La automotivación es la capacidad de impulsarse a sí mismo a tomar la iniciativa y la acción para perseguir metas y completar tareas. Es un impulso interno para actuar, para crear y lograr. Es lo que te empuja a continuar con tus tareas. El tema de la automotivación, sin embargo, está lejos de ser simple. Las personas pueden estar motivadas por muchas cosas, tanto internas como externas, como el deseo de hacer algo, el amor por alguien o la necesidad de dinero.

De esta manera, la capacidad de motivarse a sí mismo, la automotivación, es una habilidad importante. La automotivación impulsa a las personas a seguir adelante incluso frente a los reveses, a aprovechar las oportunidades y a mostrar compromiso con lo que quieren lograr.

¿Qué es la motivación?

La motivación es lo que nos empuja a alcanzar nuestras metas, sentirnos más realizados y mejorar nuestra calidad de vida en general. Comprender y desarrollar su automotivación puede ayudarlo a tomar el control de muchos otros aspectos de su vida.

La motivación es parte integral del concepto de inteligencia emocional. Goleman (2003), identificó cuatro elementos que conforman la motivación:

  • Impulso personal para lograr o cumplir con ciertos estándares;
  • Compromiso con los objetivos personales u organizativos;
  • Iniciativa, definida como la disposición para actuar sobre las oportunidades
  • Resiliencia, definida como la capacidad de seguir adelante y perseguir objetivos aunque existan contratiempos.

Los elementos de la automotivación

Impulso personal para el logro

Podrías pensar en un impulso personal para lograr logros como ambición, o tal vez empoderamiento personal. Sin embargo, también vale la pena pensarlo en términos de mentalidad.

Aquellos con una mentalidad fija creen que el talento está arraigado y que no podemos cambiar nuestro nivel de capacidad. Quienes tienen una mentalidad de crecimiento creen que pueden mejorar sus habilidades a través del trabajo y el esfuerzo.

Las investigaciones muestran que aquellos que creen que pueden mejorar, es decir, que tienen una mentalidad de crecimiento, tienen muchas más probabilidades de lograrlo en cualquier ámbito que elijan. Por lo tanto, una mentalidad de crecimiento es un elemento importante en el impulso personal hacia el éxito.

Compromiso con los objetivos

Existe evidencia considerable, incluso si gran parte de ella es anecdótica, de que el establecimiento de metas es importante para nuestro bienestar general. Ciertamente tiene sentido que "si no apuntas a nada, es fácil lograrlo", y que la mayoría de nosotros necesitamos algo en nuestra vida hacia lo que apuntar. Tener conciencia de dónde desea estar y comprender cómo planea llegar allí es una parte vital para mantenerse motivado.

Iniciativa

La iniciativa es, efectivamente, la capacidad de aprovechar las oportunidades cuando se presentan. Es muy fácil dudar, y entonces la oportunidad puede desaparecer. Sin embargo, los viejos dichos "mira antes de saltar" y "los tontos se apresuran a entrar donde los ángeles temen pisar" tienen mucha verdad en ellos. También es importante pensar detenidamente y asegurarse de que está tomando la decisión correcta para usted.

Por tanto, la iniciativa puede considerarse como una combinación de valentía y buena gestión de riesgos:

La gestión de riesgos es necesaria para garantizar que identifica las oportunidades correctas a considerar y que tienen el nivel de riesgo adecuado para ti; y

El valor es necesario para superar el miedo a lo desconocido inherente a las nuevas oportunidades.

Optimismo y Resiliencia

El optimismo es la capacidad de mirar el lado positivo mientras que la resiliencia es la capacidad de mantener una actitud positiva frente a los desafíos. Aunque los dos están estrechamente relacionados, no son exactamente iguales.

Las personas resilientes usan su capacidad de pensar como una forma de manejar las respuestas emocionales negativas a los eventos.

La investigación ha identificado un conjunto común de factores que predisponen a las personas a mostrar resultados positivos frente a una adversidad significativa. Las personas que demuestran resiliencia en respuesta a una forma de adversidad pueden no necesariamente hacerlo en respuesta a otra.

Tipos de motivadores: motivadores intrínsecos y extrínsecos

Al pensar en la automotivación, es útil comprender qué lo motiva a hacer las cosas.  En su forma más simple, puedes pensar en dos tipos de motivación:

Intrínseco = relacionado con lo que queremos hacer.

Extrínseco = relacionado con lo que tenemos que hacer.

Una definición más detallada es:

Intrínseco: Realizar una acción o tarea en función de la satisfacción esperada o percibida de realizar la acción o tarea. Los motivadores intrínsecos incluyen la diversión, el interés y el desafío personal.

Extrínseco: Realizar una acción o tarea con el fin de obtener algún tipo de recompensa externa, incluyendo dinero, poder y buenas notas o calificaciones.

Al respecto, las personas están motivadas por diferentes cosas en los diferentes momentos de sus vidas. Sin embargo, la misma tarea puede tener motivadores más intrínsecos en ciertos momentos y motivadores más extrínsecos en otros. Pero, la mayoría de las tareas tienen una combinación de los dos tipos de motivación.

La importancia de la obligación

¿Qué pasa si una tarea no tiene motivadores intrínsecos ni extrínsecos? La conclusión obvia es que es poco probable que lo hagamos, porque no tendrá sentido. Todos sabemos que no siempre funciona así. Hay otro tema: los sentimientos de obligación.

Los motivadores de la obligación no son estrictamente intrínsecos ni extrínsecos, pero pueden ser muy poderosos. La obligación proviene de nuestra ética personal y sentido del deber, lo que está bien y lo que está mal.

Es posible que te sientas obligado a ir a una fiesta porque fue invitado por alguien que conoce; no habrá ningún beneficio extrínseco o intrínseco obvio para que asista, pero puedes preocuparte de ofender o enfadar a su amigo si no va. Sin embargo, es más probable que disfrutes de la fiesta si vas con una actitud positiva y abierta, esperando que sea divertida. Esto agrega un motivador intrínseco: diversión y disfrute.

La automotivación de la manera fácil

Las metas son puro poder motivacional, pero algo que incluso aumentará el efecto positivo de tener metas es crear un tablero de visión que incluya todos tus objetivos, sueños y visiones. Además, tener un tablero de visión puede ayudarte a tener en cuenta sus objetivos, lo cual es necesario ya que ya no te motivarán tan pronto como los hayas olvidado.

Tu tablero de visión debe incluir fotos de todos los objetivos, metas y sueños que desea lograr y debe colocarse en un lugar donde pueda verlo al menos una vez al día. Preferiblemente, debes colocarlo frente a tu escritorio de oficina, escritorio de casa o donde más lo necesites para motivarte.

Un tablero de visión te ayudará a mantener y fortalecer tu incentivo, ya que te resultará más fácil asociar la emoción y el entusiasmo con un montón de imágenes en lugar de una lista de palabras simples y sin emociones.

Automotivación máxima

Una vez que se haya fijado algunas metas ambiciosas y haya ofrecido la perspectiva de una recompensa por su logro, finalmente podrá utilizar técnicas de visualización que le permitirán la máxima motivación. Definitivamente, la visualización no es ciencia espacial, pero para algunos puede ser necesario algunos intentos para aumentar el efecto de la visualización.

Todo lo que necesitas hacer es imaginarte logrando lo que desea lograr.  Asegúrate de elegir un lugar cómodo y tranquilo donde no te interrumpan cuando visualices. Para aumentar el aspecto motivacional de la visualización, debes imaginar el logro de tus objetivos de la manera más realista posible.

Enciende el deseo

Al ofrecer la perspectiva de una recompensa, puedes encender el deseo de lograr tu objetivo para recibir la recompensa. Esto puede ser más efectivo cuando intentas lograr objetivos muy ambiciosos, ya que te permite desarrollar la perseverancia y la actitud para hacer “lo que sea necesario” hasta lograr el objetivo. Para mantener la efectividad de esta técnica de motivación, solo tendrás que cumplir con estas dos reglas: 1. Nunca te recompenses si no has logrado tu objetivo. 2. Ajusta la recompensa al objetivo: cuanto más ambicioso sea tu objetivo, más emocionante debería ser tu recompensa.

Poder motivacional puro

Una de estas poderosas técnicas de motivación es fijarte metas, ya que te ayudarán a nutrir tu motivación de una manera eficaz y te recordarán la razón por la que pones tanto esfuerzo y trabajo duro en la búsqueda de tus sueños.

Un objetivo elegido sabiamente que realmente desea lograr te permite hacer “lo que sea necesario” hasta que lo hayas logrado, lo que aumentará tu perseverancia y te permitirá alcanzar incluso los objetivos más ambiciosos.

Sin embargo, es fundamental que hayas elegido tus propias metas, sin dejarte influenciar por amigos, familiares y su pareja. Los objetivos heredados que tu entorno te impuso no tendrán ningún beneficio motivacional para tu vida, ya que probablemente no tendrás la ambición ilimitada de lograrlos.

Por lo tanto, es importante asociar los sentimientos positivos con tus objetivos, sin amenazas, consecuencias ni limitaciones. Como nota al margen: cuanto más emocionado estés de comenzar a perseguir tus ambiciosos objetivos, más motivado estarás.

Referencias Bibliográficas

Fortea, Miguel A. y Fuertes, Francisco (1997). Validez de constructo de la necesidad de autorrealización en el marco del modelo motivacional de las características de las tareas. Comunicación presentada al VI Congreso Nacional de Psicología Social, septiembre-octubre, San Sebastián

Goleman, D. (2003), La inteligencia Emocional. Buenos Aires:  Editorial Vergara.

Munné, F. (1989): Entre el individuo y la sociedad. Marcos y teorías actuales sobre el comportamiento interpersonal. Barcelona: PPU, 2ª ed. de 1993

 

Técnicas de Automotivación

Técnicas de Automotivación

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.