El funcionalismo metodológico es una teoría sobre la naturaleza de los estados mentales. En particular, la motivación original del funcionalismo proviene de la útil comparación de las mentes con las computadoras. Pero eso es sólo una analogía. En contraste con la teoría de la identidad, el funcionalismo introduce la idea de que los estados mentales se multiplican.

Evolución del Funcionalismo

La idea funcionalista es, en algunas formas, bastante antigua. En las teorías contemporáneas aplicadas a la mente, las funciones en cuestión son usualmente tomadas como aquellas que median entre las entradas de estímulos (y psicológicos) y las salidas de comportamiento (y psicológicas).

La contribución de Hilary Putnam fue modelar estas funciones utilizando la idea contemporánea de máquinas y programas informáticos, donde el programa de la máquina fija la forma en que media entre sus entradas y los estados de parada, por un lado, y las salidas y otros estados de parada, por el otro. Las computadoras modernas demuestran que se pueden implementar procesos bastante complejos en dispositivos finitos que funcionan con principios mecánicos básicos.

Si las mentes son dispositivos funcionales de este tipo, entonces se puede empezar a entender cómo los cuerpos humanos físicos pueden producir la tremenda variedad de acciones y reacciones que se asocian con nuestras plenas y ricas vidas mentales. La mejor teoría, según la hipótesis de Putnam, es que los estados mentales son estados funcionales, que la mente amable es un tipo funcional.

La inspiración Inicial del Funcionalismo Metodológico

La inspiración inicial para el funcionalismo viene de la útil analogía de las mentes con las máquinas de computación, como se ha señalado anteriormente. Putnam no fue ciertamente el primero en notar que esta comparación podría ser teóricamente fructífera. Pero en sus "documentos funcionalistas" de los años 50 y 60, exploró metódicamente la utilidad, y supervisó la transición de la idea de la mera analogía a la teoría integral, culminando con su clásica defensa de la teoría del estado funcional en su documento de 1967, "La naturaleza de los estados mentales".

¿Cómo se aplica el Funcionalismo Metodológico?

Los objetores del funcionalismo metodológico generalmente sostienen que clasifica demasiadas cosas como estados mentales, o al menos más estados de los que los psicólogos suelen aceptar. La eficacia de los argumentos a favor y en contra del funcionalismo depende en parte de la variedad particular en cuestión, y de si se trata de una versión más fuerte o más débil de la teoría.  En una u otra versión, el funcionalismo sigue siendo la teoría más aceptada de la naturaleza de los estados mentales entre los teóricos contemporáneos.

La idea central del Funcionalismo Metodológico

Considere, por ejemplo, las trampas para ratones. Las trampas para ratones son dispositivos para atrapar o matar ratones. Las trampas para ratones pueden ser hechas de casi cualquier material, y tal vez indefinidamente o infinitamente muchos diseños podrían ser empleados. Hay trampas para ratones diseñadas con adhesivos, cajas, venenos, etc. Todo lo que importa para algo es que una trampa para ratones, al final del día, es que es capaz de atrapar o matar ratones.

Contrasta las trampas para ratones con los diamantes. Los diamantes son valorados por su dureza, sus propiedades ópticas y su rareza en la naturaleza. Pero no todos los cristales duros, transparentes, blancos y raros son diamantes, la alternativa más infame es la circonia cúbica. Los diamantes son cristales de carbono con estructuras moleculares específicas. Ser un diamante es cuestión de ser un cierto tipo de material físico. (Esa circonia cúbica no es tan clara o dura como los diamantes explica algo acerca de por qué no es igualmente valorada. Pero incluso si fuera igual de dura e igual de clara, un cristal de zirconia cúbica no sería por tanto un diamante). Estos ejemplos pueden ser usados para explicar la idea central del funcionalismo.

Distinción entre Funcionalismo y otras disciplinas

El funcionalismo es la teoría de que los estados mentales son más como trampas para ratones que como diamantes. Es decir, lo que hace que algo sea un estado mental es más una cuestión de lo que hace, no de lo que está hecho. Esto distingue el funcionalismo del dualismo tradicional mente-cuerpo, como el de René Descartes, según el cual las mentes están hechas de un tipo especial de sustancia, la res cogitans (la sustancia pensante.)

También distingue el funcionalismo de los monismos contemporáneos como la teoría de la identidad mente-cerebro de J. J. C. Smart. La teoría de la identidad dice que los estados mentales son tipos particulares de estados biológicos, es decir, estados de cerebro, y por lo tanto presumiblemente tienen que estar hechos de ciertos tipos de cosas, a saber, cosas del cerebro. Los estados mentales, de acuerdo con la teoría de la identidad, se parecen más a los diamantes que a las trampas para ratones.

El funcionalismo también se distingue del conductismo de B. F. Skinner porque acepta la realidad de los estados mentales internos, en lugar de simplemente atribuir estados psicológicos a todo el organismo. Según el conductismo, los estados mentales de una criatura dependen de cómo se comporta (o está dispuesta a comportarse) en respuesta a los estímulos. Por el contrario, los funcionalistas suelen creer que los estados internos y psicológicos pueden distinguirse con un "grano más fino" que el comportamiento, es decir, que los distintos estados internos o psicológicos podrían dar lugar a los mismos comportamientos. Así que los funcionalistas piensan que es lo que hacen los estados internos lo que los convierte en estados mentales, no sólo lo que hace la criatura de la que forman parte.

El Funcionalismo Metodológico como una teoría filosófica

Como se ha explicado hasta ahora, el funcionalismo es una teoría sobre la naturaleza de los estados mentales. Como tal, es una teoría ontológica o metafísica. Y así es como se discutirá, a continuación. Pero también vale la pena señalar que el funcionalismo viene en otras variedades también.

El funcionalismo puede ser una teoría filosófica sobre explicaciones psicológicas (que los estados psicológicos se explican como estados funcionales) o sobre teorías psicológicas (que las teorías psicológicas toman la forma de teorías funcionales). El funcionalismo también puede emplearse como una teoría del contenido mental, tanto como un relato de la intencionalidad de los estados mentales en general (lo que hace que algunos estados sean intencionales es que funcionan de ciertas maneras) o de un contenido semántico particular (lo que hace que algún estado tenga el contenido "árbol" es que desempeña un cierto papel con respecto a los árboles).

Por último, el funcionalismo puede considerarse como un relato metodológico de la psicología, la teoría de que la psicología debe perseguirse estudiando cómo funcionan los sistemas psicológicos. (Para un examen detallado de estas variaciones, véase Polger, 2004, cap. 3.)

El Ser es el Hacer

Antes de examinar los argumentos a favor y en contra del funcionalismo, es necesario aclarar la idea de que, para los estados mentales, el ser es el hacer.

Es plausible que un material físico como el diamante tenga una esencia física o estructural, es decir, que sea una cosa de una cierta composición o constitución, con independencia de lo que haga o pueda hacer. Sucede que los diamantes pueden cortar el vidrio, pero también muchas otras cosas que no son diamantes.

Pero también es plausible que no todas las cosas estén hechas de esta manera. Algunas cosas pueden estar constituidas esencialmente por sus relaciones con otras cosas, y por lo que pueden hacer. Los ejemplos más obvios son los artefactos como las trampas para ratones y las llaves. Ser una llave no es cuestión de ser una cosa física con una cierta composición, sino que es cuestión de ser una cosa que puede ser utilizada para realizar una cierta acción, a saber, abrir una cerradura.

La cerradura tampoco es un tipo de cosa física, sino un tipo que sólo existe en relación con (entre otras cosas) las llaves. Puede haber llaves de metal, de madera, de plástico, digitales o de palabras clave. Lo que hace que algo sea una llave no es su composición material o la falta de ella, sino más bien lo que hace, o podría hacer, o se supone que debe hacer. (Dar sentido a la afirmación de que hay algo que se supone que hacen algunos tipos de cosas es uno de los retos importantes para los funcionalistas).

Las actividades que una llave hace, podría hacer, o se supone que debe hacer pueden llamarse sus funciones. Así que se puede decir que las claves son esencialmente cosas que tienen ciertas funciones, es decir, son entidades funcionales. (O el tipo de clave es un tipo funcional).

Aplicación del Funcionalismo Metodológico

Los argumentos más famosos del funcionalismo son respuestas no al conductismo sino a la teoría de la identidad mente-cerebro. Según la teoría de la identidad, "las sensaciones son procesos cerebrales" (Smart 1959). Si los tipos de estados mentales son (idénticos a) los tipos de estados cerebrales, entonces hay una relación de uno a uno entre los tipos de estados mentales y los tipos de estados cerebrales.

La implicación obvia es que la teoría de la identidad mente-cerebro es falsa. Otros mamíferos, reptiles y moluscos pueden experimentar dolor, pero no tienen cerebros como el nuestro. Parece deducirse que no hay una relación de uno a uno entre las sensaciones y los procesos cerebrales, sino más bien una relación de uno a muchos. Los estados mentales, por lo tanto, no se realizan de manera única (como lo requiere la teoría de la identidad); en cambio, se realizan de manera multiplicada.

Argumentos a favor del Funcionalismo Metodológico

Si por casualidad resulta que los mamíferos, reptiles y moluscos tienen todos cerebros similares (de modo que de hecho existe una correlación de uno a uno), ciertamente se puede reconocer la posibilidad de que se descubra que las criaturas terrestres o extraterrestres que experimentan dolores pero no tienen cerebros como los de los seres humanos. Por lo tanto, seguramente no es necesario que exista una relación uno a uno entre los tipos de estados mentales y los tipos de estados cerebrales, pero eso es exactamente lo que la teoría de la identidad requeriría.

Estas son malas noticias para la teoría de la identidad, pero son buenas noticias para el funcionalismo. Porque el funcionalismo dice que lo que hace que algo sea un estado mental es lo que hace, y es totalmente compatible con los diversos cerebros de los mamíferos, reptiles y moluscos que todos tienen estados mentales porque sus diferentes cerebros hacen las mismas cosas, es decir, funcionan de la misma manera. El funcionalismo se apoya porque es una teoría de la mente que es compatible con el probable grado de realización múltiple de los estados mentales.

Otros Argumentos a favor

Otro par de argumentos a favor del funcionalismo metodológico son lo que se puede llamar los argumentos optimistas y pesimistas.  Por ejemplo, la posibilidad de la inteligencia artificial parece requerir la verdad de algo como el funcionalismo. El funcionalismo ve a la mente de la misma manera que un ingeniero: las mentes son mecanismos, y normalmente hay más de una manera de construir un mecanismo. El argumento optimista, por lo tanto, es una variación del argumento de la realización múltiple discutido anteriormente; pero esta versión no depende de los hechos empíricos sobre cómo es nuestro mundo en realidad, como lo hace el argumento de la realización múltiple.

Referencias Bibliográficas

Block, N. (ed.) 1980a. Readings in Philosophy of Psychology, Volume One. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Kim, J. 2005. Physicalism, or Something Near Enough. Princeton: Princeton University Press.

Sober, E. 1985. Panglossian Functionalism and the Philosophy of Mind. Synthese 64: 165-193.

Wright, L. 1973. Functions. Philosophical Review 82, 2: 139-168.

También te puede interesar Metodología de Investigación en Estudios Jurídicos

El Funcionalismo Metodológico

El Funcionalismo Metodológico

Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!