Si bien las perspectivas émica y etica para la comprensión del comportamiento social se vieron por primera vez en los estudios de antropología cultural, la aplicación de estas perspectivas divergentes ha crecido y se extiende a lo largo de numerosos campos de estudio y géneros de investigación cualitativa.

La perspectiva émica

La perspectiva emica típicamente representa el lenguaje interno y los significados de una cultura definida. El alcance de dicha cultura puede ser bastante amplio. Por ejemplo, un investigador puede estudiar la cultura de todo un sistema escolar o solo un edificio o un aula en particular. También puede referirse a un pequeño grupo de personas que comparten una característica común. Independientemente de cómo se defina el alcance de una cultura, una perspectiva emica intenta captar los significados de los participantes de los eventos del mundo real  y mira las cosas a través de los ojos de los miembros de la cultura que se estudia.

Si bien ahora se ha reconocido el valor tanto en la perspectiva émica como en la ética, varios académicos de la educación perciben la emica como más relevante en la interpretación de una cultura. Igualmente en la comprensión de las experiencias culturales dentro de un grupo en particular. La base detrás del pensamiento de que la perspectiva émica es más relevante es que es imposible comprender y apreciar verdaderamente los matices de una cultura en particular a menos que uno resida dentro de esa cultura. La perspectiva (ética) de un forastero nunca puede captar completamente lo que realmente significa ser parte de la cultura.

La perspectiva ética

En contraste con su contraparte, la perspectiva ética abarca una visión externa de una cultura, lenguaje, asociaciones de significado y eventos del mundo real. Muy a menudo, en la investigación del comportamiento social, la perspectiva ética se asocia con la del investigador. Comprende las estructuras y criterios desarrollados fuera de la cultura como marco para el estudio de la cultura. Cuando un investigador adopta un enfoque ético para su estudio, utiliza teorías, hipótesis y perspectivas preexistentes como construcciones para ver si se aplican a un entorno o cultura alternativos.

Los constructos éticos son relatos, descripciones y análisis expresados ​​en términos de esquemas conceptuales y categorías consideradas significativas y apropiadas por la comunidad de observadores científicos. El uso de una perspectiva o enfoque ético de la investigación es beneficioso. Permite realizar comparaciones entre múltiples culturas y poblaciones que difieren contextualmente. La comparación de diferentes culturas y poblaciones permite a los investigadores desarrollar temas y conceptos transculturales más amplios

Orígenes

El Enfoque de Pike y Harris

Dada la naturaleza subjetiva de la investigación cualitativa, las perspectivas émica y ética juegan un papel importante en la investigación de la historia de la vida. Los términos "emica" y "etica" fueron acuñados por primera vez por el teórico lingüístico Kenneth Pike en 1954. Posteriormente se ampliaron en su libro "El lenguaje en relación con una teoría unificada de la estructura del comportamiento humano" (1967).

El término etico se deriva del sufijo de la palabra fonética que pertenece al estudio de los sonidos que se utilizan universalmente en el lenguaje humano. Específicamente, la función de los sonidos dentro de un lenguaje independientemente de sus significados. De manera similar, "emico" proviene de la palabra fonémica que se ocupa principalmente de la acústica, las propiedades externas y los significados de las palabras.

Comprensión del Comportamiento Humano

Aplicado al estudio del comportamiento humano, el punto de vista ético de Pike estudia el comportamiento desde fuera de un sistema particular. El punto de vista emico resulta de estudiar el comportamiento desde dentro del sistema. Poco después de su introducción a la lingüística, el teórico antropológico Marvin Harris utilizó "emico" y "etico" en su libro "La naturaleza de las cosas culturales". Al ser un antropólogo cultural, el uso de Harris de los términos difería no sólo en su aplicación, sino también en cómo se definieron.

Argumentó que en lugar de centrarse en los posibles significados y creencias de la perspectiva interna (emic)a de un grupo en particular, lo que tenía más importancia eran las causas materiales (es decir, culturales, espirituales, políticas) de esos significados y creencias. Las connotaciones culturales de Harris para los términos diferían de las de Pike en que un enfoque émico se definía como un enfoque más centrado en una cultura. Un enfoque ético implicaba la comparación de dos o más culturas como un medio para identificar características comunes. Después de la publicación de Harris, se produjo un debate de décadas entre Pike y Harris centrado en la definición y el uso apropiados de los términos.

Comprensión del Comportamiento Social

Agar (2011) explicó que "los términos se difundieron en otras ramas de la ciencia durante la década de 1970 y al mismo tiempo se convirtieron en palabras comunes en el idioma inglés" (p. 17). A medida que el uso de emica y etica se hizo más frecuente, también lo hizo la confusión con respecto a sus definiciones y cómo se aplicaban sus distinciones. Agar encontró en una revisión de la literatura que:

"los autores equiparan emica y etica con verbal versus no verbal, o como conocimiento subjetivo versus conocimiento científico, o como bueno versus malo. O como comportamiento ideal versus comportamiento real, o como descripción versus teoría, o como privado versus público, o como etnográfico. . versus etnológico ... "(p.21),

Debido a la confusión que rodea a estos términos, proporcionó ahora una breve explicación de cómo las perspectivas émica y ética se definen y utilizan con frecuencia en la investigación.

Distinciones Culturales entre las Perspectivas Émica y Ética

La distinción émica y ética se refiere a las dos estrategias de investigación tradicionales utilizadas para estudiar fenómenos en diferentes culturas. Los términos "émica" y "ética" fueron tomados del estudio de la lingüística. Específicamente, "ética" se refiere a la investigación que estudia las diferencias transculturales. "Émica" se refiere a la investigación que estudia completamente una cultura sin (o solo un enfoque secundario) transcultural. La investigación ética busca definir fenómenos comunes a través de culturas que pueden usarse para definir un conjunto de fenómenos universales entre todas las culturas. La investigación émica carece de este aspecto.

Los defensores del punto de vista emico postulan que los fenómenos deben estudiarse desde su propio contexto cultural. Por ejemplo, los estudios de las estrategias de aprendizaje de los estudiantes chinos deberían proporcionar una descripción detallada de estas estrategias. Además presumiblemente relacionarlas con características relevantes de la cultura china, como la filosofía confuciana. Por el contrario, los investigadores éticos pueden utilizar un cuestionario para comparar las estrategias de aprendizaje de los estudiantes chinos y estadounidenses.

Muchos investigadores ahora reconocen que es mejor considerar que las dos estrategias se encuentran en un continuo que como mutuamente excluyentes e incompatibles. Por tanto, la distinción émic y étiac se ha redefinido como una referencia a los puntos finales de un continuo que va desde la especificidad cultural (émica) a la universalidad (ética).

El Modelo de Cinco Factores

En este nuevo enfoque, los aspectos émico y ético pueden coexistir y trabajar juntos. Muchos fenómenos estudiados en la investigación transcultural tienen aspectos tanto universales como específicos de la cultura. Por ejemplo, a pesar de sus limitaciones, existe evidencia de que el Modelo de Cinco Factores (FFM, que comprende constructos etiquetados como Neuroticismo, Extraversión, Apertura, Amabilidad y Conciencia) se puede discernir universalmente.

Por otro lado, aunque la FFM occidental puede encontrarse en todas las culturas, es posible que el modelo no capture adecuadamente los aspectos específicos de la cultura de la personalidad que pueden existir más allá de los aspectos universales. Los estudios en China, por ejemplo, proporcionan evidencia de que el FFM ofrece una interpretación incompleta de la personalidad china. El modelo no mide adecuadamente los aspectos relacionales de la personalidad. Por ejemplo, el grado en que una persona encaja en su grupo, como un aspecto destacado de la personalidad china.

De manera similar, estudios en varios grupos culturales en Sudáfrica sugieren que la amabilidad es un rasgo demasiado estrecho para cubrir todos los aspectos sociales principales de la personalidad. Por ejemplo, la bondad (que involucra aspectos como la amabilidad, el agradecimiento y la empatía) y la armonía de las relaciones (que involucra aspectos como acomodaticia, flexibilidad y humildad.

Estos conceptos se mencionan con frecuencia en entrevistas semiestructuradas cuando se pidió a personas de todos los principales grupos étnicos de Sudáfrica que describieran a personas que conocían bien. Estas entrevistas también revelaron grupos de descripciones de personalidad que podrían capturarse en términos de la FFM. La extraversión, el neuroticismo y la conciencia se podían discernir fácilmente en los datos, mientras que la apertura se encontró tanto en términos de intelecto como de amplitud de miras.

Tensiones entre la perspectiva émica y etica

Dentro de la investigación cualitativa, hay una serie de metodologías que favorecen significativamente la émica, la ética y viceversa. Independientemente de la metodología empleada, muchos investigadores del comportamiento social residen en la tensión entre los dos extremos. Dada la subjetividad ineludible que todo investigador aporta a un estudio a través de sus experiencias, ideas y perspectivas pasadas, es imposible lograr una perspectiva exclusivamente émica. Por el contrario, si un investigador adopta una perspectiva o un enfoque puramente éticos de un estudio, corre el riesgo de pasar por alto los matices, significados y conceptos ocultos dentro de una cultura que solo pueden extraerse a través de entrevistas y observaciones.

Durante años, la literatura dentro de la antropología estuvo repleta de debates sobre el valor de las perspectivas émica versus ética. Sin embargo, con el tiempo, ambas perspectivas se consideraron valiosas en el estudio del comportamiento social. En la investigación cualitativa, la divergencia entre las perspectivas émica y ética ahora se percibe como una oportunidad más que como una limitación. Agar (2011) argumentó que "ética y émica, lo universal y lo histórico particular, no son tipos separados de comprensión cuando una persona le da sentido a otra. Ambos son parte de cualquier comprensión" (p. 39). De esta manera, las mismas diferencias pueden resultar fructíferas. Lett (1990) ha explicado que "un tema común subyacente a muchos estudios cualitativos es demostrar cómo las perspectivas de los participantes pueden divergir dramáticamente de las de los forasteros" (p.13).

Los Valores

Sin embargo, todavía existen tensiones debido a preguntas como "¿Por qué valores deben guiarse las observaciones?" y "¿Cómo es posible comprender al otro cuando los valores del otro no son los propios?". Lett (1990) argumentó que las diferencias entre las perspectivas émica y ética siempre están presentes debido al propio sistema de valores del investigador que, en última instancia, guía el diseño, la ejecución y el informe de un estudio. Las características personales como la edad, el género, la orientación sexual, la raza y la etnia pueden desempeñar un papel importante en la divergencia entre los puntos de vista émico y éticp sobre el mismo tema. Incluso en los casos en que se describe un evento del mundo real. El autor afirma:

"[e] l proceso descriptivo no puede cubrir completamente todos los eventos posibles que podrían haber sido observados en un escenario de campo. Incluso el uso de grabaciones de video o cintas de comportamiento social ... tiene sus parámetros básicos: dónde, cuándo y qué registro — definido por el investigador "(p.12).

Además, "el escritor decide no solo qué eventos particulares son significativos, cuáles meramente merecen ser incluidos, cuáles son absolutamente esenciales y cómo ordenar estos eventos, sino también qué se cuenta como un 'evento' en primer lugar" (p. 48).

Categorías y Selectividad

Los investigadores del comportamiento social y cultural a menudo utilizan categorías y esquemas preexistentes para analizar e informar sobre sus hallazgos. En consecuencia, la selectividad puede ocurrir durante el análisis de datos cualitativos, ya sea intencional o no, debido a las categorías preconcebidas y al esquema que un investigador emplea para asignar significado.

Nuestros especialistas esperan por ti para que los contactes a través del formulario de cotización o del chat directo. También contamos con canales de comunicación confidenciales como WhatsApp y Messenger. Y si quieres estar al tanto de nuestros novedosos servicios y las diferentes ventajas de contratarnos, síguenos en Facebook, Instagram o Twitter.

Si este artículo fue de tu agrado, no olvides compartirlo por tus redes sociales.

Referencias bibliográficas

Agar, Michael (2011). Making sense of one other for another: Ethnography as translation. Language & Communication, 31, 38-47.

Agar, Michael (2011). Making sense of one other for another: Ethnography as translation. Language & Communication, 31, 38-47.

Lett, James (1990). Emics and etics: Notes on the epistemology of anthropology. In Thomas N. Headland, Kenneth L. Pike & Marvin Harris (Eds.), Emics and etics: The insider/outsider debate (pp.127-142). Newbury Park, CA: Sage.

También te podría interesar: La Disciplina de la Fenomenología

Aplicación de las perspectivas Émica y Ética

Aplicación de las perspectivas Émica y Ética

 

Abrir chat
1
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!