en lo que puedes hacer para mejorar la situación.

Comprender los estilos de comunicación.

¿Tu tutor siempre parece abordar las tutorías como un todo en lugar de cada uno como individuos con diferentes necesidades, destrezas y habilidades? Tal vez en tu reunión grupal semanal, examina a varios estudiantes en su oficina y pregunta: «¿Todo va bien? ¿Algún problema? ¿No? Genial», y luego se va a otra reunión. Este tipo de comportamiento no convierte a tu tutor en una mala persona; puede significar que está ocupado y tal vez sea un poco insensible a las señales de los tesistas sobre la necesidad de un contacto regular.

Si tu tutor es un profesional establecido en la institución y es muy respetado en su campo, es posible que rara vez aparezca en la oficina de tutorías. Entre conferencias internacionales, va a la universidad para saludar rápidamente y es posible que solo se reúna con su posdoctorados más antiguos para evaluar su progreso. Si esta es tu situación y tienes un tutor remoto o difícil de abordar, puede ser difícil hablar y dar a conocer tus inquietudes.

Haciéndote escuchar

Pero no importa cuál sea el estilo de tu tutor, puedes encontrar maneras de hacerte escuchar. Lo más valioso que puedes hacer es programar una cita para hablar cara a cara cada vez que tengas algo importante que discutir. Incluso si tienes mucho acceso a tu tutor y participas en muchas charlas informales, una conversación formal te permitirá estructurar tus preguntas y aclarar cuestiones importantes. Si te preparas bien para la reunión, todo lo que necesitarás son unos 15 minutos del tiempo de tu tutor.

No importa lo ocupado que esté tu tutor, planea reunirte al menos una vez al mes (más a menudo es incluso mejor) para discutir tu investigación y otros temas que desees abordar ¿Estás más concentrado a primera hora de la mañana? Haz tu cita antes de que te veas abrumado por otras prioridades. Inmediatamente después del almuerzo también es otro buen momento. Evita programar citas al final del día, ya que es probable que se cancelen a medida que se acerquen otras prioridades y se acerque el final de la jornada laboral.

La comunicación estructurada es clave

La comunicación informal y espontánea juega un papel importante en la construcción de relaciones y el establecimiento de la confianza. Las charlas informales sobre el trabajo u otros intereses comunes pueden ayudar a establecer una buena relación y así se sentirán más cómodos tú y tu tutor, mejor. Una buena relación basada en la confianza y el respeto mutuo puede ser una gran ventaja.

Sin embargo, no es algo que pueda forzar y las tutorías aún pueden progresar sin este tipo de relación. La forma más crucial de comunicación se lleva a cabo durante reuniones regulares, cortas y cara a cara entre tú y tu tutor.

La cita con el tutor

Una vez que hayas fijado tu cita, tómate el tiempo para prepararte. Ve a la reunión con una lista escrita de preguntas e inquietudes. Mantén estas inquietudes breves, no más de tres temas por reunión. Sé específico; no servirá de nada preguntar: «Entonces, ¿cómo cree que estoy progresando?» Una pregunta como esa sólo alentará a tu tutor a responder en términos generales o decir algo alentador pero sin sentido o, peor aún, despectivo. Si necesitas orientación sobre cómo hacer avanzar tu investigación, por ejemplo, ve a tu reunión con dos o tres de tus propias ideas sobre cómo proceder. Proporciona a tu tutor suficiente contexto para que pueda brindarte información útil. Si no han hablado por un tiempo, dale un resumen de tus resultados más recientes.

Durante la reunión, toma notas y anota las sugerencias de tu tutor, asumiendo que estás de acuerdo con ellas. Mientras conversas, mide el entusiasmo y el interés de tu tutor prestando atención al lenguaje corporal y otras señales no verbales. Al final de la reunión, agradece a tu tutor por su tiempo e inmediatamente envía un correo electrónico de seguimiento que resuma lo que discutieron. De esa manera, tendrás un registro de tus preguntas o inquietudes y las respuestas de tu tutor. Imprime la correspondencia y guárdala en un archivo, junto con tu lista original de «puntos de conversación», para referencia futura.

La tecnología en la comunicación

Además de las reuniones cara a cara, es posible que desees chatear con tu tutor cada vez que surja la oportunidad, así como enviarle actualizaciones mensuales informales de tu progreso por correo electrónico. Incluso si tu tutor no está dispuesto a trabajar en la creación de un plan digital de progreso mensual, enviar un correo electrónico al final de cada mes, con un resumen de los avances y los resultados que has logrado, es otra forma efectiva de mantener a tu tutor actualizado sobre tu trabajo. Pero nada de esto debe sustituir las reuniones periódicas, breves y estructuradas con una agenda que prepares. Permitir que pase demasiado tiempo entre las comunicaciones estructuradas puede hacer que tu investigación y la relación con tu tutor, se desvíe en una dirección en la que no debería ir.

En este punto, puedes pensar: con todo el avance de la tecnología ¿por qué molestarse en tener una reunión? ¿No se puede hacer todo por correo electrónico o Whatsapp? Realmente no. El correo electrónico y otras formas electrónicas de comunicación son útiles, pero no son adecuados. Durante las reuniones cara a cara, estás enviando y recibiendo un conjunto complejo de señales verbales y no verbales que son cruciales para establecer la confianza y la base de una relación de trabajo sólida. El correo electrónico no transmite esta información crucial. Reunirse con frecuencia y regularidad con tu tutor, hacer preguntas relevantes y documentar sus aportes aumentará la probabilidad de que fluya una buena comunicación en ambas direcciones y que su investigación esté en línea con lo que tu tutor quiere y espera.

Aprender buenas habilidades de comunicación en un entorno no estructurado puede ser un desafío. Pero fomentar una comunicación efectiva con un tutor, particularmente si él o ella es un comunicador pobre o difícil de abordar, es una habilidad que le será muy útil a lo largo de tu carrera.

Asertividad: Una Habilidad de Comunicación Efectiva

La asertividad se considera como una base para comunicarse de manera efectiva con tu tutor. Sin embargo, la mayoría de las veces los estudiantes tienen confusión entre asertividad y agresividad. La asertividad es un término medio entre la agresividad y la pasividad. La asertividad se considera la base de la comunicación. Es una habilidad de interacción que te ayudará a comunicarse de manera efectiva.

Una persona con habilidades comunicativas de pasividad evita hacer peticiones a otras personas para evitar disputas. Las personas con agresividad tienen un alto nivel de preocupación por lograr sus objetivos. Ese tipo de persona no se preocupa por los requisitos de otras personas. Una persona con asertividad comunicativa es aquella que tiene un alto potencial de comunicar sus ideas con un alto nivel de confianza.

3 pasos para comunicarte efectivamente con tu Tutor

Paso 1: Proporciona una declaración de hechos

Al comunicarte con tu tutor, debes asegurarte de que tus sentimientos personales no influyan en el proceso de investigación. Es la mejor estrategia para comunicarse efectivamente con el mismo.

Solo necesitas concentrarte en los problemas relacionados con el trabajo de investigación.

Paso 2: Claridad en los pensamientos

Es un paso en el que debes analizar el motivo que te preocupa. Puedes hacerte ciertas preguntas  como ¿El proyecto está tardando mucho en completarse? Por ejemplo, si te enfrentas a un problema en la selección de la metodología de investigación o escribiendo el resumen, debes preparar la lista de preguntas que deseas hacerle a tu tutor. La claridad de pensamientos es muy importante para comunicarse de manera efectiva.

Paso 3: Explica los objetivos y expresa tus expectativas

Antes de tener una reunión con tu tutor, debes crear un plan. La formulación del mismo sería beneficiosa para tí y tu tutor para ahorrar tiempo. Antes de aceptar cualquier consejo, debes establecer claramente los objetivos de tu investigación, ya que son las tácticas las que te ayudarán a obtener la orientación adecuada.

También te puede interesar: Cómo preparar una presentación

Cómo comunicarte efectivamente con tu tutor de tesis

Cómo comunicarte efectivamente con tu tutor de tesis

Compartir este Post
Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!