Muchos cursos universitarios requieren que memorices cantidades masivas de información. Memorizar para una clase puede ser difícil, pero puede ser aún más frustrante cuando tienes varias clases. Muchos estudiantes sienten que simplemente no tienen una gran capacidad de memoria. Sin embargo, afortunadamente, la memorización no es sólo para un grupo de élite de personas que nacieron con las habilidades adecuadas; cualquiera puede entrenar y desarrollar sus habilidades de memorización.

Los memorizadores competitivos afirman que la práctica de técnicas de visualización y el uso de trucos de memoria les permiten recordar grandes cantidades de información rápidamente.

Las investigaciones muestran que los estudiantes que usan trucos de memoria se desempeñan mejor que los que no los usan. Los trucos de memoria te ayudan a ampliar su memoria de trabajo y acceder a la memoria a largo plazo. Estas técnicas también pueden permitirle recordar algunos conceptos durante años o incluso de por vida.  Finalmente, trucos de memoria como estos conducen a la comprensión y al pensamiento de orden superior.

Creando recuerdos ricos y confiables

Explorar las características comunes de las técnicas de memoria bien utilizadas te ayudará a elegir la estrategia más eficaz. Veamos los cuatro aspectos clave: imágenes, sentidos, emociones y patrones.

Imágenes

Las investigaciones han demostrado que nuestros recuerdos se activan con más fuerza por imágenes que por palabras. Somos particularmente buenos para reconocer imágenes que hemos visto antes. Piensa en cuántos signos, símbolos y logotipos puede identificar en una fracción de segundo. Puedes comenzar fácilmente a inventar tus propias imágenes para ayudarte a recordar.

Para recordar una tarea que necesita hacer en el futuro, puedes intentar crear una imagen mental vívida de lo que realmente está sucediendo. Y cuando conozcas a alguien nuevo, dedica unos segundos a imaginarte algo, cualquier cosa, que pueda darte un recordatorio visual de su nombre.

Sentidos

Tu cerebro puede combinar múltiples sentidos para crear recuerdos fuertes. Algunos de nuestros recuerdos más poderosos están codificados a través de olores, sabores y sensaciones táctiles, tanto como a través de imágenes y sonidos. Utiliza todos los sentidos que pueda para aprender y recordar. No te limites a imaginar las cosas para comprar en el supermercado: imagina también olerlas, tocarlas y saborearlas.

Imagina que estás aprendiendo sobre un nuevo concepto en el trabajo. Podría pensar en construir un modelo físico del mismo. Dale a tu memoria varias rutas sensoriales diferentes de regreso a la información original.

Emociones

Incluso el material importante y serio puede recibir un giro humorístico en su imaginación. Haga que sus imágenes sean emocionantes, extrañas y maravillosas, y tendrá muchas más posibilidades de recordarlas. Puedes ser juguetón y travieso.

Para recordar una idea importante que surge en una reunión, resalte lo más emocionante de ella: desafiante, sorprendente o divertido. Cuando conozcas a alguien nuevo, dedica un momento a pensar si su nombre parece "coincidir" con su carácter.

Patrones

Le das la información a un patrón cuando usas rimas y ritmos, o conviertes conjuntos de letras en palabras o frases mnemotécnicas. Ejemplos de esto son el acrónimo SMART Goals, que es un mnemónico para metas que son específicas, medibles, alcanzables, realistas y de duración determinada; y la frase Every Good Boy Meerves Football, por recordar las notas en las líneas de la clave de sol, EGBDF.

Como verás a continuación, algunas técnicas de memoria utilizan patrones espaciales para almacenar grandes cantidades de información. Para recordar un número de teléfono durante un tiempo breve, puedes repetirlo rítmicamente. O, cuando esté tomando notas, experimenta con diferentes formas de organizar y ordenar tus palabras.

Diseñar mnemónicos efectivos

Cuando empieces a inventar tus propios mnemónicos, ten en cuenta tres principios más: imaginación, asociación y ubicación.

Imaginación: crea imágenes vívidas, atractivas y lo suficientemente ricas como para refrescar tu memoria. Podrías visualizar una situación real para recordarla y reutilizarla, o inventar una que te ayude a escribir, decir o hacer algo en el futuro.

Asociación: aprovecha al máximo el hábito de su cerebro de vincular ideas. Se pueden vincular piezas de información separadas para que las recuerde todas. Eso podría ayudarte a recordar todos los artículos que debes empacar para un viaje, por ejemplo. O se pueden emparejar dos ideas, de modo que una cosa te recuerde a la otra. Usando esa estrategia, podrías pensar en tu colega sosteniendo un micrófono para recordar que su nombre es Mike.

Ubicación: usa tus recuerdos de lugares del mundo real para ayudarte a recordar material nuevo. Ya que puedes recordar fácilmente el diseño de tu hogar, ¿por qué no usar las habitaciones para "guardar" elementos de la lista que estás tratando de aprender?

Las principales técnicas de memoria

Los tres principios anteriores se han desarrollado en una serie de técnicas de memoria específicas. Se pueden dividir en tres categorías principales:

Pistas de imágenes

Son herramientas de memoria en las que las ideas se representan mediante imágenes. Al igual que los logotipos o los iconos, las pistas de imágenes pueden hacer que tu cerebro piense en ideas complejas. Las imágenes memorables y multisensoriales se asocian con otras en pares o secuencias, o se organizan en tu "ojo mental" alrededor de lugares familiares. Se han desarrollado sistemas específicos para "vincular" nueva información en imágenes prefabricadas.

Estrategias de narración

Son herramientas que aprovechan el hecho de que las historias bien contadas son automáticamente memorables. Las estrategias de narración te permiten vincular pistas de imágenes individuales en largas cadenas, para recordar listas, procesos y todos los puntos que desea destacar en ensayos o presentaciones. Puedes obtener un impulso adicional de memoria eligiendo una configuración que se relacione con tu tema.

Sistemas espaciales

Son herramientas que te permiten utilizar todos los viajes del mundo real que conocespara almacenar nueva información. Estos viajes pueden incluir tu ruta de casa al trabajo o tu paseo por el campo favorito. También como seguramente conoces muchos edificios diferentes, puedes imaginar sus diseños con facilidad.

Los sistemas espaciales le permiten asociar imágenes clave con lugares particulares, o visualizarlos colocados alrededor de rutas familiares en su mente. Cuando llegue el momento de recordar alguna información, puedes volver atrás en tu imaginación y "encontrar" las imágenes que dejaste atrás, ayudándote a recuperar detalles importantes de forma rápida y precisa.

Utiliza el método de Loci

El método de Loci es una técnica de memoria que se remonta a la antigua época romana y es igualmente útil en la actualidad. Con este método, la información está vinculada a un "viaje" a través de un lugar que conoces, como su casa o ciudad. En cada parada, colocas mentalmente un dato. Para recordar esa información, simplemente recorre tu viaje de memoria para recuperarla.

Por ejemplo, si estás estudiando bioquímica, puedes usar la ruta que toma tu bebida mientras la preparan en tu cafetería favorita para memorizar el proceso de la mitosis. Podrías colocar la profase donde das tu pedido, la metafase donde se hace el café, la anafase donde se vaporiza la leche y la telofase donde recoges tu taza en el mostrador. Esta técnica ha sido utilizada por expertos profesionales en memoria durante siglos y puede ayudarte a recordar fácilmente la información para las pruebas.

Dilo en voz alta

Si bien la mayoría de las técnicas de memoria para estudiar son seguras de usar en la biblioteca, esta no lo es. En lugar de leer el material en silencio, léelo en voz alta, ya que está demostrado que hablar en lugar de leer crea una memoria más distintiva. Al leer sus notas o responder preguntas en su libro de texto en voz alta, puede mover información al almacenamiento a largo plazo. Así que la próxima vez que estés en la ducha o conduciendo a clase, usa este método de memorización para ayudarte a estudiar.

Haz tus propios mnemónicos

Si "mi madre muy educada nos acaba de servir nueve pasteles" suena, es porque muchos maestros usan mnemónicos para hacer que los estudiantes recuerden conceptos básicos. Un mnemónico es una técnica para memorizar información que puede tomar la forma de un tintineo, una canción, una rima o una oración que se puede vincular en su cerebro a algún otro dato.

Inventar tus propios mnemotécnicos no solo puede mejorar la recuperación de información precisa, sino que también te ayudará a guardar esa información en tu memoria a largo plazo. Usa tus habilidades musicales para escribir una canción sobre la monarquía inglesa o crea una limerick para memorizar ecuaciones matemáticas.

Ata cada sujeto a un olor

Si alguna vez has estado en Las Vegas, es posible que hayas notado que cada casino tiene un aroma distinto. Esto se debe a que los operadores de casinos saben que combinar un aroma con un lugar o una idea puede provocar una poderosa respuesta emocional en los visitantes.

Al vincular una experiencia con un sentido, puede srecordar con más fuerza lo que sucedió en ese caso. Si estás dispuesto a probar algo diferente, agrega algunos aromas a cada sesión de estudio. Usa madera de cedro para la botánica o incienso para la astronomía, y cada vez que estudies, difunde ese aroma específico. Durante la prueba, usa ese mismo aroma en su ropa para ayudarlo a recordar la información que estudiaste.

Al probar cada una de estas técnicas de memoria para estudiar, recuerda que la primera vez no siempre será un éxito. Es posible que necesites algunos intentos para familiarizarte realmente con estos nuevos métodos. Si deseas mejorar aún más tus hábitos de estudio, averigüa qué momento del día es mejor para estudiar con éxito.

Técnicas de Memoria

Técnicas de Memoria

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.