La deserción estudiantil es una falla voluntaria o involuntaria para completar un programa en el que se inscribió una persona. En la deserción universitaria voluntaria, la detección es más compleja debido a una variedad de factores relacionados con el programa y el contexto individual. En el segundo nivel de importancia están la financiación y la configuración familiar.

Por las razones antes mencionadas, muchos países e instituciones de educación superior han comenzado a diseñar mecanismos y formas para asegurar el aumento de la retención en los primeros años de estudios universitarios. Estos modelos teóricos han evolucionado de manera variable desde 1975 hasta la fecha. Sin embargo hay muy poca evidencia sobre modelos matemáticos y pruebas estadísticas que prueben las teorías propuestas, especialmente en estudios generales de diferentes centros de estudios universitarios. De la misma mnera, existen mezclas de varias categorías que según los modelos explicar las causas de este fenómeno.

A lo largo de los años y ponderando la problemática, varios autores contribuyeron en el desarrollo de hipótesis y estudios para determinar el método más adecuado para abordar la retención de estudiantes en la educación universitaria.

Elementos de la Deserción Universitaria

Para describir la deserción universitaria desde la perspectiva de un estudiante se han utilizado conceptos como deserción, inicio, jubilación, fracaso académico, falta de continuidad y falta de finalización. Por el contrario, desde una perspectiva positiva hablamos de persistencia, retención, continuación, culminación, entre otros.

Se sabe que este fenómeno se puede analizar en diferentes dimensiones. En términos generales, se hace referencia a cinco factores explicativos de la deserción: individual, académico, económico, institucional y cultural. Uno de los factores externos relevantes las políticas institucionales que favorecen la retención, como la regulación del currículo, la calidad de la enseñanza y la asesoría. Estos factores tenderían a reducir la deserción universitaria.

En este último factor que puede afectar a los estudiantes, se encuentran aspectos como: grado de política académica, tipo de financiamiento y recursos de apoyo. Igualmente inciden la cercanía e interacción con el profesorado, interacción con otros estudiantes, grado de compromiso institucional con los estudiantes y calidad del programa. Por último, el tipo de institución, gestión institucional ineficiente, cambio de metodologías desde la escuela, entre otros, juegan un papel importante.

Algunos factores relacionados con la oferta, como la estructura de los cursos universitarios, las características de la institución y la reorganización inciden en la probabilidad de deserción. Al mismo tiempo, contar con recursos permite generar amplias condiciones que mejorarían la calidad de vida de los estudiantes. Las condiciones físicas de una universidad, como la edad y el tamaño de las instalaciones y la calidad de las aulas influyen en la deserción.

El Modelo de Deserción Universitaria de Tinto

El modelo más aceptado es el propuesto por Vincent Tito, en el que se han relacionado variadas teorías y diferentes exponentes. Propone que el éxito del estudiante está mediado por el grado de integración académica y social. Es decir, por el cumplimiento de lineamientos académicos y por los lazos que se tejen entre su entorno y él y los agentes institucionales de la educación superior.

En 2012, Tinto propuso un cambio de enfoque sobre el fenómeno de la persistencia y un modelo de acción institucional. En este contexto, Tinto proporciona una distinción conceptual entre los dos términos de retención y persistencia. Define la perseverancia desde la perspectiva del estudiante, que tiene el control de permanecer o no en la institución, así como en la carrera elegida hasta la graduación.

Por tanto, los indicadores de retención y persistencia pueden ser diferentes ya que se basan en distintos puntos de referencia. El primero se atribuye al compromiso universitario; el segundo se centra en el esfuerzo del alumno. Tinto propone un modelo de acción institucional basado en la evidencia de que las universidades pueden crear comunidades académicas y sociales que conduzcan al éxito del estudiante.

El autor reflexiona sobre una serie de condiciones mínimas que las universidades deben tener en cuenta para crear estas comunidades. Entre estas destaca el esfuerzo sistemático por aclarar qué se necesita para tener éxito en el proceso de formación. La idea fundamental es brindar información de calidad al estudiante que le permita razonar los diferentes cursos durante el tiempo que dure su carrera y durante su estancia en la universidad. También insiste en crear las condiciones que permitan al alumno potenciar su autoestima y autoestima.

La Responsabilidad en la Deserción Universitaria

El planteamiento de la deserción como responsabilidad individual del alumno pasa a la responsabilidad institucional de retener al alumno. Ya no es interesante saber por qué se va el alumno. Se debe conocer qué estrategias pueden implementar las instituciones para que el alumno se desarrolle cognitivamente en su progreso académico hasta obtener el título universitario.

Entendiendo que la deserción de los estudiantes del sistema de educación superior es un problema que afecta a todos e implica exclusión social, se hace urgente buscar los remedios que alivien mejor las causas de este fenómeno. Los mismos no sólo afectan la promoción de las personas, sino también el desarrollo social general.

Para superar el diagnóstico negativo que revelan las tasas de deserción actuales, es necesario indagar más allá de las cifras. Al respecto, se debe  enfatizar en el conocimiento del perfil de los estudiantes, sus características generacionales, sociales, económicas y académicas.

Considerando todas estas variables, se podrá tener un alcance más completo y significativo a la hora de tomar decisiones en la construcción de un modelo de retención. Sin duda debe basarse en programas de apoyo académico que incluyan el acompañamiento del alumno para que éste pueda lograr tanto el desarrollo de habilidades académicas y de integración social. Así, como el cultivo de un autoconcepto positivo que pueda orientarlo ante las dificultades y orientarlo en la forma de alcanzar sus objetivos y metas.

Permanencia en la Universidad

La permanencia en una universidad está directamente relacionada con la perspectiva de éxito de los estudiantes, así como con las experiencias positivas que vive el estudiante dentro de la universidad. Por tanto, el apoyo familiar, la relación con sus compañeros y profesores, el grado de perseverancia, la vivencia social y educativa significativa dentro del ambiente formativo, todos juegan un papel protagonista.

Todo modelo de retención debe considerar estos factores y determinar cómo pueden sostener y promover su desarrollo, ya que el principal remedio al problema de la deserción es facilitar el proceso de integración de los estudiantes. El fracaso de los estudiantes en las universidades es un problema que desafía a todos. Es en este proceso de formación en el que se forjan los profesionales para atender las necesidades sociales del mañana.

La deserción genera un impacto personal, social y económico que requiere un análisis profundo del tema. El mismo debe estar acompañado de una planificación estratégica, que combine la realidad de los estudiantes, sus necesidades, intereses, habilidades y motivaciones. Se debe tomar en consideración los objetivos que las instituciones y  los intereses reflejados de la sociedad. Esto apunta a que los estudiantes lleguen como futuros profesionales y agentes del cambio social.

Tecnología y Deserción Universitaria

La investigación sobre la deserción de estudiantes está motivada por sus tasas más altas y los costos económicos que afectan a los estudiantes y las instituciones de educación superior. En Chile, por ejemplo, 3 de cada 10 estudiantes abandonan la universidad antes o al final del segundo semestre. Mientras que en Estados Unidos aproximadamente el 50% de los estudiantes que inician un programa de pregrado no pueden terminar sus estudios y obtener un título profesional. Este problema es más grave en las universidades públicas que en las privadas.

Por otro lado, la introducción de la tecnología en la educación superior conlleva la transformación del proceso educativo. Los proyectos que definen las concepciones ideológicas de la educación están influenciados por la ciencia y la tecnología. Además, la sociedad del conocimiento en las universidades está ligada al desarrollo de competencias tecnológicas que son una exigencia en el mundo globalizado actual.

La educación actual está influenciada por la innovación de las tecnologías de la información y la comunicación. Estas tecnologías pueden utilizarse como una mediación pedagógica que permite que los estudiantes encuentren distintas formas de afrontar la deserción universitaria.

Es importante enfatizar que los avances tecnológicos incorporan otros factores que afectan la decisión de los estudiantes de abandonar la universidad. Los recursos tecnológicos como internet y las redes sociales cuando se utilizan de forma inadecuada pueden provocar efectos negativos en el estudiante, provocando la deserción universitaria.

Estudios Realizados 

El mal uso de internet genera implicaciones negativas en el rendimiento académico. Los estudiantes están adoptando tecnologías digitales a edades tempranas que los hacen sensibles a las perturbaciones digitales.

A medida que los estudiantes universitarios tienen más accesibilidad al uso de Internet, aumenta su vulnerabilidad al abuso de las tecnologías de la información y la comunicación. Los estudiantes tienen más libertad, períodos más prolongados de tiempo no estructurado y el estímulo que brinda el entorno educativo para usar Internet, lo que conduce a la pérdida de productividad educativa.

Además, las redes sociales son una de las actividades más populares relacionadas con el uso de Internet, especialmente en estudiantes universitarios. El uso indebido de las redes sociales se caracteriza por ser un comportamiento adictivo entre los jóvenes. Un estudio destaca la relación entre la angustia psicológica y el uso inadecuado de Internet y los teléfonos móviles que conducen a la depresión, la ansiedad, el insomnio. Estas condiciones pueden desviar a los estudiantes de sus objetivos educativos.

A pesar de la existencia de numerosas investigaciones relacionadas con los objetivos de este trabajo. La mayoría de estudios tienen como objetivo resaltar los beneficios positivos del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje universitario y dejar atrás el análisis de la influencia negativa que puede ocasionar el mal uso de estas tecnologías en la decisión de deserción universitaria.

Referencias Bibliográficas

Carbonell, X., Chamarro, A., Griffiths, M., Oberst, U., Cladellas, R., & Talarn, A. (2012). Problematic Internet and cell phone use in Spanish teenagers and young students. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 28(3), 789-796.

Díaz Peralta, C. (2008). Modelo conceptual para la deserción estudiantil universitaria chilena. Estudios pedagógicos (Valdivia), 34(2), 65-86.

Tinto, Vincent. (2012). Completing college: rethinking institutional action. Chicago: University of Chicago Press.

La Deserción Universitaria

La Deserción Universitaria

 

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Tesis
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu investigación ¡Contáctanos!.