Compartir este Post

La procrastinación o postergación es un hábito que se observa en muchas personas. Muchos investigadores creen que es una de las tendencias inherentes al ser humano. La procrastinación está con nosotros en muchos casos y se expresa en una variedad de condiciones influenciadas por la cultura.

Entre los tipos de procrastinación, la procrastinación académica es la más común. Este tipo de procrastinación se ha definido como la tendencia predominante a posponer las actividades académicas y casi siempre se asocia con ansiedad. Un ejemplo obvio es retrasar el estudio de las lecciones hasta la noche del examen y la prisa resultante afecta al estudiante.

Aunque la procrastinación no siempre es un problema, en la mayoría de los casos puede estar asociada con consecuencias indeseables e irrecuperables al impedir el desarrollo y no el logro de los objetivos. En cuanto a los efectos de la procrastinación, varios estudios han reportado diferentes resultados. Algunos investigadores señalaron sus efectos negativos sobre el aprendizaje y la promoción, y también sobre el rendimiento académico. E incluso algunos mencionaron los efectos positivos de la procrastinación en el rendimiento académico. Además, la procrastinación se asocia con una mala salud mental.

¿Qué es la Procrastinación o postergación?

Algunos autores introducen la procrastinación como un desacuerdo entre la intención y el comportamiento. Lo que pretende el individuo es totalmente diferente de lo que quiere hacer, y cuanto mayor es la diferencia entre intención y comportamiento, mayor es la procrastinación. Sin embargo, parece que la procrastinación es un fenómeno humano que ha llamado la atención de los investigadores desde hace unos 120 años.

La procrastinación se tuvo ampliamente en cuenta antes del inicio de la civilización industrial. John Li (1579), novelista inglés, prestó atención a procrastinar y afirmó que “nada es tan peligroso como procrastinar”. El poeta griego Hozyod también señaló los peligros de posponer las cosas para mañana en el año 800 a. Un general ateniense y Cicerón, un consorcio romaní, se han pronunciado ampliamente en contra de la procrastinación.

Todos los casos anteriores apoyan la persistencia de la procrastinación en el comportamiento humano. No es solo salir tarde de la casa para el trabajo o las citas, sino hablar con amigos en lugar de trabajar en tareas educativas, posponer la comida y el ejercicio son ejemplos del efecto de la procrastinación en la vida diaria de las personas. Todos estos ejemplos tienen consecuencias económicas, psicológicas o biológicas. La procrastinación en la mayoría de los casos tiene una relación inversa con variables como la autoestima, la autoeficacia y la motivación.

Procrastinación Académica

Quizás el tipo más común de procrastinación es la procrastinación académica. Es un retraso en tareas o actividades relacionadas o dependientes del aprendizaje y el estudio. La procrastinación académica es una tendencia a posponer o retrasar las actividades y comportamientos de aprendizaje. Los términos de procrastinación estudiantil y procrastinación académica se usan indistintamente. La procrastinación académica ocurre en todos los niveles educativos. La investigación ha demostrado que la procrastinación entre los estudiantes universitarios de pregrado es más común, y algunos estudios han demostrado que más del 70 por ciento de los estudiantes universitarios procrastinan regularmente.

La procrastinación académica ocurre cuando los estudiantes posponen la finalización de actividades, proyectos y tareas innecesariamente. Tal procrastinación puede crear estrés y ansiedad innecesarios para las personas cuando intentan completar sus tareas con prisa hasta la última fecha límite. Dejar de lado o posponer las tareas no solo puede influir en el sentido de bienestar de la persona, sino que también puede influir en su comunicación con los demás. Otros estudios han demostrado que la procrastinación se asocia con menos éxito en la vida y el énfasis de este estudio, al igual que en muchos otros trabajos, está en la forma negativa de la procrastinación.

Características de la Procrastinación Académica

Las investigaciones actuales denotan la importancia de la procrastinación académica y la necesidad de considerar las acciones necesarias para su prevención y enfrentamiento para brindar salud a los individuos, promover su rendimiento académico y ayudar al progreso de la sociedad. Con este fin, se recomienda entrenar estrategias efectivas a los estudiantes para establecer metas parciales y una planificación efectiva para realizar tareas académicas para reducir la procrastinación académica mediante la consulta y el uso de libros de autoaprendizaje. Los estudios han mencionado 6 características para la procrastinación académica que incluyen:

Creencias psicológicas sobre las habilidades

Aunque otros estudios fracasaron durante la validación del enfoque de 4 factores para la procrastinación académica activa, demostraron que las personas con procrastinación justifican su tendencia a dejar de lado las tareas y su capacidad para trabajar bajo presión. Por lo tanto, un aspecto de la procrastinación incluye creencias psicológicas sobre la capacidad de trabajar bajo presión y se ha definido como «búsqueda de sensaciones» en estudios similares . En otras palabras, las personas con procrastinación académica buscan trabajar bajo presión ya sea activa o inactivamente. Es decir, estas personas tienen una creencia innegable en su capacidad para trabajar bajo presión. De hecho, esta creencia también se afirmó en otro estudio. Sokolowska afirmó que existe algo que se conoce como autoimagen académica.

Es una visión reflexiva que las personas tienen sobre sí mismas y especifica la creencia de los estudiantes sobre su eficacia o ineficacia. Cuanto más alta es la creencia de los estudiantes sobre su eficacia, más probable es la procrastinación en ellos, y se relaciona con la “fiebre de la noche de exámenes” resultante de su autoconfianza en su capacidad y una visión positiva de sí mismos [42]. Schraw demostró que las personas con procrastinación y las personas que estudian en la noche del examen experimentan un mayor nivel de desafío cuando posponen el estudio hasta el último momento. Sin embargo, los resultados de otro estudio muestran que los estudiantes que retrasan el estudio hasta la noche del examen son pobres en las actividades de clase.

Distracción

Los estudios sobre la procrastinación indican que las personas con procrastinación se distraen fácilmente con actividades más interesantes o divertidas. Así, en su mayoría dan prioridad a las actividades más placenteras. En lugar de trabajar en los casos más importantes, prefieren dormir, ver la televisión o jugar, para distraerse o alejarse de las responsabilidades. Una de las razones por las que los estudiantes se distraen y reemplazan otras actividades es que hacer tareas y proyectos les resulta molesto.

Se ha encontrado que cuanto más a las personas no les gusta un trabajo, más postergan y reemplazan actividades más interesantes. Los bajos niveles de perseverancia y los altos niveles de distracción cuando se trabaja en tareas y las habilidades de planificación deficientes se han identificado como factores que afectan la procrastinación. Evadir trabajar en las principales responsabilidades es una de las principales características de las personas con procrastinación. Reemplazan constantemente el enfoque en actividades y tareas específicas por otras actividades y comportamientos.

Factores sociales de la procrastinación

Los estudios sobre la procrastinación indican que las personas con procrastinación fallan en los comportamientos de autorregulación que tienen un alto estrés. La autorregulación incluye la capacidad de coincidir en la regulación del desempeño del individuo en diferentes entornos. Así, las personas con procrastinación ignoran los plazos de los proyectos cuando se encuentran en condiciones estresantes. Los factores sociales pueden aumentar la evitación del trabajo o la evasión de las tareas.

Los estudiantes suelen ser aquellos que se encuentran al comienzo de la edad adulta o en el período de la adolescencia entre los 18 y los 23 años. Esta edad viene determinada por la compatibilidad social y la independencia. Los estudiantes intentan planificar su tiempo con los amigos y la familia. Nuevos sentidos de independencia y autoridad se suman a esta lucha, y los estudiantes universitarios pueden dejar de lado los plazos relacionados con las tareas académicas y optar por trabajar o socializar con los amigos. Así, los factores sociales denotan y exacerban la procrastinación.

Falta de habilidades de gestión del tiempo

La gestión del tiempo se puede definir como la capacidad de controlar las actividades y los comportamientos de manera que se maximice el tiempo disponible. Las personas con procrastinación son incapaces de administrar su tiempo y existe una gran diferencia entre su percepción real y sus comportamientos percibidos. Las habilidades de gestión del tiempo no son un atributo inherente, sino una característica aprendida por las personas. La gestión del tiempo es un factor importante para la procrastinación en el complejo académico.

Para tener éxito en un entorno académico, los estudiantes deben realizar sus tareas a tiempo y respetar los plazos. Deben completar sus tareas en los plazos. La mala gestión del tiempo puede llevar al olvido de tareas, dejando de lado el estudio sin un propósito específico para los últimos momentos o trabajando en actividades menos importantes en lugar del trabajo académico. Así, la gestión del tiempo defectuosa puede definirse como una característica de las personas con procrastinación académica.

Falta de pasión personal

Algunos investigadores presentan la procrastinación como un retraso ineficiente. Tal retraso no solo puede deberse a variables situacionales o sociales, sino que también puede deberse a características de personalidad o actitud denominadas pasiones. La pasión es la disposición general o la capacidad para iniciar o realizar las tareas con energía. Si hay poca pasión en el estudiante, no habrá un fuerte estímulo para completar las tareas a su debido tiempo. Caruth reconoció la falta de motivación o pasión personal como una razón para la procrastinación. En general, cuando los estudiantes están motivados, serán más eficientes académicamente. La motivación es un estímulo para el éxito y puede ser interna o externa.

Pereza

Diferentes estudios relacionados con la procrastinación académica han señalado el impacto de tres factores. Estos factores incluyen el miedo al fracaso, la evasión del trabajo y la pereza. La pereza es la tendencia a evadir el trabajo, cuando se necesita fuerza física. Por lo tanto, la procrastinación puede ir acompañada de un gran deseo de evitar la escolarización o la pereza. Además de los factores mencionados, los factores situacionales de la procrastinación incluyen cualidades inherentes a las tareas, como el atractivo, la importancia o la dificultad, y las características de los profesores también se mencionan como factores que afectan la procrastinación académica.

Conclusiones

Considerando el hecho de que la procrastinación y especialmente la procrastinación académica es un fenómeno relativamente común, y está aumentando por el progreso tecnológico, y dados sus impactos en la salud física y mental del ser humano, así como sus consecuencias en el progreso académico y las actividades sociales, la identificación de la procrastinación especialmente Se debe enseñar a los docentes y estudiantes la procrastinación académica, sus características, planificación y estrategias de afrontamiento, y se debe crear motivación para su prevención y afrontamiento de manera que se reduzca al máximo su prevalencia.

El uso creciente de Internet es otro factor que provoca la pérdida de control del tiempo por parte de los estudiantes, por lo que puede ser eficaz para crear la procrastinación académica. Se afirma que los estudiantes que están ausentes pueden volverse indiferentes a sus responsabilidades académicas. Los estudiantes que no tienen éxito en términos de escolarización también pueden perder la motivación para aprender de manera oportuna, y la procrastinación puede aumentar en estos estudiantes. Esta relación entre la procrastinación académica y el rendimiento académico es mutua, es decir, alguien que se retrasa en hacer sus tareas, tiene bajo rendimiento académico, y una persona con bajo rendimiento académico tendrá más probabilidades de procrastinar.

Los estudios sobre la procrastinación enfatizan este concepto común de que la procrastinación académica tiene resultados negativos para los estudiantes en relación con su rendimiento académico y sentido de bienestar. Los resultados relacionados con la salud incluyen estrés mental, reacciones de estrés físico, problemas relacionados con el sueño, fatiga y enfermedades. Los resultados emocionales incluyen ansiedad, ira, vergüenza, insatisfacción y sensación de presión, sentimientos de culpa y sentimientos de inseguridad. Una de las consecuencias negativas de la procrastinación es la ansiedad ante los exámenes.

También te puede interesar: ¿Qué es la Bibiografía?

Procrastinación Académica

Procrastinación Académica

Compartir este Post
Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenido(a) a Online Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!