La pandemia COVID-19 ha creado la mayor disrupción de la educación en la historia, afectando a casi 1.6 mil millones de estudiantes en más de 190 países y todos los continentes. El cierre de escuelas y otros espacios de aprendizaje ha afectado al 94% de la población estudiantil del mundo. Incluso hasta el 99% en los países de ingresos bajos y medianos bajos.

La crisis está exacerbando las disparidades educativas preexistentes al reducir las oportunidades de que muchos de los niños, jóvenes y adultos más vulnerables.  Los que viven en zonas pobres o rurales, niñas, refugiados, personas con discapacidad y desplazados forzosos es poco probable que continúen su aprendizaje. Las pérdidas de aprendizaje también amenazan con extenderse más allá de esta generación y borrar décadas de progreso.

Interrupción de la Educación

De manera similar, la interrupción de la educación ha tenido y seguirá teniendo efectos sustanciales más allá de sus fronteras.  A medida que aumentan las presiones fiscales y la asistencia para el desarrollo se ve sometida a tensión, el financiamiento de la educación también podría enfrentar grandes desafíos. De la misma se exacerban las enormes brechas de financiamiento para la educación anteriores al COVID-19. Para los países de ingresos bajos y los países de ingresos medianos bajos, esa brecha había alcanzado la asombrosa cifra de 148.000 millones de dólares anuales y ahora podría aumentar hasta en un tercio.

Por otro lado, esta crisis ha estimulado la innovación dentro del sector educativo. Hemos visto enfoques innovadores en apoyo de la continuidad de la educación y la formación. Desde la radio y la televisión hasta los paquetes para llevar a casa. Las soluciones de aprendizaje a distancia se desarrollaron gracias a las respuestas rápidas de los gobiernos de todo el mundo que apoyan la continuidad de la educación.

Evaluaciones

El cierre de escuelas, colegios y universidades no solo interrumpe la enseñanza para estudiantes de todo el mundo; el cierre también coincide con un período clave de evaluación y muchos exámenes se han pospuesto o cancelado.

La pérdida de esta información retrasa el reconocimiento tanto del alto potencial como de las dificultades de aprendizaje y puede tener consecuencias perjudiciales a largo plazo.  Es importante destacar que el bloqueo de las instituciones no solo afecta las evaluaciones internas. En el Reino Unido, por ejemplo, todos los exámenes de las principales titulaciones públicas (GCSE y A levels) se han cancelado para toda la cohorte.

Dependiendo de la duración de la cuarentena, es probable que observemos acciones similares en todo el mundo. También es posible que las carreras de algunos estudiantes se beneficien de las interrupciones. Por ejemplo, en Noruega se decidió que todos los estudiantes del décimo grado recibirán un título de escuela secundaria. Los estudios muestran que el abandono en 1968 de los procedimientos de examen normales en Francia (tras los disturbios estudiantiles) tuvo consecuencias positivas a largo plazo en el mercado laboral para la cohorte afectada.

Medidas Consideradas

En la educación superior, muchas universidades y colegios están reemplazando los exámenes tradicionales con herramientas de evaluación en línea. Esta es un área nueva tanto para los profesores como para los estudiantes, y es probable que las evaluaciones tengan un error de medición mayor de lo habitual.

Las investigaciones muestran que los empleadores usan credenciales educativas, como clasificaciones de títulos y promedios de calificaciones, para clasificar a los solicitantes. Por lo tanto, el aumento de los solicitantes reducirá potencialmente la eficiencia de emparejamiento para los nuevos graduados en el mercado laboral, que podrían experimentar un crecimiento de los ingresos más lento y mayores tasas de separación laboral. Esto es costoso tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto.

Graduados

Las carreras de los graduados universitarios de este año pueden verse gravemente afectadas por la pandemia de COVID-19. Han experimentado importantes interrupciones en la enseñanza en la parte final de sus estudios. De la misma manera han sufrido importantes interrupciones en sus evaluaciones y, finalmente, es probable que se gradúen al comienzo de una importante recesión mundial.

La evidencia sugiere que las malas condiciones del mercado en el ingreso al mercado laboral hacen que los trabajadores acepten trabajos peor pagados, y que esto tiene efectos permanentes en las carreras de algunos. Los graduados de programas con altos ingresos previstos pueden compensar su punto de partida mediante ganancias de ganancias tanto dentro como entre empresas. Pero se ha encontrado que los graduados de otros programas experimentan pérdidas permanentes de ingresos al graduarse en una recesión.

En los últimos meses, se han publicado en los medios de comunicación y blogs numerosas opiniones de expertos y pronósticos sobre las consecuencias de la pandemia de COVID-19 para el mundo de la educación superior internacional. En general, el blog QS y el blog Studyportals, contienen numerosos artículos sobre la pandemia COVID-19 y su impacto en la educación superior internacional. Además, especialmente University World News, Times Higher Education, WONKHE y el blog del British Higher Education Policy Institute (HEPI) publican constantemente artículos y pronósticos de expertos relevantes.

Aprovechar el potencial del aprendizaje personalizado y adaptativo

Más allá de la fase inicial de afrontamiento, se encuentra el desafío de abordar las brechas de aprendizaje que inevitablemente se amplían. Incluso antes de COVID-19, la variación entre países, escuelas y aulas, así como dentro, era profundamente preocupante. Un estudio publicado el año pasado revela cómo las disparidades en el rendimiento del aprendizaje no han disminuido durante el último medio siglo. Los más desfavorecidos todavía se desempeñan a niveles que están tres o cuatro años por detrás de los más ricos.

Ahora, con las variables añadidas del aprendizaje remoto, es probable que la divergencia sea aún más marcada. Cuando los estudiantes regresen a la escuela ¿estarán los sistemas educativos adecuadamente preparados para responder a las brechas de aprendizaje exacerbadas por la pandemia?

Muchos de nosotros esperamos que esta crisis sea el momento que la educación ha estado esperando para transformar verdaderamente la forma en que enseñamos y aprendemos. La evidencia sugiere que un enfoque más personalizado a través del aprendizaje adaptativo es prometedor.

Durante demasiado tiempo, los sistemas educativos se han basado en los modos de enseñanza estandarizados y centenarios en masa para todos los estudiantes. Si bien este modelo ha estado desactualizado durante algún tiempo, la crisis educativa causada por COVID-19 finalmente ha hecho que estas deficiencias sean imposibles de ignorar. Ahora más que nunca, se necesita un enfoque de aprendizaje nuevo y más personalizado para abordar las brechas de aprendizaje cada vez mayores que solo han sido magnificadas por la pandemia.

El futuro de la educación

Las habilidades que se enseñan y la organización de la experiencia de aprendizaje son los dos aspectos principales en los que la pandemia puede tener consecuencias duraderas.

La pandemia ha acelerado las tendencias que ya existían con respecto a la transformación del mercado laboral, en particular la transición a la economía digital. Las habilidades digitales son fundamentales, un nuevo tipo de habilidades básicas, profundamente entrelazadas con el aprendizaje digital. Estas habilidades, deben aprenderse en la escuela y actualizarse con el tiempo. Pero el brote de coronavirus también generó una creciente incertidumbre. En un entorno que cambia rápidamente, las habilidades conductuales y socioemocionales son tan importantes como las cognitivas.

El brote de COVID-19 ha demostrado la necesidad de mejores habilidades sociales, emocionales y organizativas que ayudarían a los estudiantes. Asimismo contribuiría que los trabajadores puedan"navegar por la ambigüedad", "ser creativos e imaginativos" y asumir la responsabilidad en tiempos de crisis. La crisis ha sido "una llamada de atención" para la organización del sistema educativo y ha mostrado lo que se puede hacer con la tecnología, pero también las cosas que solo la interacción cara a cara puede hacer.

Transformación del Aula

En el pasado, asumíamos que si la gente se sentaba en un aula, todo estaba bien, pero la pandemia ha puesto de manifiesto las desigualdades dentro del aula tanto en el material como en el nivel de atención requerido. La mayor lección es que la educación necesita integrar mejor la tecnología. El aprendizaje era un lugar y ahora nos estamos dando cuenta de que el aprendizaje es una actividad, y la actividad puede extenderse desde la escuela hasta el hogar.

Esta transformación, que ya estaba en marcha, se ha visto acelerada por el cierre, pero advirtió sobre el impacto que podría tener en toda la sociedad trasladar el proceso de aprendizaje fuera de las escuelas. Como las escuelas y universidades son una parte tan importante de la organización de nuestra sociedad, es probable que los efectos de dicho cambio organizativo vayan más allá del sistema educativo y afecten el equilibrio entre la vida laboral y personal de los trabajadores.

Conclusiones

La pandemia ha sido muy perjudicial para todos, pero ha sido particularmente dura para aquellos estudiantes que no están muy comprometidos o que no tienen suficiente apoyo. Las desigualdades socioeconómicas y la brecha digital son fundamentales para explicar esto.

El cambio repentino al aprendizaje digital puede tener efectos divergentes en el caso del aprendizaje de adultos, de familias con diferentes antecedentes socioeconómicos y educativos. En última instancia, la educación y la capacitación durante y después del COVID podrían terminar reforzando las desigualdades en lugar de reducirlas.

Referencias Bibliográficas

Fredriksson, P, L Hensvik, and O Nordström Skans (2018), "Mismatch of Talent: Evidence on Match Quality, Entry Wages, and Job Mobility", American Economic Review 108(11): 3303-38.

Lavy, V (2015), “Do Differences in Schools' Instruction Time Explain International Achievement Gaps? Evidence from Developed and Developing Countries”, Economic Journal 125.

Maurin, E and S McNally (2008), "Vive la revolution! Long-term educational returns of 1968 to the angry students", Journal of Labor Economics 26(1): 1-33.

Educación en Crisis en la Era Post Covid19

Educación en Crisis en la Era Post Covid19

 

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.