Compartir este Post

Desde 2020, los estudiantes universitarios de todo el mundo aprendieron la misma desafortunada lección: cómo adaptarse cuando los planes se desbaratan. Debido a la pandemia de COVID-19, miles de universidades cerraron temporalmente sin proporcionar a los estudiantes una fecha definitiva de reapertura y muchas todavía continúan en esta situación. Este cambio drástico, unido a la transición al aprendizaje en línea, aumentó la ansiedad y el aislamiento de los estudiantes. Con la naturaleza 24/7 de las redes sociales y las notificaciones de noticias, el autocuidado no sólo es importante sino necesario para mantener una buena salud mental.

¿Qué es el autocuidado y por qué es importante?

El autocuidado es cualquier actividad que realices para cuidar tu salud mental, emocional y física y esto será diferente para cada persona. Así que, al contrario de lo que te diga Instagram, no todo son baños de burbujas y desintoxicaciones de las redes sociales.

El autocuidado es esencial, ya que nos ayuda a repostar y a tener en cuenta nuestras propias necesidades, y a dejar de lado la necesidad de sentirnos productivos. Puede ayudar a levantar el ánimo, controlar la ansiedad y mantener buenas relaciones con uno mismo y con los demás. Dedicar un tiempo al día a pequeños actos de autocuidado puede tener un impacto positivo significativo en diferentes aspectos de tu vida, como sentirte más seguro, menos ansioso o más confiado, lo que beneficiará tu vida universitaria y tus estudios.

Al realizar acciones que te ayuden a cuidar de ti mismo, estás construyendo una especie de caja de herramientas, de maneras de ayudarte a ti mismo y desarrollar tu resiliencia. Adoptar algunas de ellas ahora puede ayudarte a crear hábitos saludables y mecanismos de afrontamiento.

Los retos provocados por el cambio en el entorno de aprendizaje

Los retos más comunes a los que se han enfrentado los estudiantes con el aprendizaje en línea son:

La soledad

Estar separado de los compañeros de clase, de los amigos y de la vida cotidiana de la universidad ha aumentado drásticamente la sensación de aislamiento. Después de la transición al aprendizaje en línea, el 50% de los estudiantes sintió que no era un miembro incluido en su clase.

Motivación

No asistir físicamente a una clase o no tener un horario estructurado puede hacer que sea difícil encontrar motivación. La pandemia también ha aumentado los problemas de salud mental que hacen que sea cada vez más difícil encontrar la energía o la capacidad mental para completar el trabajo del curso.

Problemas tecnológicos

La mayoría de los estudiantes universitarios accedían a los cursos online a través de la Internet que tenían en casa. Esto creó lagunas de aprendizaje para los estudiantes sin acceso a la tecnología o que viven en zonas con insuficiente ancho de banda de Internet.

Gestión del tiempo

Gestionar el tiempo de forma eficiente es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el aprendizaje en línea. Sin habilidades de gestión del tiempo, los estudiantes pueden tener dificultades para seguir el ritmo de las tareas y sufrir académicamente.

Responsabilidad

Junto con la gestión del tiempo, la responsabilidad es fundamental en el aprendizaje en línea. Si no hay un profesor al frente del aula que te marque las expectativas, tú eres el responsable de tu éxito académico.

Mantener el autocuidado y apoyar la salud mental

En tiempos de cambio e incertidumbre, es esencial tomar medidas para mantener la salud mental, emocional y física, al tiempo que se permanece conectado a un mayor sentido de comunidad.

Los expertos en salud mental sugieren probar estos consejos de autocuidado:

Mantener las conexiones

La distancia social no tiene por qué significar aislamiento social. Es esencial tener un sistema de apoyo sólido al que se pueda recurrir cuando se tengan problemas. Establecer reuniones virtuales, llamadas telefónicas o mensajes de texto en grupo con amigos o familiares puede mejorar significativamente tu salud mental y ayudarte a sentirte menos solo.

Cuida tu cuerpo

Mantener tu salud física es un factor crucial para que tu mente también esté sana. Llevar una dieta equilibrada y nutritiva puede reforzar el sistema inmunitario y reducir los efectos del estrés en el cuerpo. Incorporar el ejercicio con una dieta saludable también ayudará a mejorar tu estado de ánimo al producir endorfinas.

Tómate un descanso de las noticias y las redes sociales

Es importante saber cuándo desconectar antes de que empiece a afectar a tu salud mental. Puedes mantenerte informado consultando de vez en cuando, pero no te excedas refrescando continuamente las redes sociales a lo largo del día. Esto puede aumentar los sentimientos de miedo y ansiedad.

Haz de ti mismo una prioridad

Date un capricho haciendo cosas que quizás no tenías tiempo de hacer antes de la pandemia.

Salir al aire libre

No recibir suficiente luz solar puede provocar un descenso de los niveles de serotonina, que afecta directamente a tu estado de ánimo. Los niveles bajos de serotonina también pueden provocar síntomas de depresión. Salir al aire libre durante al menos una hora cada día te permitirá tomar aire fresco y mejorar tu bienestar mental.

Sigue una práctica de meditación diaria

Los beneficios físicos de la meditación incluyen la disminución de la presión arterial, la reducción del estrés y la ansiedad, la regulación del pensamiento negativo y un sistema inmunológico más saludable. La meditación también le ayuda a practicar la atención plena y a desarrollar técnicas de relajación. Prueba algunas de las diversas aplicaciones gratuitas, podcasts y vídeos de YouTube para ayudarte a empezar.

Date permiso para sentirte desanimado

En algún momento, puede sentirse triste, desanimado o incluso desesperado. En un momento de gran estrés y ansiedad, es común desarrollar un agotamiento o experimentar un colapso emocional. Date permiso para sentir estas emociones plenamente para liberar cualquier dolor y ayudar a ver el sol a través de las nubes una vez más.

Respira profundamente

Aunque no parezca muy beneficioso, está demostrado que las técnicas de respiración profunda reducen la ansiedad y alivian el estrés. Respirar profundamente te permite estar presente en el momento y te proporciona tranquilidad.

Dar prioridad al descanso

Dormir lo suficiente es una parte importante para mantener la salud física y mental. El sueño no sólo ayuda a reforzar el sistema inmunitario, sino que también contribuye a reducir los efectos del estrés en el organismo. Los expertos sugieren que los adultos jóvenes duerman al menos 7 horas cada noche para recargar su cuerpo y su cerebro. La falta de sueño puede causar irritabilidad, incapacidad para concentrarse, reacciones exageradas, aumento del estrés y hacerte más propenso a las enfermedades.

Evitar la automedicación

Los estudiantes universitarios que luchan contra una enfermedad mental corren un mayor riesgo de desarrollar problemas de drogas o alcohol. Para hacer frente a los síntomas, algunos jóvenes recurren a las drogas o al alcohol para automedicarse. Sin embargo, abusar de las sustancias puede empeorar y exacerbar los síntomas de salud mental. No tengas miedo de pedir ayuda a un profesional de la salud mental para encontrar estrategias de afrontamiento saludables y un plan de tratamiento que funcione mejor para ti.

Crear un sistema de apoyo sólido

La universidad es una época en la que muchos jóvenes adultos necesitan orientación y apoyo. Según un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA), tener relaciones cercanas y de alta calidad está asociado con una mejor salud física y bienestar. Crear relaciones de apoyo tiene muchos beneficios, no sólo físicos sino también mentales. Un sistema de apoyo sólido te ayudará cuando te sientas deprimido o estresado, te orientará cuando falles y celebrará cuando tengas éxito.

Escuchar música

Una de las formas más cómodas de aliviar el estrés es escuchar música. La música tiene muchos beneficios terapéuticos; ayuda a reducir los niveles de ansiedad y depresión, alivia la tensión muscular y mejora el estado de ánimo. Haz una lista de reproducción con tus canciones favoritas que te ayuden a desestresarte y empieza la mañana poniéndolas.

Encuentra un pasatiempo

En lugar de usar todo tu tiempo libre para ver una serie de Netflix, intenta encontrar un pasatiempo. Los pasatiempos promueven una mejor salud mental y física al reducir el riesgo de depresión, demencia e hipertensión. También proporcionan un descanso mental de los factores de estrés cotidianos y mejoran la eficiencia. Ya sea escribir un diario, dibujar, tocar un instrumento o cualquier otra cosa que te apasione, saca tiempo para añadirlo a tu rutina diaria.

Establece metas

Establecer metas ayuda a definir prioridades y mejora la confianza en uno mismo y la motivación. Asegúrese de anotar los objetivos que desea establecer y cómo desea lograrlos. Esto no solo lo ayudará a mantenerse organizado, sino que también le permitirá realizar un seguimiento de su progreso hacia el logro de la meta.

Pruebe las opciones de terapia remota en línea

Si tiene dificultades, no tenga miedo de probar la terapia en línea. Es esencial cuidar su bienestar mental no solo en circunstancias difíciles sino todo el tiempo. Averigüe si su universidad tiene recursos de salud mental en línea como TimelyMD que le permiten conectarse con un profesional de salud mental en cualquier momento y en cualquier lugar.

Salir a caminar

Durante el encierro, caminar es una de las pocas actividades que podemos hacer libremente ¿Por qué no salir a pasear al parque más cercano o por tu barrio? Dedica tiempo a observar lo que ocurre a tu alrededor: en esta época del año, las hojas caen y crujen bajo los pies y el aire es frío y fresco ¿Qué más puedes ver, oler, oír, sentir y saborear?

Ver tu película favorita

Tomarse un tiempo para volver a ver su película favorita puede ser una forma estupenda de descomprimirse y tomarse un tiempo de descanso.

Ordena tu espacio

Tener un espacio limpio, ordenado y organizado también puede ayudarte a despejar tu mente. Puedes hacerlo en pequeñas dosis para abordar un espacio o una tarea a la vez si te parece abrumador ¿Por qué no empiezas cambiando las sábanas para poder meterte en una bonita cama limpia esta noche?

Cocinar comidas nutritivas y equilibradas

El acto de cocinar puede aportar alegría y también una sensación de concentración. Obtienes una gratificación instantánea por tus esfuerzos y alimentas tu cuerpo. Busca una receta de algo que te apetezca mucho, haz un esfuerzo por cocinar con muchas verduras frescas y equilibra tu plato entre los grupos de alimentos. Si vives con otras personas, comprueba si quieren unirse a ti e incluso podéis hacer un intercambio de recetas, o cocinar el uno para el otro de vez en cuando.

Acércate a tus amigos y familiares

Es un poco más difícil estar conectado con tus seres queridos cuando no puedes verlos en persona, pero siempre están al otro lado del teléfono. Pero no es necesario verse que se pongan al día: o hacer una actividad juntos como ver un programa de televisión o una película. Hay muchas formas de pasar tiempo juntos aunque no puedan verse en persona.

Escuchar un podcast

Desde la comedia al activismo, pasando por la política o la literatura, parece que ahora hay un podcast que cubre todos los temas. Investiga los podcasts más recomendados en el género que más te interesa y ponte a escuchar. Los podcasts son una forma estupenda de centrarse en otra cosa, aprender algo nuevo y simplemente escuchar una historia o una conversación entre personas, sin necesidad de tanta concentración como la que puede suponer la lectura.

Lee un libro

Puede ser difícil entrar en el espacio mental de la lectura como estudiante cuando tienes tanto que leer para tu curso. Así que intenta encontrar algo que te atrape, ya sea de ficción o de no ficción y procura que sea algo que no esté demasiado relacionado con tus estudios para darte un respiro a ti mismo (y a tu cerebro).

Fijación de objetivos

Aunque ninguno de nosotros puede predecir o controlar el futuro, a todos nos beneficia pensar deliberadamente en dónde queremos estar y en los pasos más probables para llegar allí. Crear un plan manejable para alcanzar objetivos realistas tiene un efecto positivo en la salud mental, ya que ayuda a sentirse más en control y menos ansioso. Establecer objetivos es una habilidad esencial de la edad adulta.

Bebe agua

Por último y quizás lo más fácil de todo ¡bebe agua! La deshidratación tiene muchos efectos adversos para la salud que pueden evitarse bebiendo dos litros de agua al día. Acostúmbrate a tener un gran vaso o botella de agua en tu escritorio y bebe a sorbos regularmente. Esto te ayudará a mantenerte sano, a mantener tus órganos y a darte mucha energía.

Nuestros especialistas esperan por ti para que los contactes a través del formulario de cotización o del chat directo. También contamos con canales de comunicación confidenciales como WhatsApp y Messenger. Y si quieres estar al tanto de nuestros novedosos servicios y las diferentes ventajas de contratarnos, síguenos en FacebookInstagram o Twitter.

Si este artículo fue de tu agrado, no olvides compartirlo por tus redes sociales.

Consejos de autocuidado para estudiantes durante el COVID19

Consejos de autocuidado para estudiantes durante el COVID19. Foto: Unsplash. Créditos: Surface

 

Compartir este Post
Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!