La generalización inductiva es ubicua en la cognición humana; sin embargo, los factores que sustentan esta capacidad al principio del desarrollo siguen siendo controvertidos.

¿Qué es el Razonamiento Inductivo?

El razonamiento inductivo implica hacer generalizaciones a partir de instancias. Es una herramienta poderosa y eficaz para generar nuevos conocimientos. Considere este ejemplo: cuando se les cuenta un hecho novedoso sobre los caimanes (por ejemplo, "los embriones de cocodrilo carecen de cromosomas sexuales"), la mayoría de los adultos concluyen correctamente que los embriones de cocodrilo también carecen de cromosomas sexuales.

Por tanto, hacer una inferencia inductiva sobre la base de lo que se conoce crea nuevos conocimientos. No se garantiza que este modo de inferencia genere un conocimiento correcto (se podría sobregeneralizar incorrectamente un hecho sobre los embriones de cocodrilo a todos los animales ovíparos). Sin embargo, la capacidad de hacer tales inferencias es un sello distintivo de la cognición madura.

¿Cómo nace la inducción en la mente humana?

La inducción en los niños

En particular, no está claro si los niños pequeños utilizan información de tipo de objeto en el curso de la inducción y qué papel juegan las etiquetas lingüísticas en este proceso. En los últimos años, el debate sobre el desarrollo de la inducción basada en categorías ha estado dominado por dos perspectivas alternativas: una explicación de la teoría ingenua (Gelman y Markman, 1986; Markman, 1990) y una explicación basada en la similitud (Sloutsky y Fisher, 2004, pág. 2012). Dos diferencias fundamentales entre estas explicaciones son:

(1) si la inducción basada en categorías surge gradualmente en el curso del desarrollo o si los niños están inicialmente predispuestos a depender de la información del tipo de objeto en el curso de la inducción y

(2) si las etiquetas lingüísticas contribuyen a la inducción inferencia proporcionando información sobre el tipo de objeto o aumentando la superposición de características entre las entidades presentadas.

Cómo realizan la inducción los adultos

En ausencia de información perceptiva para guiar las inferencias, se ha planteado la hipótesis de que los adultos hacen inferencias sobre la base de su conocimiento sobre el tipo de objeto: los objetos que pertenecen a la misma categoría o categorías relacionadas probablemente tengan muchas propiedades en común (Rips, 1975 ; Osherson et al., 1990; Kemp y Tenenbaum, 2008; Hayes et al., 2010; Murphy y Ross, 2010). En otras palabras, se dice que los adultos usan la inducción basada en categorías para generalizar de lo conocido a lo desconocido. A pesar del acuerdo general de que la inducción basada en categorías es un componente omnipresente de la cognición madura (aunque ver Sloman, 1993), hay poco acuerdo sobre los orígenes del desarrollo de esta capacidad.

La Teoría Ingenua

Según el enfoque de la teoría ingenua, desde muy temprano en el desarrollo, las personas primero identifican la pertenencia a la categoría de los elementos en consideración y luego generalizan una propiedad conocida a elementos del mismo tipo: “a los 2 años y medio, los niños esperan que las categorías promuevan ricas inferencias inductivas ... y pueden pasar por alto las apariencias perceptivas contradictorias al hacerlo ”(Gelman y Coley, 1990, p. 802). Además, se ha sugerido que la capacidad de hacer inferencias basadas en categorías no es producto del desarrollo y el aprendizaje.

En cambio, los niños están "inicialmente sesgados" para reconocer que las etiquetas denotan categorías y hacen inferencias sobre la base de etiquetas compartidas y, por lo tanto, de pertenencia a categorías compartidas (Gelman y Markman, 1986, p. 207), una idea que ha tenido una gran influencia en la literatura. (por ejemplo, Keil, 1989; Gelman y Coley, 1990; Booth y Waxman, 2002; Kalish, 2006; Jaswal y Markman, 2007). Por lo tanto, según la explicación de la teoría ingenua, desde una edad muy temprana se espera que los niños realicen inducciones basadas en categorías incluso si la información perceptiva está en conflicto con la información de pertenencia a la categoría.

Como resultado, uno esperaría que incluso los niños pequeños se desempeñaran relativamente bien en tareas de iniciación simples cuando la información de pertenencia a la categoría está disponible. Además, se cree que cualquier mejora observada en el rendimiento con la edad se debe a una reducción del ruido estadístico más que a cambios en los mecanismos de inducción.

Teoría SINC

En contraste con el enfoque de la teoría ingenua, Sloutsky y Fisher (2004) propusieron una explicación basada en la similitud llamada SINC (para Similarity, Induction, Naming, and Categorization). Según SINC, los niños hacen inferencias sobre la base de la similitud general de las entidades presentadas calculadas sobre todas las características del objeto percibido. Dentro de este enfoque, las etiquetas se consideran características del objeto (en lugar de marcadores de categoría) que contribuyen a la similitud percibida en general. Por lo tanto, de acuerdo con SINC, una inferencia puede basarse en etiquetas sin necesariamente estar basada en categorías.

Varios hallazgos sugieren que los niños se basan principalmente en la similitud perceptiva general de los objetos (pero no en la información de pertenencia a la categoría) para hacer inferencias mucho más allá de los años preescolares, posiblemente hasta los 7-9 años de edad (Fisher y Sloutsky, 2005; Sloutsky et al. , 2007; Badger y Shapiro, 2012; Sloutsky y Fisher, 2012). En otras palabras, en contraste con la noción de competencia inicial defendida por los defensores de la explicación de la teoría ingenua, los defensores de SINC sugieren que la inducción basada en categorías no es un defecto del desarrollo, sino que la inducción basada en categorías sigue un curso de desarrollo prolongado.

Estudio Seminal de Gelman y Markman

Quizás la evidencia más fuerte para el relato de la teoría ingenua proviene del estudio seminal de Gelman y Markman (1986). En este estudio, los investigadores pidieron a los niños en edad preescolar y a los estudiantes universitarios que hicieran inferencias sobre los objetos de tipo natural cuando la información de percepción era ambigua o estaba en conflicto con la pertenencia a la categoría (cf. Sloutsky y Fisher, 2004). Se utilizaron etiquetas para comunicar información sobre categorías.

Por ejemplo, se preguntó a los participantes si un elemento objetivo (p. ej., una ardilla marrón) compartía una propiedad no obvia con el elemento de prueba que estaba diseñado para parecerse al objetivo (p. ej., un conejo marrón) o con el elemento de prueba que estaba diseñado para verse diferente del objetivo pero pertenecía a la misma categoría (por ejemplo, una ardilla gris; pero ver Sloutsky y Fisher, 2004 para argumentos divergentes y datos sobre la calibración de la similitud perceptual en este estudio).

La tasa general de opciones de emparejamiento de categorías estuvo por encima del azar, tanto en niños en edad preescolar como en estudiantes universitarios. Estos hallazgos se tomaron como evidencia de que incluso los niños pequeños tienen la creencia (o una teoría ingenua) de que los objetos de tipo natural comparten una serie de propiedades inobservables si pertenecen a la misma categoría y hacen inferencias inductivas sobre la base de esta creencia. Estudios posteriores informaron hallazgos similares en niños más pequeños e incluso en bebés (por ejemplo, Gelman y Coley, 1990; Graham et al., 2004).

Principio Básico de la Generalización Inductiva

El principio básico de la generalización inductiva es que lo que se obtiene de las instancias conocidas puede generalizarse a todos. Su forma más conocida es la venerable inducción por enumeración simple o, más brevemente, inducción enumerativa. Sabemos que algunas A son B; de ella inferimos que todas las A son B. En muchos tratados de lógica, incluso en el último siglo, "inducción" significaba simplemente inducción por simple enumeración.

Una dificultad de esta forma de inferencia inductiva es su alcance limitado. Si la evidencia no se presenta como la oración "A es B", no podemos continuar; si el resultado a respaldar no es de la forma "Todos los A son B". no podemos continuar. Ha habido muchos intentos de ampliar el alcance de esta forma de inferencia inductiva. Estos intentos han generado una familia de formas de inferencia inductiva que denomino "generalización inductiva".  El principio que rige esta familia es la noción de que lo que se obtiene de los casos conocidos puede generalizarse a todos. Por lo tanto, tenemos licencia para inferir desde instancias hasta sus generalizaciones.

Lo que genera la familia es el uso de formas más expansivas de caracterizar y describir instancias y sus generalizaciones. Los métodos de Mill nos permiten hablar de causas. Si tenemos muchos casos de A seguidos de B, tenemos licencia para inferir no solo que A siempre van seguidos de B, pero A causa B

La lógica silogística

El criterio de satisfacción de Hempel se basa en el poder expresivo mucho mayor de la lógica de predicados de primer orden. Podemos considerar frases como "Si alguien es un dios o desciende de un dios, entonces ese alguien es inmortal". Hempel ofreció una descripción precisa de lo que es ser un ejemplo de una oración tan universal.

En un aspecto, sin embargo, los métodos de Mill superaron a los de Hempel. Porque los métodos de Mill permiten una instancia como "Estos A son seguidos por B". para confirmar una generalización de que A causa B La novedad crucial es el nuevo término "causa" que no apareció en la oración de instancia.

El enfoque bootstrap de Glymour para la confirmación es un intento de reparar este defecto. Su relato nos permite usar oraciones de la teoría bajo investigación como un dispositivo interpretativo para introducir nuevo vocabulario teórico en las oraciones conectadas por relaciones de confirmación. La inducción demostrativa hace de este uso interpretativo de oraciones teóricas el contenido completo de la inducción. Sus inducciones se vuelven "demostrativas", es decir, deductivas.

Conclusiones

En todas estas formas de inferencia inductiva, queda sin resolver un solo problema. A veces, una instancia proporciona un fuerte apoyo probatorio para una hipótesis. Una sola instancia puede ser suficiente para establecerlo. En otras ocasiones, muchas instancias pueden proporcionar solo un soporte limitado. Si bien es posible que tengamos fuertes intuiciones sobre qué caso es cuál, de alguna manera simplemente sabemos, ese conocimiento no proviene de las explicaciones de la generalización inductiva. Dos generalizaciones inductivas que parecen esencialmente similares en forma pueden proporcionar fortalezas de apoyo muy diferentes; nada en los relatos que se desarrollarán a continuación nos da una forma sistemática de distinguir.

Referencias Bibliográficas

Badger, J. R., & Shapiro, L. R. (2015). Category structure affects the developmental trajectory of children's inductive inferences for both natural kinds and artefacts. Thinking & Reasoning, 21(2), 206–229.
Gelman, S. A., & Coley, J. D. (1990). The importance of knowing a dodo is a bird: Categories and inferences in 2-year-old children. Developmental Psychology, 26(5), 796–804.
Sloutsky, V. M., & Fisher, A. V. (2004). Induction and Categorization in Young Children: A Similarity-Based Model. Journal of Experimental Psychology: General, 133(2), 166–188.
Sloutsky, V. M., & Napolitano, A. (2003). Is a picture worth a thousand words? Preference for  auditory modality in young children. Child Development, 74, 822-833.
Generalización Inductiva

Generalización Inductiva

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.