Si temes la idea de levantarte frente a un grupo de personas y actuar, no estás solo. Millones de personas sufren de ansiedad por el rendimiento, comúnmente llamado "miedo escénico". Los atletas, músicos, actores y oradores públicos a menudo tienen ansiedad por el rendimiento, como también se le conoce.

La ansiedad por el rendimiento puede evitar que hagas lo que disfrutas y puede afectar tu carrera. Lo peor de todo es que la ansiedad por el rendimiento puede afectar negativamente tu autoestima y confianza en sí mismo. Aunque puede ser imposible superar totalmente la ansiedad por el rendimiento, hay muchas cosas que podemos hacer para controlar sus emociones y reducir la ansiedad.

¿Qué es el Miedo Escénico?

La ansiedad por el rendimiento o miedo escénico es la fobia más común en los Estados Unidos. Cualquier persona cuya actividad los llame la atención de una audiencia, ya sea grande o pequeña, puede experimentar ansiedad por el desempeño.

La ansiedad por el rendimiento se experimenta con mayor frecuencia como miedo a hablar en público. Sin embargo, las personas cuya carrera u otros intereses les exigen subir al "escenario" para otros fines, es decir, actores, músicos, atletas, etc., experimentarán miedo escénico como un impedimento de su propia actividad particular.

Aunque es tratable, muchas personas simplemente sufren con él, con todas las limitaciones y emociones negativas que impone. No se dan cuenta de que hay ayuda disponible; temen no ser ayudados; o piensan que será demasiado difícil.

Tipos de Miedo Escénico

Algunas personas llegan a grandes extremos para evitar cualquier posibilidad de estar "en el escenario". Estas personas generalmente logran evitar las presentaciones, pero a menudo lamentan la forma en que este miedo controla sus elecciones de vida.

Hay otros cuya ansiedad por el desempeño es menos extrema. No dejan que el miedo dicte sus principales opciones de carrera y vida. Pero se esfuerzan por evitar las presentaciones ocasionales. Por lo general, mantienen su miedo en secreto y tratan de encontrar formas de evitarlo. Como resultado, nunca se sienten seguros. El problema se cierne sobre su cabeza durante largos períodos de su vida, a pesar de que rara vez dan una presentación.

Luego están aquellos cuyo éxito profesional los ha llevado a la necesidad de hablar en público, a pesar de que preferirían evitarlo. Los abogados, ingenieros, arquitectos, autores, médicos, maestros y otros cuyo trabajo se ha vuelto tan exitoso, que son cada vez más solicitados y presionados para presentar sus talentos y conocimientos ante una audiencia.

Y finalmente, hay personas apasionadas por la expresión creativa. En este grupo encontramos artistas, músicos, cantantes, actores, comediantes, oradores profesionales y atletas. Ninguno de ellos es inmune a la ansiedad por el rendimiento.

Síntomas del Miedo Escénico

Ser el centro de atención y tener todos los ojos puestos en ti puede ser estresante. El cuerpo reacciona a esta situación de la misma manera que lo haría si fuera atacado. Se activa el mecanismo de "lucha o huida", razón por la cual los síntomas del miedo escénico son similares a los síntomas que ocurren cuando estamos en peligro real.

Los síntomas de ansiedad por el rendimiento pueden incluir:

  • Pulso acelerado y respiración rápida
  • Boca seca y garganta apretada
  • Temblor de manos, rodillas, labios y voz.
  • Manos sudorosas y frías
  • Náuseas y sensación de malestar en el estómago.
  • Cambios en la visión

Preparándote para Hablar en Público 

El estrés y la ansiedad sobre el desempeño frente a las personas causa ansiedad por el desempeño. Enfrentarse a los miedos y vulnerabilidades, aceptarte como eres y no sentir que tienes que demostrar tu valía ante los demás, es el primer paso para superar la ansiedad por el rendimiento. Ten en cuenta que nadie es perfecto, nadie espera que seas perfecto, y está bien cometer errores.

Debes aprender a redirigir tus pensamientos, creencias, imágenes y predicciones negativas sobre cómo actuar en público. Hacer esto no es tan difícil como podrías pensar.

Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo superarlo.

Conoce el material

No importa cuán conversacional sea en las interacciones casuales cara a cara, siempre hay algo excesivamente intimidante y extraño acerca de estar frente a un grupo. Sin embargo, conocer el material a profundidad, podrá hacer que comiences a hablar con confianza y sin miedo de las preguntas que puedan presentarse. También ayuda ser entusiasta.

Ensaya

Además de conocer el material para que esté justo en la punta de la lengua, ensayar su entrega es primordial. Nuevamente, no se recomienda simplemente salir y comenzar a hablar sin haber practicado muchas veces. Haz esto frente a un espejo para controlar tu expresión facial y lenguaje corporal y así podrás tener una idea de cuándo y con qué frecuencia moverte. Muestra que te sientes cómodo con tu piel y puedes relacionarte con la audiencia.

Una vez que esté satisfechos, puede dar tu discurso frente a un amigo, familiar o compañero de trabajo.  También ayuda a poner el esquema general del discurso en tarjetas. Asegúrate de revisarlo antes del discurso real.

Visualiza el mejor resultado

Hay un tremendo poder en imaginar un resultado positivo, cualquiera sea la situación o actividad. Es el poder del pensamiento positivo o de verte a ti mismo como un éxito. Cuando enmarcas el futuro de esta manera, te proporcionas motivación y aumentas la confianza en tí mismo en el proceso.

Medita

Si tienes tiempo, ve a una habitación tranquila para cerrar los ojos y realizar una breve meditación consciente. Permite que tus pensamientos vayan y vengan y concéntrate solo en el sonido de tu respiración entrando y saliendo. Esto aliviará la ansiedad, la tensión y el estrés y te ayudará a prepararte para el próximo punto de la agenda: tu discurso frente a la audiencia. Esta técnica funciona incluso si el público es familia o amigos y estás a punto de decir algo que puede no ser particularmente agradable o bienvenido.

Respira hondo antes de hablar

Si bien es normal sentir mariposas en la boca del estómago, existe un remedio rápido para solucionar este malestar. Respira hondo antes de abrir la boca para hablar. La respiración profunda, te ayuda a calmar tus nervios y reducir el estrés.

Mírate a ti mismo como alguien más

Esto es un enfoque probado y verdadero para calmar el miedo a hablar en público. Piensa en ti mismo como un actor en el escenario interpretando un papel. Cuando puedes separarte de la persona que habla y adoptar la personalidad interna de otra persona, no es tan intimidante estar en el escenario.

Espera interrupciones

Dependiendo de la situación y la razón de tu discurso, debes esperar interrupciones. Alguien puede tener una pregunta o puede haber una escasez inesperada de energía. Espera lo inesperado y no te sorprenderá.

Anticípate a las preguntas y prepárese para responderlas

En situaciones de negocios, al igual que en los eventos de los medios, las preguntas son la norma. Como orador, se te pedirá su opinión, para aclarar un comentario, agregar información o evaluar algún punto de vista aparentemente extraño o irrelevante. Volviendo a la primera recomendación para conocer el material, una vez que te sientas cómodo con la información que está proporcionando, deberías tener las respuestas necesarias. Si no, puedes decir que las obtendrá y se los proporcionará al solicitante en un período de tiempo razonable. Si la pregunta no es pertinente para el evento o es de alguna manera inapropiada, dilo amablemente y pasa a la siguiente pregunta.

Se hace cada vez más fácil

Es más fácil ser el orador cuanto más lo haces. Y más fácil superar el miedo escénico cada vez. La clave es siempre la preparación. Además, cuanto más minucioso seas en la planificación del discurso y el ensayo, más probabilidades tendrás de tener éxito. Aún puede experimentar un susto momentáneo, pero tendrás las herramientas para conquistarlo y lograr su objetivo.

Tips para combatir la ansiedad de rendimiento

Aquí hay otros consejos adicionales para ayudarte a superar tu miedo escénico y brillar en el escenario, en el campo o en el podio en la defensa de tu tesis:

  • Limita el consumo de cafeína y azúcar el día de la presentación.
  • Come una comida sensata unas horas antes de realizar la defensa para que tengas energía y no tengas hambre. Una comida baja en grasa que incluya carbohidratos complejos (pasta integral, sopa de lentejas, yogur o un burrito de frijoles y arroz) es una buena opción.
  • Cambia el enfoque de ti mismo y de tu miedo al disfrute que estás brindando a los espectadores.
  •  Cierra los ojos e imagina a la audiencia riendo y animando, y te sentirás bien.
  • No te concentres en lo que podría salir mal. En lugar de eso, enfócate en lo positivo. Visualiza tu éxito.
  • Evita los pensamientos que producen dudas sobre ti mismo.
  • Practica respiración controlada, meditación, biorretroalimentación y otras estrategias para ayudarlo a relajarse y redirigir sus pensamientos cuando se vuelvan negativos.
  • Sal a caminar, salte hacia arriba y hacia abajo, sacuda los músculos o haz lo que sea correcto para aliviar sus sentimientos de ansiedad antes de la presentación.
  • Conéctate con tu audiencia: sonría, haga contacto visual y piense en ellos como amigos.
  • Actúa de forma natural y sé tú mismo.
  • Ten en cuenta que el miedo al escenario generalmente es peor antes de la presentación y, a menudo, desaparece una vez que comienza.

Conclusiones

Puedes manejar tu relación con el miedo escénico trabajando con él en lugar de huir y permitir que te lleve a "la zona" de rendimiento óptimo descrita por profesionales de todo el mundo. Tomando en consideración las estrategias mentales y físicas para transformar tu energía nerviosa en energía dirigida antes y durante tu presentación, podrás disfrutar este momentos siendo el centro de atención. Y cuando tu tesis está desarrollada con todos los paramétros de estructura y calidad, exigidos a nivel mundial, no tienes por qué sentir miedo escénico. Y en Online-tesis.com, estamos para cumplirlos.

Referencias Bibliográficas

Caral, J. y González B. (2013). Efectos de la PNL sobre el miedo escénico de estudiantes universitarios. Opción, Año 29, nº 71, pp. 90-106.

Olivares, J. y García López, L. J. (2002). Resultados a largo plazo de un tratamiento en grupo para el miedo a hablar en público. Psicothema,
vol.14.

Toral Madariaga, G. (2008). Comunicación emocional y miedo escénico en radio y televisión. Colombia: Signo y Pensamiento 52, volumen X17.

Ansiedad por el Rendimiento

Miedo Escénico

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.