El empirismo es una teoría filosófica que sostiene que el conocimiento humano se deriva enteramente de la experiencia sensorial. Como rama de la epistemología, el empirismo ignora el concepto de ideas instintivas y se centra completamente en la experiencia y la evidencia en lo que se refiere a la percepción sensorial. El empirismo es una escuela filosófica que sostiene que el conocimiento sólo puede (o se obtiene principalmente) a partir de la experiencia sensorial.

En consecuencia, rechaza cualquier (o mucho) uso del razonamiento a priori en la recopilación y análisis del conocimiento. Compite con el racionalismo según el cual la razón es la fuente última de conocimiento. La filosofía del empirismo se presentó por primera vez en An Essay Concerning Human Understanding de John Locke. Locke argumentó que la única forma en que los humanos adquieren conocimiento es a través de la experiencia. Locke argumentó firmemente que los humanos son incapaces de formular o poseer ideas inherentes. Para ello, los métodos empiristas tradicionales deben complementarse con principios extralógicos que no sean estrictamente empíricos.

Racionalismo y Empirismo

Las "leyes del movimiento" matemáticas de la nueva ciencia son generalizaciones a las que se llega inductivamente al razonar desde un enorme número de enunciados particulares hasta conclusiones universales. Los filósofos británicos normalmente consideraban este enfoque empírico como la clave del éxito de su héroe, Isaac Newton (aunque, de hecho, esa afirmación es ciertamente discutible). Los filósofos británicos ya tenían una marcada inclinación empírica a finales de la Edad Media en la filosofía de William of Ockham y el filósofo renacentista Francis Bacon.

El contemporáneo de Descartes, Thomas Hobbes, también defensor de la nueva ciencia mecanicista, fue en muchos sentidos un empirista, pero se considera que la tradición del "empirismo británico clásico" comienza con John Locke porque fue él quien trató de llevar el enfoque empirista a hacer filosofía a la nueva forma "moderna" -a la Descartes- partiendo de la certeza de nuestras propias ideas.

Así, los dos enfoques principales han sido tradicionalmente etiquetados como "racionalista" y "empirista". Los racionalistas consideraron la evidencia de ilusiones, sueños, alucinaciones, etc., para establecer que las percepciones sensoriales podrían servir como base solo para creencias sobre la apariencia de las cosas. Dado que (de acuerdo con la visión mecanicista del mundo) se sostiene que la realidad es muy diferente de su apariencia a nuestros sentidos, los racionalistas concluyeron que las percepciones sensoriales no pueden ser la base del conocimiento científico.

Empirismo y Conocimiento Científico

Por tanto, el conocimiento científico debe descansar en ideas suministradas no por los sentidos sino por la "mente" o -como ellos dicen- por la "Razón". Para el racionalista típico, las matemáticas (particularmente la geometría) ejemplificaron exactamente esta característica: los objetos de las matemáticas no se perciben sino que se conciben; no son objetos de los sentidos sino pensamientos de la mente. Por tanto, los juicios de las matemáticas tienen una universalidad y una necesidad que carecen de juicios basados en percepciones sensoriales.

La obvia dependencia de la nueva ciencia mecanicista de la descripción matemática de los cuerpos en movimiento se considera así como lo que da certeza a la nueva ciencia; es el puente que conecta la epistemología racionalista con la visión mecanicista del mundo. Descartes afirmó que las ideas clave mostraban "claridad" y "distinción" para la mente atenta, y afirmó que su noción de "sustancias pensantes" ("mentes") y "sustancias extendidas" ("cuerpos") tenían precisamente esta claridad y distinción. Los compañeros racionalistas estuvieron de acuerdo hasta el último paso. Se quejaron de que las ideas de Descartes de "mente" y "cuerpo", lejos de ser claras y distintas, eran de hecho oscuras y confusas.

Así, construyeron sus concepciones de la realidad sobre diferentes (supuestamente) ideas "innatas" y produjeron de manera bastante natural filosofías radicalmente diferentes de la versión cartesiana del mecanismo. Aparte del propio Descartes (un católico francés), las luces filosóficas más brillantes de esta tradición fueron Spinoza (un judío que vivía en Holanda) y Leibniz (un protestante alemán). Proporcionó el trasfondo filosófico de gran parte de la brillante física matemática realizada en Francia, Holanda y Alemania a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Por eso hablamos de la tradición de los "racionalistas continentales".

Locke y la Construcción de la Teoría Empirists

Locke se compromete a construir una teoría empirista del conocimiento mediante lo que él llama su "método histórico llano" de mostrar cómo todos los contenidos de la mente -que es una "pizarra en blanco" (tabula rasa) al nacer - ingresan a la mente a través de la experiencia, ya sea externamente a través de los sentidos (ideas de sensación) o internamente a través de la experiencia de sus propias operaciones (ideas de reflexión). Pero Locke también quiere defender la cosmovisión mecanicista de la nueva ciencia -en su caso, el logro de Newton- y, al hacerlo, su supuesto empirismo incluye muchas "impurezas" racionalistas.

Dado que toda idea es, por definición, la posesión "privada" de la mente que la piensa, no hay forma de demostrar que alguna idea (supuestamente) innata muestre realmente las características de claridad y distinción. De hecho, los empiristas consideraban que toda la hipótesis de las ideas innatas era improbable, incoherente e innecesaria para una explicación adecuada del conocimiento. Así, los empiristas propusieron mostrar cómo todas las ideas necesarias para el tipo de conocimiento proporcionado por la nueva ciencia podrían derivarse de la sensación. Para los epistemólogos de esta convicción, la certeza otorgada a la nueva ciencia se basa en la afirmación de que su descripción de la naturaleza se basa en evidencia observacional que, en último análisis, se reduce a un enorme número de sensaciones particulares de sujetos particulares.

El empirismo y sus limitaciones

La crisis del empirismo moderno es que la culminación lógica de estas fases del empirismo moderno niega la existencia de la realidad objetiva. También ignora la relación dialéctica de los factores subjetivos y objetivos del conocimiento. Los empiristas tradicionales enfatizaron que la experiencia sensorial es la única guía en nuestra comprensión del mundo; que es el único método y criterio de conocimiento y verdad.

Esta opinión o juicio no se puede establecer sobre la evidencia de la experiencia, debe ser tratado como incierto, falso o incluso supersticiones, no existen ideas que no sean manejables en términos de experiencia sensorial. "El hombre es la medida de todas las cosas"; los sofistas griegos antiguos pueden ser denominados como el precursor de los empiristas modernos, particularmente de la "mente" de Locke como la "Tabula rasa" (Locke, 1959). Según ellos, el hombre obtiene conocimiento a través de las cinco experiencias sensoriales: vista, oído, olfato, tacto y gusto. Por supuesto, se puede distinguir entre experiencia directa e indirecta.

La experiencia directa significa que uno se familiariza con un objeto a través de un contacto físico con el objeto, como A huele la rosa, D toca la mesa y Z oye un sonido. Por otro lado, la experiencia indirecta consigue que el sujeto se involucre personalmente en el proceso de conocimiento. Obtiene conocimiento sobre el objeto al escuchar a alguien o al leer un libro. Sin embargo, las experiencias directas o indirectas no suponen una diferencia esencial en cuanto a los medios a través de los cuales se adquiere el conocimiento.

El empirismo condujo al subjetivismo

El empirismo finalmente conduce al subjetivismo, que no solo niega la existencia independiente de la realidad subjetiva, sino que también ignora por completo la relación dialéctica entre los factores subjetivos y objetivos del conocimiento. No puede ver cómo lo objetivo enriquece a lo subjetivo (Passmore, 1932). Ignora el carácter dialéctico de la relación sujeto-objeto. El empirismo privaría a la filosofía de cualquier tipo de búsqueda para conocer la "realidad". Solo analizaría objetos y dejaría el estudio de la realidad (Lenin, 1967).

Pero es muy necesario tener algún conocimiento del todo cuando tratamos de conocer las partes analíticamente. Un empirista todavía puede insistir en que el enunciado es a posteriori en el sentido de que se conoce sobre la base de la experiencia y lo que tenemos que esperar el veredicto de la experiencia para determinar si el enunciado es verdadero o falso (Hospers, 1967). En este caso, el empirista debe sostener que el enunciado puede ser verdadero o falso. Pero quizás pocas personas acepten este punto de vista. Incluso un escéptico que tenga dudas sobre si el sol saldrá por el este. No es probable que niegue que nuestra afirmación sea necesariamente cierta.

Conclusión

Hemos tratado de mostrar cómo en nuestro razonamiento cotidiano damos por sentado, inconscientemente, las afirmaciones sintéticas a priori sin ser conscientes de ello. Si el empirismo es correcto, ningún enunciado que tenga un contenido fáctico puede ser necesario o cierto. En consecuencia, hay dos formas de abordar las verdades de la lógica y las matemáticas que están abiertas al empirista. Como todas las hipótesis empíricas, las verdades de la lógica y las matemáticas eran teóricamente falibles. Al ser generalizaciones inductivas, no eran ciertas, sino muy probables, y la diferencia entre ellas y las hipótesis de las ciencias naturales era una diferencia de grado y no de especie, según la opinión de Mills.

A través de una discusión detallada o un examen crítico de las teorías mencionadas anteriormente, el conocimiento incluye una unidad dialéctica del sujeto y el objeto. Lo subjetivo es producto del desarrollo del mundo material. Lo subjetivo comprende un contenido objetivo en la medida en que refleja la realidad objetiva. La existencia de lo subjetivo es un hecho objetivo, independiente de la conciencia del hombre.

En consecuencia, incluso el objetivo es ante todo una realidad independiente del sujeto y el hecho de que para el sujeto sólo exista en la medida en que el sujeto existe, no es una condición de su propia existencia. El empirismo en el sentido tradicional no puede satisfacer las demandas de las investigaciones en los campos de la epistemología y la metafísica debido a sus limitaciones inherentes. El empirismo no puede proporcionarnos la certeza del conocimiento científico en el sentido de que niega la existencia de la realidad objetiva, ignora la relación dialéctica de los contenidos subjetivos y objetivos del conocimiento.

Referencias Bibliográficas

Hume, D. (ed.) (1960). A Treatise of Human Nature (pp. 47-63). New York: Oxford University Press.

Hume, D. (1902). An Enquires Concerning the Human Understanding (pp. 54-59). Oxford: Oxford University Press.

Hume, D. (1966). Enquires Concerning the Human Understanding and Concerning the Principles of Morals (pp. 160-163). London: Oxford University Press.

Lenin, V. I. (1967). Materialism and Empirio-Criticism (p. 17). Peking: Foreign Languages Press.

Locke, J. (1959). An Essay Concerning Human Understanding (Vol. ii, pp. 122-126). New York: Dover Publications.

Qué es el Empirismo

Qué es el Empirismo

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.