Compartir este Post

La ortografía del español es notoriamente difícil de dominar tanto para hablantes nativos como para estudiantes de idiomas. Pero mejorar tu ortografía no es imposible: con un poco de paciencia, verás una mejora notable usando algunas técnicas que usan los buenos ortógrafos.

Usa mnemotécnicos

Recordar información puede ser difícil. Pero cuando le das más significado a esa información, se vuelve más fácil de memorizar. Las herramientas mnemotécnicas convierten la información en una imagen, una oración, una rima o cualquier otra cosa que sea más fácil de recordar.

Aprende algunas reglas

A veces, la mejor manera de aprender es conociendo las reglas. Comienza por aprender algunas reglas de acentuación y separación de sílabas. Luego, a medida que aprendes nuevas palabras, puedes agregar más. Antes de que te des cuenta, podrás deletrear la mayoría de las palabras independientemente de lo difíciles o largas que puedan ser.

No intentes aprender todas las reglas a la vez. En su lugar, aprende y practica una o dos al mismo tiempo hasta que las entiendas en su totalidad con ejemplos incluidos. La próxima vez que encuentres una palabra que no puedas deletrear, intenta averiguar si sigue una regla como diptongo, triptongo o hiato.

Aprende aquellas palabras que son comúnmente mal escritas

Algunas palabras son tan difíciles de deletrear que incluso los hablantes nativos se equivocan muchas veces.

Puedes encontrar en YouTube algunos videos de las palabras que son comúnmente mal escritas. Revisa los comentarios y verás tanto las formas más comunes de cometer errores como la ortografía correcta. Afortunadamente, muchas palabras comúnmente mal escritas no son palabras que necesites usar con demasiada frecuencia como idiosincrasia, vicisitud, escéptico o convalecencia.

Por supuesto, esto no significa que debas memorizar todas estas palabras a la vez. Aprende una a una, como un ejercicio diario, comenzando con las que usas con más frecuencia.

Haz una lista de las palabras que tienes problemas para deletrear

Ahora que tal vez ya sepas cuáles son las palabras más comúnmente mal escritas, en lugar de estudiar una lista de palabras hechas por otra persona ¿por qué no hacer la tuya propia? Escribe las palabras que tengas problemas para deletrear, incluso si parecen simples. Luego aprende sus reglas ortográficas o memorízalas con mnemotecnia.

Incluso puedes darte cuenta que tienes problemas con ciertos grupos de palabras. Por ejemplo: “estupefacto”, “sorbete”, “políglota” Saber lo que necesitas aprender es una parte importante del aprendizaje.

Para seguir asociando el sonido con la forma en que se escribe, considera usar una aplicación en línea. Estos programas de aprendizaje de idiomas usan videos con subtítulos de alta calidad para que siempre sepas lo que estás escuchando. Prueba seguir con clips cortos como avances de películas, segmentos de noticias, entrevistas, programas cortos educativos y más.

Al respecto, leer los subtítulos puede ser útil porque mientras miras los videos y escuchas lo que se dice, también te acostumbrarás a la ortografía. También puedes hacer una pausa en cualquier momento para comprobar la definición o pronunciación de una palabra pasando el cursor sobre la palabra o haciendo clic en ella. Luego puedes agregar la palabra a tus listas de tarjetas didácticas si deseas estudiarla más a fondo más adelante.

Revisa el origen de las palabras en el diccionario

Muchas palabras tienen raíces latinas, griegas y romanas. Conocer las raíces comunes puede ayudarte a deletrear (y comprender) más palabras.

Cuando buscas una palabra en el diccionario, puede verificar el significado y como puede usarse en una oración.

Por ejemplo ¿alguna vez te has preguntado por qué «bicicleta» se escribe de esa manera? Ahora, la próxima vez que veas “ciclo” en una palabra, puedes usarlo para adivinar el significado. También te ayudará a recordar cómo se escribe la palabra. En la palabra “universidad” ¿qué crees que significa el prefijo “uni” y por qué se usa en otras palabras como “universo” “unísono” y “unido”?

Separar en sílabas

A veces las palabras son difíciles de deletrear sólo porque son largas. En estos casos, puedes utilizar el método de fragmentación. Separar en sílabas es separar la palabra en partes más cortas. De esta manera, no estás memorizando la ortografía de una palabra larga, sino sólo unas pocas palabras cortas.

Puedes hacer esto con cualquier palabra que tengas problemas para deletrear, las hace mucho más fáciles de recordar.

Haz sonar las palabras

Este es un truco de ortografía que a menudo se les enseña a los niños pequeños porque es muy simple. Si no estás seguro de cómo se escribe una palabra, dila en voz alta, muy lentamente. Luego escribe lo que escuchas.

Por supuesto, esto no funcionará con cada palabra. La palabra «precinto», por ejemplo, puede que para ti no suene como está escrita. Para evitar las confusiones entre el uso de la “c” y la “s”, deberás usar un método diferente.

En palabras más simples, deberías poder obtener la ortografía correcta (o muy cerca de ella) al pronunciar la palabra. Entonces, si confundes palabras similares de la misma raiz como «parqueo» y «aparcar», pronúncialas, letra por letra. Esto te ayudará a deletrear y mejorar tu pronunciación.

Prueba haciendo dibujos

Puedes usar el dibujo como otro recurso mnemotécnico. Usar imágenes es una excelente manera de recordar la ortografía.

Convierte palabras que son difíciles de deletrear en imágenes. Por ejemplo, «ojo» parece que tiene dos globos oculares y una nariz en el medio. Dibuja así cualquier palabra con la que tengas problemas, convirtiendo las letras en una imagen.

Practica con juegos de palabras

Los juegos de palabras es una forma divertida de poner a prueba tus nuevas habilidades ortográficas. También es una buena manera de aprender nuevas palabras.

Los juegos de mesa clásicos como Scrabble y Scattergories son excelentes para practicar la ortografía. Antes de que te des cuenta, la ortografía será mucho más fácil para ti.

Usa un buen diccionario.

Aunque las ayudas de memoria son útiles para aquellas palabras difíciles de deletrear, los buenos deletreadores nunca se basan únicamente en la memoria: dependen de un diccionario confiable y actualizado. Hay muchos tipos de diccionarios disponibles, tanto impresos como en línea.

Estos diccionarios brindan más información y, a menudo, muchos más ejemplos de palabras en contexto para ayudar a los estudiantes a seleccionar y usar las palabras de manera adecuada.

Ten cuidado con los homófonos, los casi homófonos y otras palabras que se confunden fácilmente.

Muchas palabras tienen pronunciaciones idénticas o similares pero se escriben diferente, como es el caso de “abrasar” (de quemar) y “abrazar” (como un acto físico). Usar la palabra incorrecta de un par de homófonos es uno de los errores ortográficos más comunes para todos los escritores. Aprende a verificar cuidadosamente este tipo de palabras comúnmente mal escritas durante tus ejercicios diarios.

Usa el corrector ortográfico de tu computadora, pero con precaución.

Un corrector ortográfico puede ser tu primera herramienta de corrección de ortografía, ya que detectará cualquier combinación de letras que no formen una palabra conocida. Pero nunca deberás confiar exclusivamente en tu corrector ortográfico. Puedes volverte menos consciente de la ortografía a medida que escribes y revisas y, en consecuencia, puedes perder la confianza en tu capacidad para reconocer la ortografía correcta. Los estudiantes que confían demasiado en los correctores ortográficos sufren especialmente durante los exámenes, cuando no tienen acceso a las ayudas electrónicas.

Puedes desarrollar tu intuición para la ortografía correcta desactivando el corrector ortográfico y dedicando al menos una revisión manual a lo escrito. Si sientes que una palabra puede estar usada incorrectamente, búscala en el diccionario. Esta actividad te alentará a participar activamente en el proceso de ortografía, que es la única forma confiable de mejorar tus habilidades. Puedes volver a activar el corrector ortográfico al final del proceso, sólo para asegurarte de que no haya pasado desapercibido un error ortográfico. Si lo hiciste, estudia la palabra, desde su significado, separación en sílabas y uso en oraciones para que sea menos probable que vuelvas a cometer el mismo error.

También te puede interesar: Cómo mejorar tu dicción para la defensa de tu tesis

Cómo mejorar tu ortografía para la redacción de tu tesis

Cómo mejorar tu ortografía para la redacción de tu tesis

Compartir este Post
Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!