Para la mayoría de las personas, la procrastinación, independientemente de lo que digan, NO consiste en ser perezoso. De hecho, cuando procrastinamos solemos trabajar intensamente durante largos periodos de tiempo justo antes de las fechas de entrega. Trabajar mucho y duro es lo contrario de la pereza, así que esa no puede ser la razón por la que lo hacemos. Entonces, ¿por qué procrastinamos y, lo que es más importante, qué podemos hacer al respecto?

Por qué Procrastinamos

Como se ha sugerido anteriormente, algunos dicen que procrastinan porque son perezosos. Otros afirman que "hacen mejor" cuando procrastinan y que "trabajan mejor" bajo presión. Te animo a que seas crítico y reflexiones sobre estas explicaciones. Prácticamente todos los que dicen esto procrastinan habitualmente y no han completado una tarea académica importante en la que hayan hecho un plan, lo hayan puesto en práctica, hayan tenido tiempo de revisar, etc. antes de su fecha límite.

Así que, en realidad, no pueden hacer una comparación sobre las circunstancias en las que trabajan mejor. Si casi siempre procrastinas y nunca abordas tus tareas de forma sistemática, no puedes decir con exactitud que sabes que "trabajas mejor" bajo presión. Otras personas dicen que les gusta la "prisa" de dejar las cosas para el final y cumplir con un plazo. Pero suelen decir esto cuando NO están trabajando bajo ese plazo.

Dicen que esto funciona antes o después de empollar, cuando han olvidado las consecuencias negativas de procrastinar, como los sentimientos de ansiedad y estrés, la fatiga y la decepción por quedar por debajo de sus propios estándares y tener que poner su vida en pausa durante trozos de tiempo. Por no hablar de que dejar las cosas para el final aumenta drásticamente las posibilidades de que algo salga mal -como ponerse enfermo o tener un problema con el ordenador- y no poder sacar la nota deseada. Así pues, procrastinar puede ser duro para nosotros y, de hecho, aumenta nuestras posibilidades de suspender, pero lo hacemos de todos modos. ¿Por qué?

Causas de la Procrastinación

La procrastinación no se debe únicamente a una mala gestión del tiempo, sino que puede deberse a razones psicológicas subyacentes y más complejas. Esta dinámica suele agravarse en los centros educativos, donde los estudiantes son evaluados constantemente, y especialmente en la universidad, donde la presión por las notas es alta y puede depender mucho del rendimiento de los estudiantes. En realidad, la procrastinación es a menudo una estrategia de autoprotección para los estudiantes.

Por ejemplo, si procrastinas, siempre tienes la excusa de "no tener suficiente" tiempo en caso de que suspendas, por lo que tu sensación de capacidad nunca se ve amenazada. Cuando hay tanta presión para obtener una buena nota en, por ejemplo, un trabajo, no es de extrañar que los estudiantes quieran evitarlo y por eso posponen su trabajo. En su mayor parte, las razones para retrasar y evitar el trabajo tienen su origen en el miedo y la ansiedad: a hacerlo mal, a hacerlo demasiado bien, a perder el control, a parecer estúpido, a que se ponga en tela de juicio el sentido de sí mismo o el autoconcepto. Evitamos hacer el trabajo para evitar que se juzguen nuestras capacidades. Y, si por casualidad tenemos éxito, nos sentimos mucho más "inteligentes". Entonces, ¿qué podemos hacer para superar nuestra tendencia a procrastinar?

Tomar conciencia: El primer paso

En primer lugar, para superar la procrastinación es necesario comprender las RAZONES por las que procrastinas y la función que cumple la procrastinación en tu vida. No puedes encontrar una solución eficaz si no entiendes realmente la raíz del problema. Como con la mayoría de los problemas, la conciencia y el autoconocimiento son las claves para averiguar cómo dejar de procrastinar.

Para muchas personas, adquirir esta percepción sobre cómo la procrastinación les protege de la sensación de que no son lo suficientemente capaces, y tenerla en cuenta cuando tienen la tentación de caer en los conocidos e improductivos hábitos de procrastinación contribuye en gran medida a resolver el problema. Por ejemplo, dos psicólogas, Jane Burka y Lenora Yuen, que han ayudado a muchas personas a superar la procrastinación, informan en su artículo "Mind Games Procrastinators Play" (Psychology Today, enero, 1982), que para muchos estudiantes "comprender las raíces ocultas de la procrastinación a menudo parece debilitarlas" (p.33). El mero hecho de conocer nuestras verdaderas razones para procrastinar hace que sea más fácil dejar de hacerlo.

Técnicas de gestión del tiempo: Una pieza del rompecabezas

Para superar la procrastinación, las técnicas y herramientas de gestión del tiempo son indispensables, pero no son suficientes por sí solas. Además, no todos los métodos de gestión del tiempo son igual de útiles para hacer frente a la procrastinación. Hay algunas técnicas de gestión del tiempo que son muy adecuadas para superar la procrastinación y otras que pueden empeorarla. Las que reducen la ansiedad y el miedo y hacen hincapié en la satisfacción y las recompensas de completar las tareas funcionan mejor. Las que son inflexibles, enfatizan la magnitud de las tareas y aumentan la ansiedad pueden, de hecho, aumentar la procrastinación y son, por tanto, contraproducentes. Por ejemplo, hacer una lista enorme de "cosas por hacer" o programar cada minuto del día puede AUMENTAR el estrés y, por tanto, la procrastinación. En su lugar, establezca objetivos razonables (por ejemplo, una lista manejable de cosas que hacer), divida las tareas grandes y dése flexibilidad y asigne tiempo a las cosas que le gustan como recompensa por el trabajo realizado.

Motivación: Encontrar motivos productivos para dedicarse a las tareas

Para superar la procrastinación es fundamental que te mantengas motivado por RAZONES PRODUCTIVAS. Por razones productivas me refiero a las razones para aprender y lograr que conducen a sentimientos y acciones positivas, productivas y satisfactorias. Estas razones contrastan con el hecho de dedicarse a una tarea por miedo a fracasar, o por no hacer enfadar a tus padres, o por no parecer estúpido, o por hacerlo mejor que otras personas para "presumir". Aunque todas estas son razones -a menudo muy poderosas- para hacer algo, no son productivas ya que evocan sentimientos y acciones desadaptativas, a menudo negativas. Por ejemplo, si te preocupa no parecer tonto, es posible que no hagas preguntas, no te adentres en nuevas áreas, no pruebes nuevos métodos ni asumas los riesgos necesarios para aprender cosas nuevas y alcanzar nuevas cotas. Una buena forma de poner en marcha los motivos positivos es establecer y centrarse en sus objetivos. Identifique y escriba sus propios motivos personales para inscribirse en un curso y controle su progreso hacia sus objetivos utilizando una tabla de fijación de objetivos. Recuerda que debes centrarte en tus razones y en tus objetivos. Los objetivos de los demás no son objetivos en absoluto, sino obligaciones.

Mantener la motivación: Sé activo para estar comprometido

Otra de las claves para superar la procrastinación es mantenerse activo en tus clases. Si eres pasivo en clase, probablemente no estés "metido" en el curso y sus temas, y eso debilita tu motivación. Es más, si eres pasivo probablemente no estés sacando todo el sentido que podrías del curso y de los materiales del curso. El sinsentido y la confusión no son atractivos; de hecho, son aburridos y frustrantes. No solemos querer hacer cosas aburridas o frustrantes. Evita eso intentando comprender realmente el material del curso, no memorizarlo o simplemente "pasarlo". En su lugar, intenta (1) buscar lo que es interesante y relevante para ti en los materiales del curso, (2) establecer tu propio propósito para cada lectura y sesión de clase, y (3) hacerte (y hacer a los demás) preguntas sobre lo que estás aprendiendo.

Pero hay una forma de dar ventaja al lado lógico de tu cerebro. Cuando notes que se aproxima un enfrentamiento entre la lógica y la emoción, resiste el impulso de procrastinar. Éstas son las mejores maneras para hacerlo.

Invierte los desencadenantes de la procrastinación.

Piensa en cuáles de los siete desencadenantes de la procrastinación de Pychyl se activan con una actividad que temes. A continuación, intenta pensar de forma diferente sobre la tarea, haciendo que la idea de completarla sea más atractiva.

Por ejemplo, escribir un informe trimestral. Si te parece aburrido, puedes convertirlo en un juego: comprueba cuántas palabras puedes escribir en un periodo de 20 minutos. O si una tarea te parece ambigua y desestructurada, crea un flujo de trabajo que establezca los pasos exactos que tú y tu equipo debéis seguir cada mes para llevarla a cabo.

Trabaja dentro de tu nivel de resistencia.

Cuando una tarea desencadena la procrastinación, nos resistimos a hacerla. Pero, ¿hasta qué punto nos resistimos?

Supongamos que tienes que leer una investigación densa para un próximo proyecto. Para encontrar tu nivel de resistencia, considera el esfuerzo que dedicas a esa tarea en una escala móvil. Por ejemplo, ¿podrías concentrarte en la lectura durante una hora? No, ese periodo de tiempo sigue pareciendo desagradable. ¿Y 30 minutos? Acorta la cantidad de tiempo hasta que encuentres un periodo con el que ya no te resistas a la tarea, y entonces hazlo.

Haz algo, lo que sea, para empezar.

Es más fácil seguir con una tarea después de haber superado el obstáculo inicial de empezarla. Esto se debe a que las tareas que inducen a la procrastinación rara vez son tan malas como pensamos. Empezar a hacer algo obliga a reevaluar ese trabajo en el subconsciente, y puede que descubramos que la tarea en sí desencadena menos cosas de las que habíamos previsto en un principio.

Las investigaciones sugieren que recordamos mejor las tareas no completadas o interrumpidas que los proyectos que hemos terminado. Es como escuchar una canción pegadiza, sólo para que se corte inesperadamente a la mitad y tenerla pegada en la cabeza el resto del día. Empezar una tarea significa que seguirás procesándola, y esto hace que sea más probable que retomes el trabajo más adelante.

Enumera los costes de la procrastinación.

Esta táctica funciona mejor cuando se aplazan las tareas más importantes. Aunque no vale la pena dedicar 20 minutos a enumerar los costes de no salir a correr por la tarde, enumerar los costes será de gran ayuda para una tarea como ahorrar para la jubilación. Añade a tu lista todas las formas en las que procrastinar el ahorro para la jubilación podría afectar a tu vida social, tus finanzas, tu estrés, tu felicidad, tu salud, etc.

También vale la pena hacer una lista de las cosas que pospones personal y profesionalmente, grandes y pequeñas, mientras calculas los costes de la procrastinación para cada una de ellas.

Desconectar.

Nuestros dispositivos ofrecen una cornucopia de distracciones, ya sea el correo electrónico, las redes sociales o los mensajes de texto con amigos y familiares. Esto es especialmente difícil a medida que nuestro trabajo se vuelve más ambiguo y desestructurado (dos desencadenantes de la procrastinación).

Cuando notes que utilizas tu dispositivo para procrastinar, desconéctate. A veces, cuando estoy escribiendo, llego a poner mi teléfono en otra habitación y apago el WiFi de mi ordenador. Otras veces, recurro a una aplicación como Freedom o Self Control, que bloquea el acceso a los sitios que me distraen y me obliga a reiniciar físicamente el ordenador para restablecer el acceso.

Esto puede parecer drástico, y lo es. Desactivar las distracciones digitales antes de tiempo no te da otra opción que trabajar en lo que es realmente importante.

Hay formas probadas de combatir la procrastinación para que no se interponga en el camino de la realización de tus tareas más importantes. La próxima vez que te resistas a una tarea, considera si pone en marcha alguno de los desencadenantes de la procrastinación, trabaja dentro de tu nivel de resistencia, oblígate a empezarla, haz una lista de los costes de posponer la tarea o desconéctate de Internet.

Nuestros especialistas esperan por ti para que los contactes a través del formulario de cotización o del chat directo. También contamos con canales de comunicación confidenciales como WhatsApp y Messenger. Y si quieres estar al tanto de nuestros novedosos servicios y las diferentes ventajas de contratarnos, síguenos en Facebook, Instagram o Twitter.

Si este artículo fue de tu agrado, no olvides compartirlo por tus redes sociales.

Referencias Bibliográficas

Ferrari, D., O'Callaghan, J., y Newbegin, A. (2005).Prevalence of procrastination in the United States, United Kingdom and Australia: Arousal and avoidance delays among adults. North American Journal of Psychology, 7,1-6.
McCown, W., Ferrari, J., y Johnson, J. (1991). Dilación Rasgo en los hijos adultos autodenominados de bebedores excesivos: un estudio exploratorio. En: Revista de Personalidad y Conducta Social, 4(6), pp. 147-151. DOI: 0301.
Rothblum, E. (1990). El miedo al fracaso. La psicodinámica, necesidad logro, miedo al éxito, y la dilación models. Handbook de la ansiedad social y la evaluación. PlenumPress: Nueva York
Procrastinación

Procrastinación. Foto: Unsplash. Créditos: Tim Gouw

Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!